La papista Juana, una mujer a la cabeza de la Iglesia
Imagen de la papisa Juana con su hijo, Fuente wikicommons

La papista Juana, una mujer a la cabeza de la Iglesia

La Iglesia Católica ha sido una institución dirigida por hombres casi desde sus orígenes. Desde sus miembros más bajos a los más altos cargos de la jerarquía eclesiástica han estado copados por hombres, lo que no quiere decir que no hubiese mujeres con un alto poder dentro de la institución. Pero, qué hubiese ocurrido si una mujer hubiera podido llegar hasta del punto más alto de la jerarquía eclesiástica, si una mujer hubiese sido nombrada Papa.

andres-martin-cardaba
Andrés MartínCárdaba

La Papista Juana es una historia que se hizo muy popular durante la Edad Media y que trata la historia de una mujer que llegó a convertirse en la cabeza de una de las instituciones más importantes de la Historia del Mundo. El relato empieza con una niña nacida en el siglo IX (algunos cronistas datan la fecha en el año 822 mientras que otros lo llevan hasta incluso finales del siglo X o el XI) en una ciudad del Imperio Carolingio o las divisiones formadas al extinguirse éste. Creció en un ambiente religioso ya que su padre era monje o sacerdote (difieren las versiones entre los diferentes cronistas), aprendió a leer y escribir; algo vetado para las mujeres en esa época, y estudió griego, lo que le permitió conocer la Biblia.

El cronista dominico Martín de Opava cuenta que cuando se hizo mayor ingresó en un monasterio masculino ocultando su género bajo el nombre de Juan el Inglés. Allí desarrolló su actividad como copista. Asimismo, este puesto y su habilidad le permitieron viajar por diferentes reinos del momento tales como el Imperio Bizantino, los reinos conformados en la Europa central de la división del Imperio Carolingio y diferentes zonas de Grecia hasta terminar como docente en una de las escuelas de Roma.

En esta Roma de la Alta Edad Media fue conociendo a diferentes personajes de la política y la religión y sus habilidades culturales le hicieron que se fuese acercando progresivamente a la Curia papal hasta conseguir acceder a algunos de los principales puestos dentro de los consejeros del Papa. Según la Chronica Universalis Mettensis fue accediendo progresivamente en la escala de la iglesia siendo nombrada cardenal mientras que, en el Chronicon Pontificum et Imperatum, se refiere a ella como a una gran maestra, conocedora de las Artes Liberales y el griego en profundidad. Esta cercanía provocó que a su muerte, ella fuese nombrada sucesora accediendo así al papado, en este punto las crónicas vuelven a diferir si tomó el nombre de Juan o de Benedicto.

No obstante, la historia terminó poco después, supuestamente durante una procesión desde la basílica de San Juan de Letrán a San Pedro del Vaticano se puso de parto, tras lo cual su engaño fue descubierto. Algunas crónicas como la de Martín de Opava cuentan que murió por el parto mientras que otros cronistas afirman que la gente presente en esta procesión se movilizó contra ella y la mataron. Crónicas posteriores proponen también la opción de que simplemente fue apartada del papado y se dedicó a una vida de penitencia a la vez que su hijo se convertía en obispo.

Este relato es considerado como una leyenda por la mayor parte de los historiadores que lo han investigado. Dejando de lado los problemas que se sobrentienden que tendría una mujer a la hora de acceder a puestos tan relevantes de la Iglesia en esta época, los investigadores señalan que no existen pruebas o que apoyen la existencia real de un papado femenino, además de no haber tiempo suficiente entre los papados en que se supone que se adscribe su mandato.

Sin embargo, en la época y en especial en los siglos posteriores, la historia de la papista Juana fue muy difundida en la Europa Medieval donde dio lugar a otra serie de leyendas. Una de las más famosas a la que está estrechamente ligada fue difundida hasta en el siglo XVII y cuenta que para asegurarse de estar eligiendo a un hombre, el candidato debía sentarse en una silla con un agujero, la que sería ahora la sedia stercoraria, donde un joven cardenal o diácono lo corroboraría con la frase “duos habet et bene pendes”, una leyenda que no se sostiene como cierta puesto que la supuesta silla que se utiliza para este rito tenía otras utilidades y no fue usada por los Papas además de carecer de registro de este rito dentro de las ceremonias de nombramiento. Por otra parte, la historia de la papisa también se puede ver reflejada en obras de arte, cuadros y esculturas (como la que existe en la catedral de Siena).

No obstante, en la Historia ha habido (y sigue habiendo) defensores de la veracidad de esta leyenda. Tuvo una fuerte acogida durante los siglos XIV, XV y XVI incluso dentro de la propia Iglesia, lo que se ha convertido en uno de los pilares en que se sustentan los que defienden esta leyenda como si fuese cierta. Desde mediados del siglo XX la historia de una papisa se ha apoyado en una crítica a la Iglesia, presuponiendo que hubiese ocultado su figura de ser cierta, así como ha sido argumento y se ha reflejado en numerosos libros y películas.

Finalmente, resaltar que para muchos historiadores no se trata de una leyenda que refleja el poder de la mujer. Admitir esta historia como cierta por parte del clero y los poderes políticos medievales pudo servir para argumentar uno de los puntos más controvertidos del papado, la posibilidad de destituir a un Papa, así como, dentro del imaginario en que se crea la leyenda, esta leyenda sirve para criticar a la papista por llegar a este puesto (incluso comparándola con una prostituta). Por otro lado, desde una perspectiva más particular, pudo servir como ataque a la pasividad de algunos papas ante el florecimiento de movimientos que cuestionaban su poder dentro de la Iglesia, a la influencia sobre el papado que tenían algunas familias, ser un relato contra la situación del Vaticano en esta etapa concreta o incluso criticar la presencia de mujeres en la esfera de los consejeros más importantes de los Papas.

Fuentes:

J.P. KIRSCH (traducido por Eladio Megchún) Juana Papisa, EC Wiki, Enciclopedoa católica online, Disponible en: https://ec.aciprensa.com/wiki/Juana_Papisa

FAYANÁS, E. "La Papisa Juana, ¿Realidad o leyenda?", (29/6/2012) Nuevatribuna.es, disponible en: https://www.nuevatribuna.es/articulo/cultura---ocio/la-papisa-juana-realidad-o-leyenda/20120625114450077408.html

VIDAL, C. "¿Existió la paisa Juana?" (2001/3/9), LibertadDigital, sección: grandes enigmas de la Historia disponible en: https://www.libertaddigital.com/opinion/ideas/existio-la-papisa-juana-738.html

"Papisa Juana", Wikipedia (13/12/2018), disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Papisa_Juana

"Duos habet et bene pendentes" (1/1/2019) Wikipedia, disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Duos_habet_et_bene_pendentes

J.G.S. La leyenda de Juana, la mujer que se convirtió en "Papa"(13/9/2015) diario ABC, disponible en: https://www.abc.es/archivo-historia-abc/20150913/abci-papisa-juana-mito-201509102022.html

VAVEL Logo