Anuario VAVEL 2018: Lo mejor del Cine Europeo

Anuario VAVEL 2018: Lo mejor del Cine Europeo

En vísperas de final de año es un buen momento para recordar aquellos filmes que han emocionado, conmovido y abrumado a un gran número de espectadores. Cada uno de ellos únicos en su forma. Aquí van cinco películas a las que deberías de echar un vistazo.

andrea-zambrano
Andrea Zambrano

Hoy día la etiqueta de cine europeo representa un cine de calidad. Son cada vez más las películas que, ante algunos que piensan en el cine europeo como cine "independiente", sorprenden con la envergadura de la producción, la precisión en el montaje o la gran labor en la postproducción.

Está siendo un buen año para el sector audiovisual en Europa y con motivo de esto, a continuación un breve repaso a cinco películas. Cinco maneras diferentes de ver el mundo. Igualmente inolvidables y deliciosas.

1. Cold War de Pawel Pawlikowski

Su director ya nos enamoró con Ida (2013), y este año el continente entero ha sucumbido ante esta historia en la que la "belleza" más absoluta se materializa en este filme. Con cinco premios recogidos en la pasada gala de los premios EFA, cuenta la historia de los padres del propio Pawlikowski durante la guerra fría. 

2. Leto de Kirill Serebrennikov

Los amantes de Led Zeppelin, David Bowie y el rock en su pleno apogeo, en un período de la historia difícil y caótico, así como las historias sobre el amor, los miedos y encuentros que revolucionan a sus protagonistas, están obligados a ver esta película. Su banda sonora, la labor en postproducción y unos personajes inolvidables, hacen de esta película algo que trasciende fuera de la pantalla. Sin duda alguna, de las mejores películas de este 2018.

3. Girl de Lukas Dhont

Un sensible relato que pone voz a quienes no suelen estar representados en la gran pantalla. La ópera prima de Lukas Dhont llega a lo más profundo del interior y sobrecoge con la historia real de Lara. La transexualidad, el ballet, la familia, los prejuicios sociales se mezclan en esta obra para abrir los ojos y la mente y ver más allá de nuestra realidad. Un canto al cuerpo y al amor.

4. Foxtrot de Samuel Maoz

Foxtrot consigue emocionar a través de las imágenes, más allá de los diálogos, y a través del ritmo lento de las secuencias. Unas situaciones extremas vividas en Israel, las cuales dejan devastado al espectador, combinado con momentos culmen y divertidos. Esto es lo que nos deja fascinado del filme, la capacidad de llevar al público de un extremo emocional a otro. Algo arriesgado pero que sin duda ha terminado con éxito.

5. Todos lo saben de Asghar Farhadi

Qué mejor forma de terminar sino con una producción nacional. Y como a menudo sucede a la mayoría, lo que iba a ser en un principio un encuentro familiar como otro cualquiera, los hechos toman un camino muy diferente. Personajes llevados al límite, una madre luchando a contrarreloj y relaciones humanas complicadas es parte de lo que se puede ver en Todos lo saben.

Estos son solo algunos de los títulos que han marcado un año plagado de buen cine, películas de diversos géneros en las que vemos más visibilidad de las minorías así como más conciencia social y política. Por último, una mención rápida a otros filmes como Roma, El regreso de Mary Poppins, Bohemian Rhapsody, Entre dos aguas, Suspiria, Quién te cantará, First Man, Isla de perros... Y así formando un amplio abanico del que cualquiera va a quedar plenamente satisfecho.

VAVEL Logo