Pre-Party ES: La pequeña Eurovisión a la española
Foto: preparty.es

Pre-Party ES: La pequeña Eurovisión a la española

La capital española ha acogido este pasado fin de semana la tercera pre-party española en la Sala La Riviera, siendo todo un éxito.  Ha contado con artistas de todo tipo del mundo de Eurovision, y, por si fuera poco, ha durado, no sólo un día, sino dos, siendo la primera que realiza doble evento.

silvi_rueda
Silvia Rueda Lozano

Tercer año de pre-party en España. Y, a cada año que pasa, ganan en participantes y en público. Son muchísimos los 'eurofans' españoles que siguen la pre-party española desde RTVE y cada vez son más los que cada año se acercan a Madrid para verla en vivo y en directo. Y son los que inundan de buen rollo La Riviera.

Este año, por primera vez, la pre-party española contó con, no solo un día de fiesta, si no dos: uno para dar la bienvenida y otro para la fiesta oficial.

WELCOME PRE-PARTY ES 2019

La primera  fiesta fue presentada por Imri, participante israelí en 2017, que abrió la fiesta cantando su tema eurovisivo I feel alive. Tras su actuación, se procedió a hacer una presentación de los cantantes de Eurovisión 2019 que habían asistido para la fiesta oficial del día 20.

Salieron a saludar Jonida Maliqi (Albania), Srbuk (Armenia), Eliot (Bélgica),Roko Blazevic (Croacia), Lake Malawi (R.Checa), Katerine Duska (Grecia), Kobi Marimi (Israel), Jurijus (Lituania), Anna Odobescu (Moldavia), KEiiNO (Noruega), Tulia (Polonia), Ester Peony (Rumanía), Serhat (San Marino) y  Michael Rice (Reino Unido). D-Moll (Montenegro) también salió, pero tan sólo tres de sus seis componentes.  También salieron Leonora Jepsen (Dinamarca), Victor Crone (Estonia) y Darude&Sebastian Rejman (Finlandia), quiénes hacían que su país debutara en la pre-party española. Sin embargo, aunque estaban invitados y el día 20 actuaron, S!sters (Alemania) Oto Nemsadze (Georgia) y Hatari (Islandia) no salieron a saludar puesto que no se encontraban allí el día 19.

Nuestro representante, Miki Núñez, salió como anfitrión de la fiesta a recibir a sus compañeros y a levantar La Riviera con su tema de este año La Venda, uniéndose en el escenario el resto participantes. Finalmente, Miki dio las gracias a todos los asistentes y a sus compañeros de festival, dedicándoles unas palabras de agradecimiento por su asistencia.

Seguidamente, comenzaron con las actuaciones de la Welcome Pre-Party.

Las primeras en salir fueron el trío Las Ketchup, que actuaron con dos temas: Kusha Las Payas  y Bloody Mary, la canción con la que se presentaron a Eurovisión en 2006.

Tras ellas, salió Alfonso, el exconcursante de OT2018 y primer expulsado de la academia. Fue uno de los tres concursantes que se quedaron sin temas para optar a la preselección de Eurovisión de este año, y para compensarlos por la injusticia, eurovisión-spain.com decidió invitarlo. Alfonso puso el toque latino a la noche cantando una cover de Havana  de Camila Cabello y la canción que canta en la gira de OT2018 y que cantó en la Gala 0 del programa, Pégate de Ricky Martin.

Después de Alfonso, la pre-party  viajó hasta Francia, trayéndose de su preselección del 2006 a Tracy de Sá, quién se quedó en su día a las puertas de representar a su país pero que sigue siendo conocida por los eurofans. Cantó Rickshaw y Temple, además de, siguiendo con su estilo musical, rapear La Venda.

Dave, exconcursante de OT2018 y otro de los que se quedó fuera de la preselección, hizo triplete de temas. Primero cantó Alfonsina y el mar a guitarra y voz, el tema que cantó junto a Marilia en la gala 1 de Operación Triunfo. Siguió con Créeme, el tema con el que se despidió del concurso en la gala 5. Además, el gaditano le dio el toque de humor presentando cada una de sus actuaciones.

