¿'Procés' revolucionario?
'Procés' revolucionario. | Foto: Parlament Catalunya

¿'Procés' revolucionario?

Preocupa la deriva violenta y antisistema del independentismo catalán.

jorge-brugos-martinez
Jorge Brugos Martinez

La Guardia Civil ha acreditado al Tribunal Supremo 315 actos violentos del 'Procés' en Cataluña. Circunstancia que no solo preocupa a los cuerpos de seguridad del Estado, sino también a los Mossos d´Esquadra. Hasta tal punto de que el director del cuerpo autonómico, Ferrán López, ha alertado al President del Parlament, Roger Torrent, sobre el giro violento del proceso soberanista.

“La revolución de las sonrisas”, ha tornado a “la revolución de las lágrimas”, no solo por el pesar y la desazón que mostró Jordi Turull al enterarse de que el juez Llanera decretaba prisión preventiva para su persona, sino también por el clima y comportamiento de muchos independentistas. Actitud que recuerda a la ya alejada Guerra Civil, con la constitución de órganos que recuerdan al oscuro conflicto nacional, como los Comités de Defensa de la República (CDR), que la semana pasada abrieron todos los peajes de Cataluña en señal de repulsa. Acción que no es violenta en sí misma, pero que atenta contra el sistema establecido.

El anarquismo parece haberse adueñado de Cataluña y de los soberanistas. Partidos como la CUP han conseguido lo que querían, no la independencia, sino sembrar el caos y el desconcierto en el territorio. Los que se contaban entre los burgueses, educados y civilizados, se han sumado a la causa rebelde y antisistema. Hombres y mujeres ataviados con ropa elegante y ejecutivos apoyan ahora las protestas y las movilizaciones. Toda conducta o acción es válida mientras ayude a conseguir la ansiada República Catalana. El anti capitalismo se está abriendo camino a pasos agigantados mientras los políticos de la CUP aplauden la fuga masiva de empresas y bancos. Porque, como dijo Mariano Rajoy, quién iba a decir que una cita suya iba a servir como representación de la realidad… “Cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todos mejor, mejor para mí el suyo beneficio político”. Rédito que, de tener que celebrarse unas nuevas elecciones, podría tener rentabilidad para los antisistema como consecuencia de la rebeldía extrapolada en parte de los independentistas.

Soberanistas ondeando una bandera revolucionaria. ¿No le recuerda a algo? La estelada catalana resulta ahora una alegoría a la bandera cubana. Porque Cuba sirve de inspiración no solo a la CUP, sino también al resto de soberanistas que, con el famoso lazo amarillo, están emulando al país caribeño cuando el régimen castrista lleno con esa insignia todo el país para apoyar a los presos cubanos que estaban bajo el poder de Estados Unidos. El comunismo, contra al capitalismo.

Con estos rasgos, es evidente que la cubanización o la revolución llevaban tiempo gestándose en Cataluña y que la imposición de Puigdemont como candidato por parte de la CUP en las elecciones de 2016, era solo el principio. Los antisistema no solo han gobernado la Generalitat en la sombra, sino también el 'Procés'. Transformando el proceso en una revolución han convertido Cataluña en un nido del anticapitalismo, mutando a los independentistas en rebeldes sin causa. Insumisos como Puigdemont que, ante la presión precisamente de la CUP, se vio obligado a leer la declaración de independencia y a saltarse la Ley.

VAVEL Logo