Anuario VAVEL Moda 2018: El año del progreso
Foto: clarin.com

Anuario VAVEL Moda 2018: El año del progreso

2018 nos ha dejado un buen sabor de boca respecto a la moda y lo resumimos de esta manera.

albaguijarro
Alba Guijarro

MOVIMIENTO #METOO 2018

El año 2018 en moda ha estado unido a grandes cambios y reivindicaciones pero si una ha liderado sobre todas es la conocida y sonada como el #METOO.

Este movimiento nació en octubre de 2017 para denunciar la agresión sexual y el acoso sexual, a raíz de las acusaciones de abuso sexual contra el productor de cine y ejecutivo estadounidense Harvey Weinstein.​ La frase, utilizada durante mucho tiempo en este sentido por la activista social Tarana Burke, fue popularizada por la actriz Alyssa Milano y desde entonces y durante todo el año, el hashtag ha sido utilizado por más de 500.000 personas, entre ellas muchas celebridades.

Este movimiento ha llegado a todos los públicos y el de la moda no iba a ser menos, por ello, las galas y las alfombras rojas se han llenado de mensajes revolucionarios contra este maltrato. Empezamos con los Globos de Oro, celebrados el día 7 de enero, donde pudimos ver a activistas del cine como Meryl Streep, Jennifer Aniston, Nicole Kidman o Oprah Winfrey vestidas con diseños en color negro que simbolizaban ese grito en contra de las mujeres violadas y asesinadas. “Se puede seguir hablando de moda en estos eventos que no dejan de ser también una pasarela para las grandes firmas. La moda no desprecia a las mujeres, nuestra cultura lo hace. Pero no podemos centrarnos solo en la moda”, aseguraba la fundadora de The Representation Project, Jennifer Siebel Newsom. Una de las firmas que no aceptaron este año en el evento fue la de Marchesa, de Georgina Chapman, la ex mujer de Harvey Weinstein, tocada tras el escándalo al descubrirse que el productor obligaba a sus actrices a usarla.

A raíz de esto y de los discursos que nos ofrecieron figuras tan importantes como Oprah o Nicole, hablando de lucha y liberación, mostrando y hablando públicamente casos de abusos que fueron tapados durante mucho tiempo por el miedo, hizo despertar la presencia de este movimiento en las galas y eventos posteriores. Así llegamos a los Oscars, donde la atmósfera no fue muy distinta a la de los globos, incluso figuras masculinas como el monologuista Jimmy Kimmel, dedicó su entero diálogo a esta lucha, “trabajar juntos para acabar con el acoso sexual” decía.

¿Y en España? Empezando por los Premios Feroz el 19 de Enero en la capital Bilbaína, se unieron al movimiento que venía surcando los mares desde Hollywood y prometieron ofrecer una gala más feminista. Para empezar, se decidió que los premios serían entregados a través de mujeres, independientemente de que estuvieran nominadas o no en esa categoría, y para seguir, la alfombra roja estuvo llena de la línea de trajes negros que ya habíamos visto en los Globos de Oro y de nuevos diseñadores, que aparecían ofreciendo unos diseños más reivindicativos, como fue el caso de Ernesto Artillo. Ideó unos trajes donde se pintaron las siluetas de distintos cuerpos femeninos y explicó que formaban parte de su proyecto artístico que tituló, “La mujer que llevo dentro’’.

Siguiendo los eventos artísticos llegaron los Goya, donde una vez más resonaron por sus críticas. En España decidimos sustituir el #MeToo por el #Masmujeres, algo más directo si tenemos en cuenta que en esa edición sólo se contó con un 27 % de mujeres nominadas y en ocho categorías, no existía ni una sola mujer. La entidad exigió que hubiese más presencia femenina “en guión y dirección, desde donde surgen las historias que luchan contra los estereotipos; en los cargos de responsabilidad, equilibrando la estructura del cine y jefas de equipo en los puestos técnicos que rompan definitivamente con el cliché de la especialización’’. La alfombra roja no dejó que desear y a parte, La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), diseñó y repartió unos abanicos rojos con el lema #MasMujeres.

Gracias a esto, durante el año 2018 no hemos dejado de seguir observando todas estas reivindicaciones en pasarelas, eventos y acciones que han dado voz a todas aquellas que se han tenido que callar durante tanto, a través de los diseños, los mensajes subliminales, la actitud y el grito de los que han representado a una nueva era.

