Crítica de ‘La casa del reloj en la
pared': una fantasía que explora más de lo esperado
Foto: filmaffinity.com

Crítica de ‘La casa del reloj en la pared': una fantasía que explora más de lo esperado

Eli Roth tiene suerte con el mejor trabajo de su carrera.

jorgecaracuel
Jorge Caracuel

Eli Roth ha decidido probar suerte y, en este caso, le ha salido bastante bien. Dejando atrás el cine de terror o el de acción (‘El justiciero’ fue su último trabajo), se pasa al terreno familiar para mostrar una película sencilla pero bastante completa y que ofrece mucho más de lo esperado.

‘La casa del reloj en la pared’ cuenta con un reparto de lujo, encabezado por Jack Black y la siempre magnífica Cate Blanchett. Su protagonista es el debutante Owen Vaccaro, estando ante un error de cast puesto que probablemente su presencia sea lo más incorrecto del filme, no estando a la altura del resto de los intérpretes.

El filme cuenta el mágico y escalofriante relato de Lewis, un niño de diez años quien, tras quedar huérfano, se muda a la vieja y rechinante casa de tu tío, la cual tiene un misterioso reloj. Pronto, la muy aburrida y tranquila vida de su nuevo pueblo se ve interrumpida cuando por accidente Lewis despierta a magos y brujas de un mundo secreto.

‘La casa del reloj en la pared’ tiene todos los ingredientes para que un filme familiar funcione: un caserón encantado, magia negra y otros misterios irresistibles. Roth maneja con una soltura inesperada los lugares comunes de los cuentos góticos y los actualiza sin que por ello su encanto se vea dañado.

El largometraje puede pasar inadvertido al parecer un relato familiar más, pero lo cierto es que explora lo que otros títulos de temática similar, como ‘Pesadillas’, también protagonizada por Jack Black, no conseguían. Este espectáculo mágico es una experiencia ideal y muy divertida para aquellos más jóvenes que se inicien en el terror y para aquellos que ya no lo son tanto y simplemente quieren pasar un rato muy agradable.

Valoración: 3,5/5

Lo mejor: El personaje de Blanchett y sus grandes dosis de comedia

Lo peor: Que el pequeño Owen Vaccaro no acabe de funcionar

MEDIA: 5VOTES: 1
VAVEL Logo