Entrevista. Julia Medina: "Julia Medina es la misma hoy, es la misma que estaba en OT y es la misma la que estaba antes de OT"
Julia Medina durante la entrevista en Sevilla. // Fotografías by Paz Seco y Montaje by Ana Alonso

Julia Medina dice que no deja de bailar porque quiere seguir intentándolo. Es una gran metáfora de cómo ha llegado hasta aquí.

Cuando entró en OT, sus primeras declaraciones en la presentación fueron “Estaba viendo que iba a acabar siendo maestra y no quiero, yo quiero ser cantante. Quiero dedicarme a cantar. Me encantaría”. Un año después, Julia Medina puede decir que su baile ha surgido efecto.

Entrevistar a Julia Medina es lo más parecido a estar charlando con un amigo de toda la vida. Tiene esa seguridad en las palabras y lo tiene todo tan claro, que transmite tranquilidad. La misma calidez de su voz al cantar, la transmite siendo entrevistada. Julia hace más fácil el trabajo de entrevistar.

Julia Medina es luchadora. Es sinónimo de trabajo y constancia. Es las ganas de comerse el mundo personificada.  Julia Medina es de esas personas que sabes que su pasión es todo lo que le llena en esta vida. Que la música es todo para ella. Tiene tantos sueños, tantas ansias por conocer, por transmitir…  Julia Medina viene al mundo a bailar, aunque diga que no sepa, para seguir probando y aprendiendo.

Tuvimos la suerte de charlar con ella el pasado miércoles en Sevilla con motivo de su promoción por la ciudad de su álbum debut No dejo de bailar, que ha salido al mercado este viernes 18 de octubre.

Charlamos sobre ella, sobre OT, sobre Dime, sobre la composición y el por qué del título del disco, de Marta Soto, Andrés Suárez, de compartir escenario con John Mayer, de cuándo y dónde escucharía ella No dejo de bailar y reflexionamos sobre su camino y la música:

Pregunta: Para quién no te conozca por OT2018 y la primera vez que ha oído hablar de ti ha sido con la revelación de tu primer single Dime, ¿puedes contarnos quién era Julia Medina antes de convertirse en la quinta finalista de uno de los concursos musicales más importantes de la televisión?

Respuesta: Julia Medina es la misma hoy, es la misma que estaba en OT y es la misma la que estaba antes de OT. Mucha gente piensa que por salir de un talent show, sales del talent show de verdad, naces en el talent. Pero, realmente no. Realmente tienes una vida antes. Yo antes hacía mis conciertos por ahí, por Cádiz, en Madrid toqué alguna vez, en Sevilla... Hacía lo mismo que ahora pero a otra escala diferente. Así que, para mí, sigue siendo lo mismo todo.

P: ¿Crees que Dime es la mejor canción como preludio de No dejo de bailar?

R: El disco tiene como dos vertientes diferentes. Aunque todo es homogéneo, pero hay como dos vertientes. Dime puede representar esa vertiente más pop más clásico, más melódico, algo así. Pero luego, hay otro tipo de canciones que son más de cantautor, que al final son más personales, de las que he escrito yo la letra entera… ¿sabes? Más mías. Dime me parecía un buen single  para sacarlo así de primeras. Porque, además, este viernes a lo mejor sale así otra cosita, y a lo mejor sorprende un poco.

P: Tu primer trabajo tras tu paso por la academia fue en el mes de junio de la mano de Marta Soto, gran amiga tuya, en una colaboración para su reedición de Míranos en el tema Entre otros cien. ¿Qué sensaciones diferentes has sentido al enfrentarte esta vez tú sola a tu propio videoclip con tu propio tema?

R: Yo cuando grabé el tema con Marta estaba súper tranquila. Yo decía “Esto es de Marta. Yo vengo aquí, a cantar con ella, a echar el rato”. Entonces, no sentía ningún tipo de nervios ni de responsabilidad. Y claro, esta vez, sí que he notado todo el peso de decir “Joder. ¡Esto ya es mío, sola! ¡Lleva mi nombre! ¡Tengo toda la responsabilidad del mundo!”. Pero, lo he disfrutado. Han sido dos maneras diferentes de vivirlo. Pero, lo he disfrutado.

P: ¿Por qué no dejas de bailar, Julia?

R: (risas) Pues eso fue una reflexión que hice. En OT, tenía que bailar, y a mí se me da mal, pero me encanta. A lo mejor estaba una hora para pillar un paso pero me encantaba estar una hora para pillar el paso aunque todo el mundo ya lo hubiese hecho hacía media hora (risas) Pero, me gustaba. Es como que me gustaba el proceso. Y lo asemejé a la vida. Yo no tengo ni idea de cómo se vive. Cuando me propusieron hacer un disco, yo decía “No sé cómo se hace un disco. No sé por dónde empezar”. Pero, hay que hacerlo. Vamos a ir poco a poco, vamos a ir haciéndolo, vamos a ir caminando hasta llegar al objetivo. Y no sé. Era un poco ese sentimiento de no dejo de bailar, aunque no sepa hacerlo, pero lo hago. Y aprendo. Mientras me caigo, me tropiezo o pierdo el tiempo en un paso. Pues, lo mismo con la vida ¿sabes? Aprendo a vivir, viviendo.

