Crítica de 'La
virgen de agosto'
Foto: filmaffinity.com

Crítica de 'La virgen de agosto'

La nueva cinta de Jonás Trueba plantea un viaje interior que logrará conmover a su público

jorgecaracuel
Jorge Caracuel

Tras Los exiliados románticos y La reconquista, Jonás Trueba vuelve a demostrar que es uno de los mejores realizadores del cine independiente español con La virgen de agosto, protagonizada por Itsaso Arana, Vito Sanz y Joe Manjón.

La cinta cuenta la historia de Eva, una joven de treinta y tres años que, irremediablemente, termina siendo consciente de que su vida no está sucediendo de la manera que ella esperaba. La vida le ha golpeado en todos los aspectos que podía hacerlo y, por ello, se muestra decidida a llevar un cambio de 180 grados. A diferencia de lo que la mayoría de madrileños suelen hacer, Eva decide quedarse en Madrid a pasar las vacaciones de verano como un acto de fe. Este periodo vacacional servirá para que la joven, entre fiestas y verbenas, se dé cuenta de que la vida le está ofreciendo una segunda oportunidad para que empiece de cero.

Los films que suelen contar historias de cambios y de descubrimiento personal suelen tener como protagonista a personas de 20 años, pero pocas veces se ha hecho con alguien de 30, luchando contra las realidades que tiene ser un adulto y crecer, mostrando cómo la vida cambia ante nuestros ojos sin que nos queramos dar cuenta.

La virgen de agosto es lírica, poética y serpenteante sobre el desafío de la vida para definirnos y descubrir el camino a seguir. El film presenta numerosos capítulos, cada uno marcado con una tarjeta de título que indica la fecha. Esto sirve para que el espectador observe fragmentos de su vida diaria, algunos muy interesantes y otros que no lo son tanto.

La nueva cinta de Jonás Trueba provocará una sensación distinta en cada espectador, y esa es su mayor virtud. Todo el mundo sentirá y reaccionará de una manera diferente en la virgen de agosto, pero hay un elemento común: a todo el mundo le conmoverá por igual y caerá rendido ante un retrato sincero y emotivo: todos nos sentimos perdidos en alguna ocasión y esta cinta muestra uno de esos caminos que hay que tomar en la vida cuando sientes que no podrías estar más perdido.

Valoración: 3,5/5

Lo mejor: El viaje tan íntimo que plantea

Lo peor: Que su propuesta sea tan minoritaria que no llegue ni a la décima parte del público al que debería

VAVEL Logo