Para finalizar, cantó La La La, primer triunfo de España en Eurovisión en 1968. Originalmente, la canción fue escrita y compuesta por Joan Manuel Serrat en catalán, quién, primeramente, era quién iba a presentarse en 1968. Pero, las circunstancias políticas de la época no se lo permitieron y el cantautor se la cedió a Massiel, quién la cantó en castellano y obtuvo el primer micro de cristal de la historia de España en el Festival. El cantante gaditano, gran admirador de Serrat, decidió hacer justicia en la welcome pre-party y cantó la canción original acompañado por un público entregado en cada La La La.

Adelén, una de las grandes divas de Eurovisión, viajó desde Noruega para realizar un mash-up de tres de sus temas Ole-What’s next-Bombo. Adelén, que participó en la pre de Noruega en 2013, no llegó a pisar el escenario de Eurovisión, pero, desde entonces, se ha convertido en un icono para los eurofans.

Noelia, exconcursante de OT2018 y una de las que quedó rozando la final, también hizo triplete: Cantó River, el tema de Bishop Briggs con el que se celebraban 7 meses justos desde su participación en la gala 0 de Eurovisión. Siguió con Quédate conmigo  de Pastora Soler, puesto número 10 en el 2012. Y terminó cantando su tema de la preselección de este año que consiguió llegar a la final pero no fue suficiente para conseguir el ticket para Tel Aviv, Hoy vuelvo a reír otra vez.

Imri volvió a cantar en el escenario de La Riviera, esta vez, un tema propio Imrico, dándole un toque latino y en español a la fiesta.

Tras Imri, la pre-party viajó al país de al lado, trayéndose desde Portugal a la representante en 2008, Vânia Fernandes, quién cantó Silêncio e tanta gente, un tema de su país que participó en 1984. Siguió con la ristra de temas clásicos portugueses en Eurovisión, cantando Desfolhada, de una participación en 1969. Finalizó su intervención cantando un tema muy conocido por los 'eurofans' de los últimos años Senhora do mar, su tema de participación en 2008.

A Vânia Fernandes le siguió el que, para muchos 'eurofans', debió ser el representante de este año de nuestro país pero al que, la canción no le favoreció su voz ni carisma. Famous, ganador de OT2018, abrió su intervención cantando la canción que casi le coronó como ganador sin haber llegado aún a la final Uptown Funk, levantando a La Riviera. Seguidamente, cantó su tema para la pre-selección española, No puedo más. Famous finalizó su actuación con la interpretación del tema que todos los 'eurofans' hubieran deseado que hubiera sido para Famous pero que nadie compuso para él. Too Late For Love es el tema con el que, este año, Suecia lucha por el micrófono de cristal. Un tema muy de Famous pero que defenderá John Lundvik, quién, y muy merecido, ganó el melodifestivalen sueco.

Ira Losco fue la siguiente en salir. La representante de Malta en 2002 cantó Me Luv u Long Time, Hey Now e hizo un mash-up entre sus dos temas de 2016, Chameleon  y  Walk on water. Fue este último tema con el que pasó a la final de Eurovisión hace tres años.

Cesár Sampson llegó a la pre-party para recordar el festival del 2018. El ganador del jurado el pasado festival y quien quedó en tercer puesto en Lisboa cantó su último tema Stone Cold, además de Nobody But You, con el que participó el año pasado y tantas alegrías le ha dado al austriaco. La Riviera se levantó nada más escuchar las primeras notas de este tema.

El broche final lo puso Alfred García, quien representó a nuestro país el año pasado junto a Amaia, su compañera y ganadora de OT2017. Realizó una versión acústica de Que nos sigan las luces el tema que Nil Moliner le regaló para participar en solitario en Eurovisión el año pasado pero que le ha regalado muchas alegrías al catalán en este último año. Después, rapeó What I see  con la cantante francesa Tracy de Sá.

Y, finalmente, le otorgó el testigo a Miki Núñez para representar a España en Tel Aviv este año.

PRE-PARTY ES 2019

El día 20 fue el gran día.

