Apps para ligar, ¿sí o no?
Foto: vix.com

Cada vez se hacen más cosas acompañados de la tecnología. En la vida académica, la laboral, la doméstica y ahora, la amorosa. Tinder y Meetic son algunas de las apps más concurridas a la hora de elegir pareja, o de conocer personas afines. Sin embargo, en nuestro país no son bien recibidas en contraste con otros países de la Unión Europea. Tras hacer un gran estudio experimental sobre la vida en estas páginas, se puede llegar a las siguientes conclusiones.

Estas aplicaciones, únicamente, muestran fotos de los posibles candidatos y algunos datos sobre ellos, pero no todos los perfiles son iguales. Hay quienes prefieren llenar sus perfiles de fotos, y no dar ningún dato de lo que hacen o lo que les gusta, lo cual puede resultar superficial, ya que piensa que con su imagen puede ser suficiente; y por el contrario, hay personas que ponen una sola foto, o ninguna, o incluso fotos sobre cosas más random, que equilibran con una descripción más detallada de ellos mismos, lo que da a entender que no todo se basa en un buen físico, sino que hay algo más en la persona. Juegan con las imágenes de la gente, que es lo primero que llega de una persona, y dependiendo de los gustos de cada uno, se pueden juzgar más o menos.

Después de elegir a algunos candidatos, si es mutuo, habrá la oportunidad de hablar con esa persona, lo cual para algunas personas puede ser bastante limitador, ya que las posibilidades de conocer personas se reduce a un bajo número. Una vez se entabla conversación con los candidatos, antes o después, llega la famosa pregunta: "¿Qué buscas por aquí?". Hay respuestas de todo tipo, están quienes buscan una relación seria, quienes quieren algo más abierto, quienes solo buscan sexo, quienes prefieren conocer a personas antes de decidir qué hacer, y quienes por cuestiones externas, buscan una simple amistad. La variedad de opciones es tremenda, y antes de crear un perfil, hay que tener en mente la variedad de perfiles a los que se van a tener acceso, pues no se va a encontrar a gente con los mismos objetivos.

Se puede decir que es una app algo superficial, ya que en mayor parte, se está juzgando a los candidatos por el físico y poca información suya, lo cual deja mucho de desear por parte de la dinámica de estas apps, porque el fisico no lo es todo, o eso se intenta potenciar. A continuación hablamos con otra persona que ha tenido su experiencia en esta app, y estas son algunas de sus declaraciones: "Empecé en Tinder gracias a mi amiga alemana. Siempre tuve muchos prejuicios con la app, pero su visión, me hizo darle una oportunidad. Me parecía bastante superficial tener que elegir gente basándome en su trabajo y en su imagen, además de lo que quisiera que ellos escribieran en la biografía. Poco romántico, poco real. Puse una foto de mi película favorita, un nombre similar al mío y una biografía como esta: "Si de verdad has llegado a leer esto, es porque mi foto de perfil tan inusual te ha llamado la atención. Y si estás leyendo esto, es porque te importa saber algo más allá de la imagen. Puedes preguntarme lo que quieras. Intentaré contestar y seré honesta." Me parecía más real y más honesto. Aparte de que era como una forma de rebelarme contra la app."

Mucha gente no concibe la forma de establecer una relación de estas apps, y bajo sus posibilidades, amoldan su perfil de forma que sea lo más honesto posible en este mundillo de máscaras. Todo esto se vive dentro de Tinder o Meetic, pero, ¿cómo lo ven los demás desde fuera? Se realizan unas encuestas para ver ciertos aspectos más notables y que pueden llegar a inquietar a los espectadores. Los datos son asombrosos, y dicen mucho de cómo se ven desde fuera estas apps.

La primera pregunta fue, que qué piensan, en frío, sobre Tinder o Meetic, entre otras. A continuación se citan textualmente algunas respuestas: "Ni bien ni mal, depende de la persona que las utilice", "Hay que tener cuidado con lo que se expone", "Son un escaparate superficial, donde nos vendemos lo mejor que podemos", y la más repetida: "Está bien para conocer gente nueva". En el mundo de las redes sociales, hay que tener en mente que hay que separar el yo público y el yo privado, y en estas páginas no iba a ser menos, además no dan la posibilidad de bloquear a un usuario en caso de que sea un acosador, no se sepa quién es o no interese; con lo cual los pocos datos que se den, están más desprotegidos. Así de primeras, la opinión general que se tiene es bastante despectiva. Sí, se puede conocer gente, pero no piensan que sea la mejor manera para ello, pues otras muchas respuestas, exponen que conocer a alguien cara a cara está a años luz de conocer a alguien por una red social.