EL MADE IN SPAIN CRUZA FRONTERAS

¿Quién dijo que vestir a Beyoncé era reto imposible? Que se lo pregunten al diseñador Palomo Spain, el cual se levantó una mañana y le ardieron las redes al compartirle la publicación que Beyoncé había subido para presentar el nacimiento de sus hijos.

Así es, la moda española no solo ha cautivado a nuestros países vecinos, si no que, ha cruzado el charco y ha dado la vuelta a medio mundo llegando así a personajes como, Lady Gaga, Beyoncé, Selena Gomez, Kendall Jenner o Bella Hadid. Atrás quedaron las firmas españolas de diseñadores consagrados como, Agatha Ruiz de la Prada, Devota Lomba, Roberto Torretta o Roberto Verino, sin duda siguen siendo los imperantes en nuestro país pero, parece ser que se va abriendo la veda a los que emprenden como nuevos y principiantes diseñadores, aquellos que también aspiran a ser un nombre conocido en el mundo tan burocrático que es la moda.

Algunas de las marcas que han empezado a sonar son las de PALOMO SPAIN, CeliaValverde, MANEMANEstudio o DOMINNICO, todas ellas lideradas por jóvenes diseñadores con más ganas de crear que de vender un producto. Quizás, este sea el motivo por lo que han enamorado a sus clientes y es que todos ellos han conseguido llegar a un público joven y famoso que exigen originalidad y exclusividad.

Empezando por Palomo, este joven cordobés empezó adentrándose en el mundo de la moda presentando su primera colección en Madrid en 2016, titulada Orlando inspirada en el personaje literario de Virginia Woolf. Recientemente en 2018 ganó el concurso ofertado por Vogue, “Who´s on the next’’, esto, asegura el diseñador, fue la clave para anunciar que había llegado para quedarse y para revolucionar el concepto de moda masculina. Con todo esto, Palomo ha llegado a enloquecer a las celebrities de la manzana norteamericana y cuenta que, los estilistas de la aclamadísima Beyoncé, se pusieron en contacto con él cuando esta anunció que estaba en cinta. En ningún momento él se pensó que anunciaría a sus mellizos con un diseño suyo pero, una mañana al revisar Instagram la cantante se mostró con su batín de flores con la marca made in Spain. Por otro lado, Miley Cyrus contactó con él vía Instagram para pedirle cuales de sus diseños sería el adecuado para su próximo videoclip, Malibú.

Siguiendo con el repertorio de diseñadores Celia Valverde, cuyo nombre es su propia marca, también ha conseguido enamorar al público más joven con sus gafas de diseño vintage cuadradas bajo el nombre de TIARA, en honor a su sobrina. Esta joven madrileña lleva peleando varios años por su puesto en el mundo de la moda, desfilando en el SamsungEGO de la pasarela madrileña y presentándose también al concurso citado anteriormente, “Who´s on the next’’. En España, muchas son las celebrities que han apostado por sus diseños para reivindicar la presencia de la mujer en esta nueva década, y fuera, ya ha conquistado a las hermanas Hadid y a la mismísima Kendall. Lo mismo ha ocurrido con la marca MANEMANEstudio, de la mano de su director creativo, Miguel Becer, sus productos tan sencillos y básicos como son las gafas de sol han alcanzado al público chic, del otro lado del mundo.

Finalizando con el recorrido de firmas españolas, que cada vez están más en auge, llegamos a DOMINNICO, liderada por su director creativo Domingo Rodríguez. Este joven alicantino tuvo un contacto parecido al de Palomo con Beyoncé, pero en este caso con la extravagante Lady Gaga. Así es, para su estancia en Barcelona durante su tour JOANNE en este año, la cantante eligió la originalidad y el singular estilismo que define la moda del joven diseñador. Para él fue un sueño y una aceptación de sus looks en el mundo de la moda. “Lo más bonito de todo esto, es que una persona en la que me ha inspirado tanto se haya sentido inspirada por mí’’, aseguraba, y es que para él Lady Gaga siempre había estado entre sus musas.

Con todo esto nos cercioramos de que lo creativo engancha, atrás quedó la época de los diseñadores consagrados que tanto han reñido por hacer sonar sus nombres en las grandes pasarelas, es hora del cambio, es hora de darle oportunidad a los que nos tienen tanto que enseñar.