La pre-party ES  era la única que contaba con más de la mitad de los participantes de Eurovisión 2019. Un total de 22 participantes y numerosos artistas invitados hicieron que, a partir de las 22.00h, La Riviera se convirtiera en un pequeño Eurovisión.

El evento, que contó con más de 2.000 personas de público, estuvo presentado por los dos conocidos comentaristas del festival de los últimos años: Julia Varela y Tony Aguilar. Estas voces ya tan características durante la retransmisión del festival dieron comienzo, junto con la madrina del evento, Rosa López, quien fuera a Eurovisión en 2002 con su mítico Europe’s living a celebration, dieron comienzo a la fiesta.

La segunda fiesta española la abrieron los finlandeses Darude y Sebastian Rejman, quiénes hicieron un mash-up entre el tema Sandstorm y su tema para Eurovisión  Look Away. Todo un derroche de música tecno-electro–pop dirigida por el dj Darude y cantada por Sebastian.

De Finlandia, la pre-party  viajó a Montenegro, con el grupo D-Moll que estuvo, en esta ocasión, representado solo por tres de sus seis integrantes. Cantaron su tema Heaven y, luego, compartieron con el público unos minutos a capella  de su tema.

Moldavia, representada por Anna Odobescu, viajó a La Riviera para cantar una de las baladas pop de este año, Stay.

El grupo étnico de Polonia, Tulia, se presentó en La Riviera para cantar su tema Pali Sei. Las cuatro integrantes del grupo cantaron su particular canción ataviadas con su particular vestimenta: el vestido típico de su país.

Después de cuatro de las veintidós actuaciones preparadas, se hizo un descanso pero no musical. El cantante israelí de 2017, Imri, y quien fue el presentador de la Welcome pre-party ES del día anterior, salió al escenario otra vez para cantar su tema en israelí-español con toques latino Imrico. Finalizó su intervención recordando su actuación en Kiev en 2017 con el tema I feel alive.

Tras este primer artista invitado, se siguió con la lista de participantes. Ester Peony, desde Rumanía, fue la siguiente en salir. Cantó On a Sunday, un tema lleno de fuerza que está haciendo que la rumana se posicione cerca de la parte alta de la tabla en las casas de apuestas.

De Rumanía a Georgia con Oto Nemsadze, quién interpretó la balada que le hizo ganar el pase a representar a su país en Tel Aviv, Sul tsin iare.

Jurijus, uno de los sex-symbols de este año, llegó desde Lituania para cantar su tema Run with the lions. Lituania, que quedó en el décimo puesto el año pasado, lucha por mejorar su posición este año con este tema pop.

Un segundo artista invitado puso el pie sobre el escenario de la Riviera. Se trataba de la icónica cantante portuguesa Suzy, quién homenajeó a la gran Ruth Lorenzo y su Dancing in the Rain (con cierta dificultad para saberse la letra) y a la mítica ganadora del 2012, Loreen y su Euphoria. Suzy probó suerte en 2014 con su tema eu quero ser tua, un tema que está en todas las fiestas de los eurofans pero que nunca estuvo en la final.

Kobi Marimi, el anfitrión de este año en Eurovisión, vino desde Israel para cantar su balada Home. El israelí defiende este año el micrófono de cristal que Netta Barzilai ganó el año pasado en Lisboa.

Leonora Jepsen, desde Dinamarca, llegó a la pre-party para darle el toque atemporal y entrañable a la noche con su tema Love is Forever. La ex patinadora profesional ha decidido colgar este año sus patines para luchar por el título que, desde 2013, su país no gana.

De una danesa a un croata. El joven Roko Blazevic llegó a la Riviera para demostrar su potente voz en la balada Dream, la cuál será su propuesta para Eurovisión 2019.

Y de una balada a un tema pop-country. Victor Crone, sueco de nacimiento pero representante de Estonia, entró en La Riviera revolucionando al público presente. El sueco dedicó unas palabras al público y a la organización del evento y, seguidamente, levantó a todos con su tema Storm.

