¡Ojalá te vea yo crecer, Andalucía!
'Elections' | Viñeta de Pawel Kucynski | (pictorem.com/profile/Pawel.Kuczynski)

¡Ojalá te vea yo crecer, Andalucía!

Cae el sol atemporal y rojizo en el Sur, y en el Centro me voy a dormir con una mezcla de cal y arena en la taza. Con esperanza y miedo por el futuro. Con indiferencia y preocupación. Con tristeza y algo de alegría. Ojala que aquella tierra que me vio crecer, ¡la vea yo crecer algún día! Verde esperanza me diréis, bendita paradoja.

rafaelgonzalezgraciani
Rafael González Graciani

Hoy sin duda alguna ha sido un día bastante especial, en todas sus acepciones. Un día singular y diferenciado de lo común. Al igual que mi tierra Andalucía, muy singular y muy diferenciada, tanto para bien como para mal. Es hora de ser críticos, al fin y al cabo, la crítica es como el dolor en el cuerpo. Advierte de lo que va mal para volver a su estado saludable. Y sí, ¡era la primera que votaba, por cierto!

Fatiga de Materiales

Desde el 1982, un único partido ha gobernado en mi casa. Habrán hecho cosas buenas y malas como todos hacemos en la vida. Habrán cometido sus errores, desaciertos y disparates, algo y por mucho que duela, corriente en la política porque al fin y al cabo, la política no es otra que el reflejo de la sociedad. Al fin y al cabo la historia demuestra que la sociedad tiende equivocarse para progresar. Aquella casa de 1982 que hoy veo desde fuera (y no sabéis que aspecto más distinto tiene) se ve plagada de grietas, con una clara fatiga de materiales y abocada al derrumbe.

Tres Mil Viviendas, Sevilla | Foto: R. Doblado
Tres Mil Viviendas, Sevilla | Foto: R. Doblado

Aquella que me vio crecer

La tierra que me ha visto crecer tiene niños de diez años que saben lo que sabe uno de ocho en Castilla y León (sí y soy igual de andaluz que tú, pero es la pura realidad y sino te invito a leer el triste informe PISA). La tierra que me ha visto crecer está de nuevo en el grupo de las más pobres de Europa desde septiembre (por debajo del 75% de la media en términos de renta per cápita). La tierra que me ha visto crecer llora al ver que el 41.7% de los andaluces está en riesgo de pobreza y exclusión social. La tierra que me ha visto crecer es la cuarta región con más paro de Europa (28.9%, uno de cada cuatro amigos andaluces está parado, que palabra). La tierra que me ha visto crecer es la más presuntamente corrupta de España (mira que es difícil) según el diario El Mundo, con casi quinientos investigados y cinco mil millones de euros bajo la más estricta lupa judicial.

Viñeta de R. Martínez Ortega, El Mundo
Viñeta de R. Martínez Ortega, El Mundo

Perdidos y sin rumbo, ¿o no Colón?

Y ahí seguimos 37 años después. Tropezando una y otra vez con la misma piedra. ¿Es esta la tierra que vio salir a los descubridores del otro mundo? ¿Es esta la tierra que era centro de este planeta en el siglo XVI? ¿Es esta la tierra que vio nacer a la primera Constitución española y al primer emperador romano no itálico de la historia? ¿Es esta la tierra de los Becquer, Lorca, Machados, Góngora? Puf, que difícil de creer.

Si una tierra que hoy ha decidido cambiar al albañil que lleva 37 años construyendo una casa que desgraciadamente es de las casas más pobres de Europa, ¿cómo puede ser que estemos de luto? ¿Cómo puede ser que lloremos como llevamos haciendo ya medio lustro?

Los que me conocéis sabéis de mi relación indolente, insensible y apática con la clase política, sin distinguir colores en particular. Pero de verdad, hoy en una residencia de jóvenes de toda España escuchaba: "Creo que lo importante no es que echen al PSOE, sino que entre VOX". No comulgo con aquellos que quieren construir muros pero con lo que no comulgo para nada son con aquellos que han dejado a mi tierra y a sus personas en la cuneta de Europa (y no es una opinión de un estudiante universitario, ojalá lo fuera, es un hecho).

Fuente: Diario de Sevilla, INE.
Fuente: Diario de Sevilla, INE.

Tres conclusiones

Son muchos los aspectos comentados, los factores y circunstancias analizadas. Sin embargo, me quedo con tres conclusiones que extraigo de este proceso histórico (sí, nada de prehistórico).