P: ¿Cómo ha sido el proceso de trabajar en tu primer álbum? ¿Cuál ha sido la parte de tal proceso que más has disfrutado?

R: Empecé súper emocionada. Yo nunca había compuesto con nadie. Nunca había escrito una canción con nadie. Siempre era sola. Me ofrecieron la posibilidad de reunirme con más autores, y lo aproveché, porque realmente quería aprender de ellos. Quería encontrar la esencia de cada uno, ver cómo lo hacen. He descubierto que hay muchas maneras de componer. Al final fue un proceso súper entretenido y divertido a la vez que iba escribiendo las canciones. Por eso. Porque iba aprendiendo. Y luego, a la hora de grabar los temas, es verdad que no lo disfruté tanto. Porque ya era yo sola en el estudio, con Dani (@danimusik), que es mi productor, ya enfrentándome de verdad a los temas y todo tiene que salir perfecto en el estudio mientras grabas. Entonces, he descubierto que, lo que me gusta, es componer (risas). Y luego cantar en directo. Porque creo que, al final, le estás cantando a la gente, y es como más natural.

P: Para este primer álbum te has rodeado de compositores como David Santiesteban, Gonzalo Hermida o Andrés Suárez, quién nos hablaba maravillas de ti en una entrevista que le hicimos la semana pasada. Concretamente, Andrés nos decía que aprendió mucho componiendo contigo. ¿Qué has aprendido en todo este proceso de composición junto a ellos?

R: Pues mira, justamente, Andrés Suárez fue la primera persona con la que compuse. Yo nunca había escrito con nadie y, de pronto, me dicen “Vas a ir con Andrés Suárez”. Y claro, yo, fan de Andrés Suárez, pues, de pronto, súper nerviosa. Y él llego ya cómo… Es hiperactivo, es muy nervioso. Y él ya llegó como (con acento gallego) “Tengo una idea que es un temazo. Esto va a ser un temazo” (risas) Y soltó como la primera frase de la canción. Y a mí me gustó un montón. Yo llegaba con miedo, y yo lo veía a él que tenía cero miedos, que se tiraba a la piscina. Entonces ya, eso me sirvió para las siguientes sesiones que tuve con más autores a tirarme a la piscina ¿sabes? Aprendí eso de él. Y esa sensibilidad que tiene escribiendo. Fue muy guay escribir con él, y estoy deseando volver. Tenemos pendiente volver a escribir porque fue muy guay escribir juntos.

P: Fue un ‘romper el hielo’ total.

R: Totalmente. Exacto. Así lo definiría. Rompí el hielo ese día.

P: ¿Tienes alguna anécdota que puedas contar de la grabación?

R: Joder… (risas). Seguramente haya miles de anécdotas, pero ahora mismo… ¡Ah, sí!. Cuando ya teníamos cerrado el repertorio del disco, un día fui a casa de Paco Salazar, otro autor, guitarrista y productor, a componer. Fuimos allí, no sé, a echar el rato, a componer algo, y, de pronto, salió el tema No dejo de bailar. Yo me miré con Dani, mi productor, y los dos dijimos “Ésta va dentro. Del tirón”. Y la metimos en el repertorio así como de última hora, y, al final, ha sido como el tema más especial del disco para mí. A eso me refiero con las dos vertientes del disco.

P: Actualmente eres una de las más aclamadas de OT2018. Son muchos los que opinan, tras tu puesta de largo en la música, que tu trabajo no tiene nada que envidiar al de artistas como Vanesa Martín o Malú. ¿Cuál crees que es la base de tu éxito?

R: Realmente es que no sé lo que es el éxito. Quiero decir… Yo nunca me compararía con Vanesa Martín o con Malú. Son artistas que llevan toda la vida currando y que están en una posición que no es la mía. Yo soy una persona que acaba de empezar, que ha sacado una canción al mercado, entonces, me parece un poco injusto (risas) que me comparen con Vanesa Martín o con Malú. Es verdad que, la visibilidad que te da un programa pues… Parece que estás en un nivel que no es real porque no tengo esa experiencia. Aunque en Instagram tenga los mismos números de seguidores que alguien así… No nos podemos guiar por eso, porque no es real.

P: Has compartido escenario junto con Vanesa Martín, Manuel Carrasco o Carmen Boza, con quién compartes tema en tu disco, además de haber cantado antes de OT junto a Marta Soto, Saurom, El Kanka o incluso Ed Sheeran, Demi Lovato o Luis Fonsi a través de la app smule. ¿Con quién te falta cantar?