La tercera artista invitada fue, cómo no, Rosa López o la conocida como Rosa de España. La madrina del evento interpretó su ya conocida versión del tema Yo no soy esa de la cantante Mari Trini. Realizó una versión en español de su clásico tema Don’t stop the music, y terminó de poner la guinda al pastel de su actuación con su mítico tema Europe’s living a celebration, con el que quedó en séptimo lugar en 2002.

Tras un descanso con recuerdos de diferentes actuaciones en la historia de Eurovisión, el dúo alemán, S!sters se presentó en el escenario para cantar su tema Sister. Las chicas, al terminar su actuación, se hicieron un selfie con todo el público.

La cantante albanesa, aquella noche, quiso hacerse pasar por una española. Jonida Maliqi se presentó en el escenario ataviada con una flor en la cabeza y un traje de flamenca para cantar su balada Ktheju Tokës.

Los siguientes fueron el grupo Lake Malawi, los checos que están revolucionando el mundo eurofan. Aunque no optan a ser uno de los posibles ganadores de este año, se están manteniendo en la zona alta de la tabla de las casas de apuestas. Lo normal si un grupo desprende tan buen rollo en el escenario. Albert Cêrny y sus compañeros animaron La Riviera con su tema Friend of a Friend.

Tras la participación de Lydia, la cantante representante en 1999 de España, apareció una de las más esperadas de la noche. La armenia Srbuk es una de las favoritas, y eso se notó nada más comenzar a sonar Walking out, con el que opta a ser una posible ganadora.

Y bueno, siempre suelen decir que lo mejor suele quedar para el final, y, seguramente, por eso dejaron a Katerine Duska para la última hora. La grecocanadiense es otra de las grandes favoritas de este año, y su tema Better Love  no pudo faltar a la pre-party ES. El vozarrón de la representante griega fue una de las más comentadas de la noche.

De Grecia a Noruega con el trío KEiiNO y su tema Spirit in the sky , uno de los más queridos por los eurofans este año. Todo el mundo, con brazos levantados, coreó ese estribillo en yoik que tan pegadizo es. Como extra, el trío hizo un tributo a Lady Gaga cantando Shallow. Los noruegos se metieron al público con en el bolsillo con este tema.

Famous y Cesár Sampson, que ya habían cantado el día anterior, se marcaron un dúo de Nobody but you¸ el tema del austríaco que hizo que, en la gala de Navidad de Operación Triunfo, Famous cantara con él.

Michael Rice, desde Reino Unido, trajo su tema pop Bigger than us, con el que, parece ser, que este año, el país va a levantar cabeza en el festival después de tantos puestos  al final de la tabla en las últimas ediciones.

Y, La Riviera se tiñó de oscuro y de heavy metal cuando el grupo Hatari, uno de los favoritos para ganar este año, se presentó en el escenario para cantar (o gritar para los que no sean muy fans del heavy metal) su tema Hatrid mun sigrad. La actuación de estos islandeses es mejor verla que comentarla.

Tras ellos, llegó el pequeño Eliot, uno de los grandes amigos de nuestro representante en este certamen. El belga demostró una gran entereza sobre el escenario cantando su tema para Tel Aviv, Wake Up.

Y la fiesta eurovisiva terminó con Serhat, desde San Marino, quién, con su tema disco, levantó a un público entregado a su Say Na Na Na. El turco compite por segunda vez por San Marino y, parece ser, que este año, ha dado con la clave para gustar a los eurofans. Todo se verá en mayo.

Tony Aguilar y Julia Valera terminando el certamen haciéndole un homenaje a Betty Missiego, una de las grandes en el panorama eurovisivo español y que estuvo presente en la fiesta. La cantante quedó en segundo puesto en 1979 con el tema Su canción, y fue todo un hito en su época. Justo este año, se cumplen 40 años de su casi victoria. El público entero cantó Su Canción, nunca mejor dicho.

Y hasta aquí la pre-party ES que finalizó con una noche de fiesta a la española en la que 'eurofans y cantantes pudieron disfrutar hasta las seis de la mañana.

Ya queda cada vez menos para la semana eurovisiva. Mientras tanto, el próximo vuelo, es a la pre-party rusa el próximo 26 de abril.

VAVEL Logo