20 cosas que en Alemania se hacen de manera diferente que en España
Película "Periendo el Norte" | Foto: Página de Facebook Oficial de "Periendo el Norte"

20 cosas que en Alemania se hacen de manera diferente que en España

Los alemanes tienen costumbres muy diferentes a las españolas y aquí dejamos una pequeña lista con algunas de las más notables. Aquí 20 diferencias entre alemanes y españoles.

amalonso90
Ana Alonso Blanco

Cuando emigras a un país extranjero siempre hay cosas que de primeras percibes que se hacen de manera completamente diferente a tu país natal, a como tú has hecho durante toda tu vida. Seguramente te lleve un tiempo adaptarte a las costumbres del país que haces tu hogar o quizá haya ciertas cosas a las que nunca terminas de acostumbrarte. Alemania cada día acoge a más y más españoles que se mudan al país centro europeo en busca de nuevas oportunidades y la clave para aclimatarse cuanto antes es aceptar que no significa que las costumbres alemanas sean mejores o peores que las españolas, sino simplemente diferentes.

Hemos preparado una pequeña lista de algunas de esas cosas que a los españoles más nos pueden chocar al llegar a Alemania:

1. Saludar
 

Al presentarse se dan la mano, no se besan y es algo que si no sabes puede desembarcar en situaciones un tanto incómodas, cuando conoces a alguien y tú vas a darle dos besos mientras que la otra persona te pone la mano. Ahora sí, la segunda vez que ves a alguien ya tienes permiso para plantarle los dos besos a la española.

2. Brindan mirándose a los ojos

A los alemanes les encanta brindar, si salen de cervezas se pasan brindando cada poco durante toda la noche, y siempre siempre siempre se miran a los ojos al chocar las copas.

3. Se descalzan al entrar en casa

En Alemania tienen la costumbre de siempre que entran en casa se quitan los zapatos, ya sea casa propia o ajena. Mucha gente tiene incluso un pequeño armario en las escaleras, fuera de la casa, para ni siquiera pisar con los zapatos de la calle dentro del apartamento.

4. El agua es con gas a no ser que especifiques lo contrario

Si vas a un restaurante y pides una botella de agua natural, te van a traer agua con gas. Si lo que quieres es agua natural, de la de toda la vida, tienes que especificarlo.

5. Todo se planea con antelación

En Alemania les gusta planear absolutamente todo con antelación, así que no pretendas llegar y proponerle a un alemán salir por la tarde a tomar algo, por lo general son bastante poco espontáneos. Resulta de lo más útil tener una agenda donde ir anotando cuando quedas con alguien, porque además son de lo más puntuales.

6. Le echan agua con gas al zumo

Por lo general les gusta aguar el zumo con agua con gas… Una costumbre que la primera vez que la ve un español se queda totalmente en shock.

7. Friegan el suelo con la mopa

Resulta raro encontrar fregonas en Alemania, si es cierto que en algunos sitios las venden, pero su uso no está tan generalizado. En su lugar utilizan mopas que mojan para fregar los suelos.

8. Impuesto para la televisión pública y la radio

Si, si, por muy raro que pueda parecer…  Según te empadronas en el ayuntamiento, cosa que es totalmente obligatoria de hacer ya llegaremos a ese punto, recibes una carta para darte de alta en el servicio de televisión y radio nacional por el que tienes que pagar unos 18€ al mes por apartamento. No es obligatorio, pero si tienes contratado internet en casa ya dan por sentado que puedes ver la televisión pública y tienes que pagarlo. Si no lo hicieras, en cuanto se den cuenta te cobrarían de golpe todos los meses que has estado residiendo en ese mismo apartamento y no lo has pagado.

9. Si no estás en casa les dejan tus paquetes a los vecinos

Es la cosa más normal del mundo, si el señor del servicio de mensajería llama a tu timbre y no estás a continuación llamará a todos tus vecinos y si alguien contesta recogerá tu paquete y tú también empezarás a coger paquetes de tus vecinos.

10. Las autopistas no tienen límites de velocidad ni peajes

Si, has leído perfectamente. En todos aquellos tramos de autopistas que se consideran no peligrosos no existe límite de velocidad, aun así, se ven bastantes coches que no superan los 130km/h, pero otros tantos a los que casi ni ves pasar cuando te adelantan. Además, no hay peajes, todas las autopistas del país son de libre circulación.