R: (risas) ¿Sabes qué pasa? Yo creo que la música es compartir. Te enriquece, aprendes de los demás, ves a otro público diferente... Yo, te lo prometo que cantaría con quién fuese que me haga sentir algo con su música, que me lo proponga y nos parezca guay. No sé, compartiría escenario con quién fuera.

P: ¿John Mayer, por ejemplo?

R: Hombre, sí. (risas) Me encantaría, claro. (risas)

P: ¿Qué significa para ti la música?

R: La música creo que es la manera de expresarme que tengo. Yo soy una persona que me cuesta mucho hablar, expresar lo que siento hablando y siempre encuentro la manera de hacerlo con una canción.

P: ¿Qué prefieres, explicar el significado de tus letras o dejar que la gente deje volar la imaginación y le busquen un sentido propio?

R: En el disco hay muchas canciones que, por ejemplo, son de amor y esas me gusta que la gente las interprete o se las lleve a sus vivencias como les da la gana… No sé. Yo creo que eso es guay. La música al final es subjetiva. Todo el mundo nos hemos puesto los cascos y hemos llorado con alguna canción porque te recuerda a algo que has vivido. Y de pronto, si el autor te dice a lo mejor de qué va exactamente, ya no tiene la misma magia para ti. Entonces, que cada uno se imagine lo que quiera.

P: En una publicación en el Diario de Cádiz en diciembre del año pasado, Montiel de Arnáiz hace referencia a un texto que te dedicó en 2016 cuando andabas pisando escenarios multitudinarios con primera vez de la mano del grupo Saurom. De ese texto, el columnista extrae esta reflexión, “Releyendo aquel texto titulado “El hada y la Isla”, compruebo que tenía razón cuando concluía que Julia sería feliz toda su vida porque es la música lo que le otorgaba la felicidad.” ¿Qué tienes que decir sobre ello ahora que has emprendido el vuelo?

R: Enrique siempre me ha apoyado muchísimo. Me hizo ese reportaje cuando todavía no tenía música ni nada y se lo agradezco un montón. Y, no sé. En realidad, soy igual de feliz. Siempre tengo música en mi vida. Ahora, lo que te digo, a otra escala, pero, yo que sé, soy igual de feliz.

P: ¿Has tomado la senda musical que esperabas seguir?

R: Sí, cien por cien. La verdad es que le tenía cierto miedo a las multinacionales, a las discográficas… Cuando salí de OT decía… Yo que sé, a ver qué pasa. “A ver si me obligan a hacer algo que no quiero” Yo creo que esa es la opinión siempre de la gente. No, es que, ahora, te van a obligar a hacer un disco de reggaetón, por ejemplo. Y yo tenía un montón de miedo a eso. Pero, de pronto, llegué a la reunión y me dijeron “Bueno, qué. ¿Qué vas a hacer?”. Ý, de pronto, esa pregunta me descolocó un montón y dije “¡Ah! Pero… Que lo… ¿Que lo voy a hacer yo?” (risas) Y fue como ¡joder, esto era lo que quería! ¡Lo que yo llevo soñando toda la vida! Hacer un disco, currármelo… Y en eso he estado este año, al final. Y, el producto que nace es, al final, lo que yo quería hacer y lo que al final he hecho.

P: Has cantado en coros parroquiales, en salas como la Pay-Pay o La Riviera junto a Saurom, en teatros e incluso en estadios con la gira de Operación Triunfo 2018. ¿En qué tipo de escenario te ves tú y tu música en un futuro?

R: La verdad es que, por ejemplo, con OT, que he cantado delante de muchísima gente al final no es algo personal. No sé cómo explicarlo. Sales al escenario delante de tanta gente… Existe la emoción y estás nervioso, y es increíble cantar delante de tanta gente, pero, lo que se siente cantando, por ejemplo, en el Pay-Pay, en un escenario pequeño, que le estás cantando directamente a alguien a los ojos… Eso es algo que me daría pena perder, ¿sabes? Entonces, me encantaría seguir cantando en salitas, en teatros… Yo creo que sí, ese es mi sitio, mi hábitat.

P: Considero que hay canciones y cantantes que son para momentos específicos del día: Algunas son para por las mañanas, otras para leer, otras son canciones de atardecer… ¿En qué momento del día ves que No dejo de bailar encaja más?

R: Pues mira, por ejemplo, a mi me pasa que, a lo mejor alguna vez que me he puesto el disco entero para reflexionar sobre lo que he hecho… (risas) La última canción, que es Sálvate de ti con Pedro Guerra, me deja como anestesiada. O sea, es como, una canción que te deja como… Tranquilo contigo mismo. Y… Entonces yo, creo que, me pondría el disco al final del día.

P: Al atardecer.

R: Sí. Viendo un atardecer en El Bartolo (risas).

GALERÍA DE FOTOS DE PAZ SECO

Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
Foto: Paz Seco
MEDIA: 5VOTES: 12
VAVEL Logo