Los Mendoza, el apellido de la Modernidad 
Escultura del Cardenal Mendoza y el Palacio del Infantado en Guadalajara | Foto: tripadvisor

Los Mendoza, el apellido de la Modernidad 

Le célebre familia siempre se supo mover en los círculos cercanos a los reyes y de esta forma consiguieron un apellido de renombre durante la historia española.

lucia-blazquez-martinez
Lucía Blázquez Martínez

El ducado del Infantado es un título nobiliario que fue concedido por primera vez por los Reyes Católicos a Don Diego Hurtado de Mendoza y de la Vega en 1475. Por ello, hemos de hablar del papel de esta familia nobiliaria durante la historia que se encuentra a caballo entre el Medievo y la Modernidad.

La cronología de la genealogía de la familia es bastante ambigua. Numerosos historiadores y autores debaten sobre el origen exacto. Algunos atribuyen el comienzo del linaje Mendoza a Lope Sánchez, mayordomo mayor de Sancho “el Mayor” de Navarra, otros autores mencionan a Lope Íñiguez como primer Mendoza porque fue el primero en usar este apellido. Del mismo modo la familia se atribuía a sí misma un origen mítico de soldados destacados en la historia española.  La familia decía provenir del Cid Campeador y Jaun Zuria. Éste último había sido un caudillo medieval vasco y el primer Señor de Vizcaya.

En el siglo XIII hubo una escisión en dos ramas de la familia Mendoza. Una de ellas permaneció en un pueblo vasco llamado Llodio y otra se acercó a Soria y Guadalajara. Esta segunda rama sería la más destacable. El primer llegado a Guadalajara fue Gonzalo Yáñez de Mendoza, de quien se dice que participó en la Batalla del Río Salado en 1340 contra los benimerines luchando en el bando del rey Alfonso XI. Su hijo, Pedro González de Mendoza, fue el mayordomo mayor de Juan I de Castilla, y por ello le acompañó en todas sus batallas. Entre ellas, hemos de mencionar la Batalla de Aljubarrota en 1385 en Portugal. Sin embargo, la derrota sería desastrosa y el propio Pedro moriría en dicha batalla. 

El hijo de Pedro González de Mendoza era Diego Hurtado de Mendoza, que se posicionó como Almirante de Castilla, cargo que ejercería en la lucha contra los portugueses ante el dominio del estrecho de Gibraltar. Su vástago será Íñigo López de Mendoza, primer Marqués de Santillana, aclamado poeta y famoso por beber de la literatura renacentista italiana. Los hijos de Don Íñigo será Don Diego Hurtado de Mendoza y de la Vega y Pedro González de Mendoza, más conocido como el Cardenal de Mendoza. Éste segundo llegó a ser denominado como “el tercer rey”. La cercanía que tenía con los Reyes Católicos hizo que el Cardenal se posicionara como un gran poder en la Corona de Castilla y un personaje muy importante en la Historia de España. El cardenal se posicionó del lado de Isabel en la Guerra de Sucesión castellana. Por la ayuda que ofreció a Fernando en la diplomacia con Francia sobre el Rosellón y la Cerdaña, Pedro González de Mendoza fue nombrado incluso arzobispo de Toledo, uno de los cargos eclesiásticos más deseados en España. 

Fue a este último Diego Hurtado de Mendoza a quien los Reyes Católicos otorgaron el título de duque del Infantado. Aunque Don Diego ya poseía el título de Marqués de Santillana, que había heredado de su padre. Este título fue también acompañado del Condado de Manzanares el Real. En ese pueblo, Diego mandó edificar el famoso Castillo de Manzanares el Real. El Condado de Saldaña (Palencia) fue otorgado por los Reyes Católicos a Juan López de Mendoza. Juan, sin embargo, falleció muy joven y el título pasó a manos de su hermano Íñigo López de Mendoza y Luna. Éste mandó construir el Palacio del Infantado que se encuentra en Guadalajara, donde el mismo Felipe II contrajo matrimonio con su esposa Isabel de Valois en 1560.

La huella de los Mendoza en la historia de España no solo es la de una insigne familia, sino la de una influencia dentro de la vida de los monarcas españoles que siempre contaron con un Mendoza a su lado. 

FUENTES:

De Moxó y Ortiz de Villajos, S. “La nobleza castellana en el siglo XIV” en Izquierdo Martín, J. y Sánchez León P. (2000). Clásicos de historia social de España: una selección crítica, pp. 87-116.

Franco Silva, A. (1982). La herencia patrimonial del gran cardenal de España D. Pedro González de Mendoza. Guadalajara, España: Historia. Instituciones. Documentos, (9), pp. 453-491.

Gutiérrez coronel, D. (1946). Historia genealógica de la Casa de Mendoza, 1772.  Madrid, España: CSIC, (2).

Nader H. (1979). Mendoza Family in the Spanish Renaissance: 1350-1550. Universidad de Michigan, EEUU: Rutgers University Press.

Pérez-Bustamante, R., de Mendoza Santillana, I. L., & Ortega, J. M. C. (1983). El Marqués de Santillana: biografía y documentación. Madrid, España: Taurus (Vol. 1).

Ramos, R. G. (2010). Evolución cultural y contraste generacional. Tres generaciones de la casa del Infantado y cuatro categorías de sus bienes (1531-1566). Revista electrónica de Historia Moderna, (7), p.20.

VAVEL Logo