En primer lugar, Pedro Sánchez se vuelve a vestir una vez más de La Perca de la candidata socialista. Quien cree que estas elecciones han sido un mero trámite autonómico, está muy equivocado. El efecto 'luna de miel' (véase las encuestas tan precisas del CIS) de Pedro Sánchez es cosa del pasado y el tono nacional que ha marcado este proceso electoral es determinante. Las políticas llevadas a cabo por el Gobierno central socialista y los 'volantazos' varios pasan factura al reducto socialista por excelencia. Una vez más, Susana Díaz no es la capitana de su destino, y Pedro Sánchez vuelve a marcar el rumbo a pesar de dormir un día Cuba, despertar en Argentina y hacer dos giras internacionales en menos de cuatro meses. Y ojo, esto no acaba aquí. Ni mucho menos. Las elecciones andaluzas supone el inicio de un calendario electoral que cual torbellino revolverá los gobiernos de autonomías, municipios y España en mayo de 2019. El primer 'bofetazo' a las políticas de Pedro Sánchez es real y el panorama para las generales no puede ser más desolador para el PSOE con esta derrota en Andalucía.

En segundo lugar, Susana Díaz debería dar un paso atrás. Después del duro revés que se llevó en junio 2017 tras las derrota en las primarias, Susana entierra un Gobierno autonómico de 36 años y deja a un PSOE-A perdido, sin rumbo y a la merced de la derecha en una Andalucía que ha gobernado desde que se aprobó su estatuto de autonomía. Hace falta un lavado de cara. Hace falta un nuevo PSOE-A. Atento a los próximos días porque todo lleva a pensar que habrá movimientos.

Finalmente, no podría acabar mis líneas sin mencionar a los 'reconquistadores', 'los que vienen para quedarse'. La pena porque un partido anti-europeista y anti-inmigración, entre otros 'antis' llegue con casi un 10% del voto en la cámara andaluza es enorme. Sin embargo, y aquí esta la pregunta clave: ¿merece la pena la caída del Gobierno de las cuatro décadas por la entrada de doce parlamentarios? Pues sin duda alguna, la caída del Gobierno de los trescientos investigados, los Presidentes imputados y los cinco mil millones de euros bajo sospecha es y debe ser la prioridad de aquellos andaluces que no se conforman con que Andalucía esté a la cola. El coste de oportunidad es alto, muy alto. Pero siendo realistas (y no idealistas), ¿hay alguna solución mejor? No lo creo. Andalucía no puede más, y es difícil encontrar una solución ideal. Otra vez, se cumple la tesis de "la solución menos mala". Ellos ya han estado casi cuarenta años trabajando para dejar a una Andalucía dolida y agrietada. Lo han hecho mal, no queda otra que el castigo. Espero que el Gobierno entrante pueda mejorar algo la situación, y si no lo hacen, pues los andaluces volveremos a hablar tal como hemos hecho hoy y se irán por dónde han venido. De verdad pregunto, ¿puede haber una situación peor que la que teníamos ahora? El cambio es necesario aunque me duela el modus operandi. Pero más aún me dolería la inmovilidad y el conformismo con aquellos que no han hecho su trabajo y que nos han hecho tanto daño a los Andaluces. ¿Cómo podemos dejar en su sitio a cargos públicos que se dejan (presuntamente) quince mil euros de nuestros bolsillos en prostíbulos? De verdad, ¿vais a conformaros otra vez? Al fin y al cabo, "el conformismo es el carcelero de la libertad y el mayor enemigo del crecimiento". No puedo estar más de acuerdo. 

Los expresidentes Chaves y Griñan acusados en la pieza política de los ERE | Foto: El Confidencial
Los expresidentes Chaves y Griñan acusados en la pieza política de los ERE | Foto: El Confidencial

Bendita paradoja

Me voy a dormir con una mezcla de cal y arena en la taza. Con esperanza y miedo por el futuro. Con indiferencia y preocupación por el 46.5% de participación. Con tristeza y algo de alegría. Ojala que aquella tierra que me vio crecer, ¡la vea yo crecer algun día! Bendita paradoja. Verde esperanza me diréis. Eso para el color de la bandera. Me da a mí que necesitaremos algo más que unos partidos de turno, unas ideologías y unos discursos. Esto es más profundo. Vamos a empezar a querernos, jóvenes, porque nos vamos a empezar a necesitar.

MEDIA: 4.2VOTES: 11
VAVEL Logo