Una moción para dignificar España
Pedro Sánchez tras la votación // Foto de Agencia EFE

Una moción para dignificar España

Han pasado ya unos días desde que el secretario general del PSOE anunció que presentaría una moción de censura, y hoy, 1 de junio, tras la votación de esta mañana, Pedro Sánchez se ha convertido en el nuevo presidente del país.

ToniBarber
Toni Barber

Día histórico para la democracia española, la primera moción de censura que acaba en éxito para el candidato alternativo, en este caso Pedro Sánchez Castejón. En los que llevamos de democracia, esta es la cuarta moción de censura a la que se somete un presidente. En 1980, Felipe González del PSOE al gobierno de UCD, el 1987 Antonio Hernández de Alianza Popular al gobierno del PSOE, el 2017 de Pablo Iglesias al PP y por último, la de Pedro Sánchez que ha resultado salir exitosa. Las dos últimas han ido encabezadas a derrocar a Mariano Rajoy afectado por la corrupción sistemática de su partido durante muchos años. Así lo establece la sentencia de la Gürtel, que salió unos días antes de que se produjera la moción: “la creación de una estructura financiera y contable paralela a la oficial existente, almenos desde 1989”. Como indica la sentencia en este fragmento extraído directamente, se afirma que la organización política se financiaba ilegalmente y que estaba actuando sistemáticamente en perjuicio de las instituciones públicas.

Ante determinado contexto político, las formaciones políticas han expresado voluntades y percepciones muy distintas de cara al desarrollo de la moción de censura.

Por un lado, el Partido Popular, el principal afectado por este procedimiento democrático tan poco habitual en este país, ha señalado que esta moción va en contra de España, de su gente, su economía y de su estabilidad. El PP ha acusado al PSOE de juntarse con proetarras y golpistas, para sacar adelante la moción.

Ciudadanos apostaba por un gobierno de transición con un candidato instrumental con la finalidad de convocar elecciones al poco tiempo de constituirse el nuevo gobierno. La formación, totalmente consciente del optimismo en el que se ha visto reflejado en las últimas encuestas, en algunas como primera fuerza más votada.

Por otro lado, Unidos Podemos ha hecho hincapié en la corrupción perpetuada por el PP en todos los niveles institucionales donde consiguieron hacerse con el poder y así ha justificado el voto positivo a la moción. Además, la formación morada ha animado al PSOE a constituir un gobierno progresista y a que este agotara el mandato hasta 2020.

Entre otras formaciones que han votado a favor de la moción, encontramos a ERC, PdeCat, Bildu, Compromís y PNV. Alegaban que la permanencia de un partido político con más de 900 imputados por corrupción no podía estar en el gobierno del estado español.

Destaca la decisión del PNV ya que con sus votos consiguieron sacar los Presupuestos Generales del Estado con el PP aún en el gobierno, y su postura no estaba clara hasta un día antes de la moción. Se temía que la decisión final estuviera fuertemente condicionada a la aprobación de las cuentas del Estado, pero al final se ha visto que no les tiembla el pulso a los vascos.

Así nos encontramos en una situación compleja para el PSOE, condicionado por la pasada aprobación de los presupuestos, su margen de maniobra es más reducido, aún así, a través del Ministerio de Hacienda algunas partidas presupuestarias pueden verse modificadas.

En el Congreso de los Diputados se ha visto el ala más progresista y izquierdista de Pedro en su discurso, haciendo referencia a aspectos como la plurinacionalidad del pais, la necesidad de transformar la estructura económica del país hacia una más sostenible y ecológica, un mayor peso de las políticas de igualdad y ampliación y consolidación del Estado del Bienestar y el establecimiento de un diálogo con Cataluña. No se le veía tan firme con estos temas, desde que hizo campaña en las primarias del PSOE, hecho que le obligaba diferenciarse de Susana Díaz y Patxi López.

Congreso de los Diputados, hoy por la mañana // Foto de Sandra Carnota

Ciudadanos, en el punto de mira

La cara oscura de la moneda es para Ciudadanos, esperando a que el PSOE decida convocar elecciones, para así poder satisfacer sus buenas predicciones electorales que le vaticinan las últimas encuestas. Uno de sus puntos más consistentes del discurso de Ciudadanos es su apelación a la regeneración democrática, hecho al que se han tenido que enfrentar más de lo que hubieran querido los últimos meses. Hecho al que se han aferrado con tibieza los últimos meses, primero con Cristina Cifuentes, y ahora con Mariano Rajoy, ya que no se han mostrado coherentes con lo manifestado en sus discursos y pactos establecidos.

Así, Ciudadanos se ha convertido en el único partido del Congreso que ha votado en contra de la moción, queriendo perpetuar así la permanencia de un partido que ha actuado más como organización criminal que como organización política.

Un reto para la izquierda

Nos encontramos ante una oportunidad única del PSOE para poner en práctica el ideario socialdemócrata que tanto ha proclamado y defendido durante años, aunque en materia económica, se ha mostrado cómplice a las políticas liberales que tanto han empobrecido a las clases populares del país. Así pues, la izquierda, se encuentra ante una ocasión de oro para reconquistar a la clase trabajadora que tan defraudada y poco representada se siente en España y dejar de una vez por todas, que la derecha se beneficie de los fallos cometidos en el pasado más reciente.

Lo que si ha demostrado esta moción es que si había mayoría suficiente para constituir un gobierno progresista y alternativo al de M.Rajoy en 2016, pero los intereses particulares de unos barones socialistas impidieron la consolidación de tal mayoría.

VAVEL Logo