Crítica de Robin Hood
Foto: imdb.com

Crítica de Robin Hood

Uno de los mayores desastres financieros del 2018, la película que traicionó a sus inversores.

tonygavilanes
Tony Gavilanes

Las señales de que esta cinta sería un desastre empezaron desde el inicio del 2018 cuando se comenzó a escuchar sobre la misma, el estudio Lionsgate en asociación con Safehouse decidieron estrenarla junto a grandes Blockbusters cinematográficos en uno de los fines de semana más pesados del año (cinematográficamente hablando), la última semana de noviembre, fecha en la que debutaron cintas como "Creed II", "Ralph el Demoledor 2" (Wifi Ralph), o la galardonada "Bohemian Rhapsody". La película esperaba dividirse la recaudación del fin de semana compitiendo contra los más grandes, sin embargo a inicios de año después de que se diera a conocer la fecha de estreno, se dejó de promover el film, nada de publicidad o medios por los cuáles se promocionará la película, nadie supo de ella hasta que estuvo a punto de estrenarse. Y por si fuera poco, las productoras decidieron que toda reseña de periodistas y críticos debía restringirse hasta estrenarse la cinta y eso siempre es un indicador de que algo no está bien.

La producción, dirigida por Otto Bathurst, su primera película fuera del formato para la televisión. Otto trata de revivir una de las historias más explotadas del cine añadiéndole un toque más fresco y moderno, utilizando técnicas de filmación modernas, movimientos de cámara y trucos de edición y tiempo. La cinta tiene un toque de película de superhéroes mezclada con una narrativa acelerada de acción muy al estilo Guy Ritchie con la cinta "King Arthur: Legend of the Sword" de 2017 o Brian Helgeland con "A Knight's Tale" (Corazón de Caballero) del 2001, cuentos de época antiguos contados con una perspectiva moderna y filmados desde un acercamiento actual.

La ropa de los personajes habla mucho del estilo y el tono de la producción, tratan de contarnos una historia en época de las cruzadas con ropas modernas, grandes escotes, pantalones ajustados y gabardinas de piel que en conjunto con el diseño de producción provocan cierta confusión en la temática. La época parece ser antigua pero el escenario parece un cuarto del palacio de Buckingham después de la remodelación del 2016, pisos de mármol en las calles, paredes de metal con herrería tallada y formas elaboradas en madera, etc. Es en verdad algo desconcertante, pero de cierta manera funcional para el estilo moderno que supuestamente trataron de lograr.

La trama gira en torno a Robín de Loxley (Taron Egerton) un noble inglés que bajo la ley debe ser enviado a combatir la guerra de las cruzadas en contra de los árabes, pero cuando regresa a casa se encuentra con que fue proclamado muerto en acción y sus bienes fueron tomados por la iglesia bajo el mandato del Sheriff de Nottingham (Ben Memdelsohn). Ademas, su amada Marian (Eve Hewson) a superado su muerte en los brazos de un político en ascenso Will Scarlet (Jamie Dornan). Ahora Rob (Taron) esta determinado a hacer pagar al Sheriff con ayuda de su amigo árabe John/Yahya (Jamie Foxx) y hacer realidad el cuento que ya todos conocemos, Robín Hood robando a los ricos para dar a los pobres.

La historia en papel debió ser un proyecto fantástico, las productoras liberaron un presupuesto de 100 millones de dólares para su realización sin contar el presupuesto de publicidad, pero inició recaudando en su primer fin de semana solo 9 millones de dólares y terminó con un acumulado a nivel mundial de solo 86 millones de dolares, esto representa una gran pérdida para las compañías involucradas y mala reputación para sus protagonistas.

La razón del por qué la cinta fue un fiasco monetario quizá se debió a lo pobremente dirigida que estuvo la producción, las decisión administrativas fueron tratadas con inexperiencia, los tiempos de mercadotecnia y promoción fueron casi nulos. Poco se supo de la cinta en mercados extranjeros y una producción tan grande en manos de quién nunca antes a dirigido una cinta de este calibre como lo es Otto fue una mala decisión también. Para terminar la cinta esta pobremente editada; la luz en ocasiones es muy tenue y los colores azules obscuros y sombras en grises le otorgan una perspectiva triste que decrece la sensación de intensidad en las escenas de acción y hace pesada la trama en las escenas de diálogo. 

Fue una buena propuesta y mantiene un perfil elevado en cuanto a su repertorio de estrellas involucradas, pero muchos factores artísticos y administrativos se acumularon en un torbellino de malas decisiones que finalmente causaron que la cinta no tuviera éxito, hablando de entretenimiento y de recaudación, en verdad no es una cinta que valga la pena visitar en pantalla grande o en renta de streaming, quizá verla en televisión o tomarla sin costó en algunos sitios que la ofrezca como opción entre servicios como vuelos u hoteles, si su curiosidad es bastante, búsquenla, coméntenla y compártanla.

Valoración: 2/5

Lo mejor: Una construcción muy fresca y moderna de la leyenda clásica de Robin Hood.

Lo peor: La edición, la música, la dirección y las decisiones administrativas que se tomaron para hacerle promoción.

VAVEL Logo