11. No hay barreras en las estaciones de metro y tren

En Alemania se da por sentado que todo el mundo paga su billete y por lo tanto no existen barreras para insertar los tickets al acceder a las vías.

12. Pueden multarte por cruzar un semáforo en rojo o por donde no hay paso para peatones

Las multas no son realmente altas, a un conocido le cayeron 5€ por cruzar un semáforo en rojo, pero si te las pueden poner.

13. Es obligatorio empadronarse en la ciudad donde resides

Tienes un total de 15 días desde que te mudas a un apartamento para pasar por el ayuntamiento y regularizar tu empadronamiento. En el caso de que no lo hicieras también te podrían multar, y las multas van subiendo en cantidad dependiendo del tiempo que tardes en empadronarte. En el caso de que cambies de apartamento dentro de una misma ciudad, se aplicaría la misma norma. Si te mudas a un país diferente, también tienes que pasar por el ayuntamiento antes de irte para darte de baja como residente. Y si te vas a otra ciudad dentro de Alemania, tan solo tendrías que ir al ayuntamiento de la nueva residencia para inscribirte en el mismo plazo de 15 días y automáticamente ellos te darían de baja en el lugar donde vivías antes.

14. La mayoría de bares y restaurantes solo aceptan efectivo

En pleno siglo XXI donde prácticamente en todos los sitios se admite el pago con tarjeta, la mayoría de los bares y restaurantes de Alemania siguen aceptando únicamente pagos en efectivo.

15. Los pisos se alquilan sin muebles

Es algo rarísimo encontrar un piso amueblado para alquilar, incluso para estudiantes. Si tienes suerte conseguirás uno con baño y cocina acondicionados y sino tendrás que comprar absolutamente todo lo que necesites para tu nuevo hogar. Y, por supuesto, si te cambias de casa te tienes que llevar todo lo que tenías en el apartamento. Si como estudiante vas a pasar tres años en Alemania y luego pretendes marcharte, puedes poner a la venta todos tus muebles.

16. Las almohadas son cuadradas

Esto es algo que a los españoles nos parece totalmente sorprendente… Pero si, lo normal es encontrar almohadas de 80x80 aunque si buscas detenidamente en algunos lugar puedes encontrar las típicas de 40x80, pero no son nada habituales.

17. En el telefonillo de las casas no ponen los pisos

Si es la primera vez que vas a casa de alguien, tienes que saber su apellido porque si no te va a ser totalmente imposible llamar al timbre, puesto que en vez de poner el piso ponen los apellidos de los residentes. Y, además, vas a tener que ir fijándote en cada piso que subas, si no te lo han dicho de antemano, porque en ningún sitio está indicado en que planta reside cada persona.

18. Fregar los platos

La forma de fregar los platos que tienen en Alemania es bastante diferente a como lo hacemos en España, y realmente se asemeja bastante a como se hacía en España hace muchos años. Se pone el tapón y se llena el fregadero de agua y de ahí van mojando, enjabonando y aclarando todos los utensilios.

19. Si ves un mueble en la calle que te guste te lo puedes llevar a tu casa


Cuando tienen cosas en sus casas que no quieren, normalmente y en vez de tirarlas a la basura las sacan a las puertas de los edificios de manera que si a alguien le viene bien o le gusta puede llevarse a su casa gratuitamente.

20. Reciclan todo
​​​​​​​

Si en España pensamos que reciclamos mucho, los alemanes nos superan con creces. En cada edificio hay contenedores de biodegradable, orgánico, envases y papel. Además, los cristales se reciclan por colores, existe un contenedor para vidrio blanco, otro para marrón y otro para verde.

Y, por último, tienen un sistema para reciclar las botellas de plástico y algunos vidrios, que funciona a través de los supermercados. Cuando haces compra de botellas de, por ejemplo Coca-Cola, el supermercado te cobra un “pfand” de 0.25€ por botella y si son botellines de cerveza el “pfand” será de 0.08€ por botellín. De manera que, si tu llevas de vuelta al supermercado, no tiene por qué ser el mismo en el que lo compraste, las botellas vacías te pagan el dinero que te habían retenido como “pfand”.

VAVEL Logo