NUEVA LIGA DE DISEÑADORES

Tras un año de movimientos de las grandes marcas donde LVMH ha apostado por uno de sus diseñadores que tenía en el banquillo y que ha conseguido resurgir otras marcas como Yves Saint Laurent, hablamos de Hedi Slimane. Slimane ha cambiado completamente las reglas del mundo CELINE, donde los adeptos a Phoebe Philo se han sentido totalmente defraudados por el cambio que Slimane ha hecho en la marca, dejando de creer en una mujer insider, empoderada a una mujer rockera, como la que creó para Saint Laurent.

En España, la casa DelPozo dice adiós a Font, que tras varios años después de la muerte del creador se coronó como director creativo de la marca. Deja paso a Lutz Huelle que nos presentará su mundo en el próximo Fashion show en el año 2019.

NOS FUIMOS DE BODA

Pero sobre todo, lo que cabe destacar en 2018 es que nos fuimos de boda. Desde bodas reales hasta bodas de influencers. El 2018 nos deja un buen sabor de boca nupcial.

Durante 365 días hemos podido saborear un espectáculo de bodas. Desde bodas reales que acapararon la atención del público hasta celebrities, influencers y miembros de la alta sociedad que presentaron sus enlaces en las redes sociales y con un gran impacto a nivel mundial.

¿Lo que más hemos aprendido? Que en el mundo nupcial ya no hay límites. A nivel estilístico hemos visto desde diseños de alta costura hasta quienes se decantan por firmas low cost para dar el sí quiero. Todo vale. Siempre y cuando la pieza respete el estilo de la persona que lo lleve.

Los escenarios han sido variopintos y quien más protagonismo obtuvo fue la influencer Chiara Ferragni con su boda en la que más de 3 millones de personas siguieron el enlace a través de la redes sociales con el hashtags #Ferragnez.

Pero si hacemos un repaso de bodas se quedan en las siguientes:

Emily Ratajkowski y Sebastian Bear-McClard: en la que ella lució un traje pantalón color mostaza de Zara y sombrero de ala ancha tipo años setenta.

Meghan Markle y el príncipe Harry de Inglaterra: sin duda la más mediática de todo el año donde Markle lució un espectacular vestido de Claire Waight-Keller para Givenchy. Una boda histórica donde por primera vez un príncipe se casaba con una actriz de Hollywood. Fue una boda llena de momentos en las que la madre de la novia como la misma novia fueron las protagonistas ya que era la primera vez que alguien afroamericano formaba parte de la familia real británica. El evento del año sin lugar a duda.

Rose Leslie y Kit Harrington: los dos actores de Juego de Tronos firmaban su compromiso en Escocia. El traje de ella fue firmado por Elie Saab.

Chiara Ferragni y Fedez: creado su vestido por la diseñadora Maria Grazia Chiuri con dos vestidos de Dior Haute Couture. Uno blanco de corte clásico y otro pálido, mucho más personal, con mensajes bordados a mano haciendo referencia a canciones que el propio Fedez había escrito.

Pelayo Díaz y Andy McDougall: vestidos por Dolce&Gabanna donde ambos llevaban coronas diseñadas por Isidoro Hernández. Los novios llegaron en helicóptero y hubo maestra de ceremonias.

Karlie Kloss y Josua Kushner: también vestida por Dior donde la sofisticación y el romanticismo eran notorios en el vestido de la top.

Eugenia de York con Jack Brooksbank: el vestido diseñado por Peter Pilotto dejaba ver la cicatriz que tiene la princesa por una operación de escoliosis. La invitada Cara Delevigne fue quien dio que comentar con un outfit muy atrevido, llevando un look de smocking con chistera.

Marta Ortega y Roberto Toretta: la hija del magnate se casó en Coruña vestida por Piccioli, diseñador de Valentino. No faltó detalle en la boda de la española quien fue retratada por Lindbergh y tuvo como música a Norah Jones, Jamie Cullum o Chris Martin (vocalista de Coldplay).

Por último, pero no menos importante, la boda de Priyanka Chopra y Nick Jonas, quienes tuvieron dos tipos de ceremonias: una hinduista y otra cristiana. El vestido blanco de ella estuvo firmado por Ralph Lauren y llevaba un velo de 22 metros de largo. Fue una boda sacada de una mismísima película de Disney.

Anuario realizado por Selena Ramiro y Alba Guijarro.

VAVEL Logo