En la segunda pregunta, preguntamos si les da miedo no saber quién está realmente detrás de la pantalla, pues como bien se ha dicho, no todos ponen una foto de ellos mismos, y pocas veces se sabe si son ellos de verdad. Con lo cual, nunca se sabe a ciencia cierta quién se oculta tras un nombre. El 78% afirma que sí, que le da respeto el no saberlo, mientras que un 22% se muestra valiente ante el desconocimiento. Algunos razonamientos a esta pregunta para respaldar sus respuestas, han sido: "Sí, porque la sociedad nos ha hecho inseguros", "El miedo va a estar siempre ahí, pero hay que dejarlo a un lado, conocer y dejarse conocer", "Algunas veces es muy fácil hacerse pasar por otras personas", "Porque hay mucho pedofilo suelto", "Pasan cosas malas a diario en el mundo, y pienso que un alto porcentaje es por motivos de uso de internet. Sólo hay que actuar con precaución y no dar datos personales a la ligera." No sería la primera vez, que en un informativo sale entre los titulares, los fraudes que se han hecho por internet, con pornografía infantil, bases de datos, información... Internet es un arma de doble filo, y en un sitio donde no no se sabe quién se oculta tras la pantalla, cualquiera puede ser un blanco muy fácil. Enseñan a desconfiar, a protegerse, y sin duda, es un buen consejo, asegurarse de las intenciones del otro, y si da mala espina, deshacerse de esa persona. Sin embargo, no educan para hacer un buen uso de estas páginas de Internet en general.

La siguiente pregunta se formula tras decir a los espectadores que, en otros puntos de la Unión Europea, el uso de estas apps está normalizado, se ve con buenos ojos, y se hace un buen uso de ellas. Les preguntamos si estas apps son para ellos un tema tabú, y por qué piensan que se evita hablar de ellas. El 32% afirma que evitan hablar de ellas, mientras que un 66% dice normalizar el tema, algunas respuestas son: "A ver, creo que en algunos casos se trata este tema como tabú. Pero yo creo que es algo normal. No es que seas una persona desesperada, sino que buscas encontrar el amor (independientemente de si es un amor de pareja o el amor de amistad), de una forma que hasta ahora no se ve convencional. En nuestra sociedad creo que la mayoría de personas tachan a los demás por el uso de estas aplicaciones, cuando en otras redes sociales, como en Instagram, también puedes hacer lo mismo que en Tinder. Creo que es el nombre de esas aplicaciones lo que hacen que sea malo. También es cierto que, al igual que en las otras redes sociales tienes que tener cuidado, porque no todas las personas son buenas en este mundo. Pero con precaución y cuidado, estoy segura de que puedes encontrar a personas que pueden llegar a ser muy importantes para ti. Estamos en la era tecnológica. Ya nada es como hace años, y tenemos que abrir la mente", "Está visto como algo para desesperados, salidos o viciosos", "Porque vivimos en 1940", "Porque parece que todos van a buscar sexo, sin importar los sentimientos ajenos", "Los medios de comunicación solo hablan de los casos que acaban mal", "En nuestro país nos encanta pensar mal", "Porque hay gente que la utiliza para tener sexo fácil". Lo que más se repite, sin duda, es que la divulgación de estas apps, ya sea por la sociedad o los medios, es del todo negativa, aunque algunos las apliquen a su vida.

Es muy triste pensar que para algunas cosas se está muy avanzado, pero para otras se está atrasado. Es la era de Internet, de la tecnología, y es increíble que con una cosa tan grande y privilegiada, se desaproveche tanto para cosas tan mundanas. A ojos de muchos, el uso que se les da es deplorable, y manchan la imagen de las apps y de la gente que las usa, porque se generaliza que todos los que los usan son unos desesperados o viciosos, cuando la mayoría de las personas buscan una pareja formal o conocer personas por diversas razones, todo ajeno al sexo.

Por último, se invita a los entrevistados a que se pregunten si alguna vez se instalarían esas apps y la respuesta ha sido: 53% sí, y 47% no. Lo cual ha sido sorprendente.

Todo no queda aquí, pues hay algunos testimonios de personas de la UE y de EE.UU, que cuentan cómo usan ellos las apps y cómo las ven desde fuera.

"Yo la utilicé para conocer a gente afín a , llegué a quedar un par de veces con dos chicos, y aunque no llegamos a congeniar, todo fue bien. También tuve match con otros chicos, pero no llegaron a hablarme. Lo cual era raro, mientras otros me preguntaban que qué buscaba, con segundas intenciones. Y mis amigos no lo vieron para nada raro, es más, me descargué Tinder gracias al consejo de una amiga. Allí en Alemania está normalizado y bien visto, pues mucha gente lo usa, y ha llegado a encontrar personas con las que encajan muy bien." 

"Nunca he usado una app así, pienso que sería un poco raro hablar con alguien a quien no conozco, pero podría quedar con él luego en un lugar público. Creo que son útiles en el caso de que si te mudas a un lugar nuevo, puedes conocer a gente nueva si cara a cara te resulta complicado."

"Pienso que son geniales y que te permiten conocer gente que no congenias de primeras normalmente. En EE.UU está más normalizado el que usemos estas apps, muchas parejas han salido de ahí. Me sentiría un poco incómoda pero esperanzada después de hablar con alguien después de un tiempo, sería más normal. Pero, personalmente, no me la descargaría, porque prefiero conocer a la gente en persona."

Como se puede ver, las opiniones son diversas y en casos, contradictorias. Hay que ser abiertos y querer vivir nuevas experiencias que pueden conducir a cosas que son buenas. Y a cosas malas también, pero, ante todo hay que vivir. Nunca se sabe que se puede encontrar, todo es arriesgar, pero siempre con precaución.

MEDIA: 5VOTES: 9
VAVEL Logo