Entrevista a Sameh Zoabi:  "Nunca estás seguro de que realmente sea una comedia hasta que la gente se ríe"
Zameh Zoabi, director de la película "Todo pasa en Tel Aviv", en la Casa Árabe de Madrid

P. Lo primero que le quiero preguntar es ¿Por qué una comedia? Viendo la situación entre Israel y Palestina, no creo que sea el primer género en el que piensa uno cuando quiere hacer una película sobre el tema. Así que ¿Por qué eligió usted hacer una comedia sobre el tema?

R. ¿Hice una comedia? (Risas) Nadie me lo había dicho (Más risas). Quiero separar la idea de que hice una comedia porque es un genero, ya sabes, la comedia, el thriller, la ciencia ficción. Así que mi decisión no estuvo basada en la definición del género, no fue como si pensase "¡Oh! Quiero hacer una comedia, a ver que ideas se me ocurren".

Creo que fue más por la propia historia y la sensibilidad que me gusta del cine, es una combinación entre entretenimiento y cine de autor y estar en ese punto donde puedes hacer los dos. De ahí viene la comedia, viene de la idea de que el cine es también entretenimiento, no es un lugar en el que tu pagas la entrada para pasar dos horas miserables. 

Para mí el más o menos combinar la idea de que el cine es un lugar de entretenimiento con la de que también puede ser un lugar donde aprendes, experimentas cosas y reflexionas, ya bien sea sobre política o la sociedad, está en el centro de mi decisión. Así que en parte la comedia es para interesar a la gente en los palestinos.

En todos los sitios a los que voy a veces oigo "Estoy cansado de ver las mismas películas palestinas sobre lo que está pasando". Y ese sentimiento no solo se puede ver fuera de Palestina e Israel sino también dentro. Las personas no van a ver filmes palestinos o israelíes que tratan sobre el conflicto porque lo viven cada día. Así que casi tienes que  reinventar una nueva sensibilidad que permita a las personas ver la realidad desde una nueva perspectiva que casi les haga decir "¡Oh! Esto no lo he visto nunca. Incluso viviendo aquí (Israel/ Palestina) nunca lo he visto". Y parte de esa excitación es el humor.

Mi decisión fue jugar con esas ideas y siempre puedes decir "He hecho una comedia" o "Estoy haciendo una comedia" o "Estoy escribiendo una comedia" pero nunca estás seguro de que realmente sea una comedia hasta que la gente se ríe. (Risas)

P. Usted ya no vive en Palestina o Israel, sino que vive en Nueva York donde da usted clases. ¿Ve usted el conflicto desde otra perspectiva desde que vive fuera de la zona?

R. No creo que mi perspectiva haya cambiado, creo que mi identidad y mi propósito como realizador de películas se han vuelto más claros. Porque si tomas esa pequeña distancia, empiezas a ver como la gente te ve a ti desde fuera. Empiezan a desarrollarse nuevas ideas sobre quien eres y como tienes que contar tu historia. Así que creo que la distancia me ayudó a comprender y ver mi historia de una manera más cinematográfica y más universal. Ya no es local, al hacer una comedia y hacer reír a la gente en todas las partes del mundo, estamos hablando de una perspectiva humana universal. Y creo que estar fuera, viajando y viendo el mundo es parte de una educación, a nivel personal y profesional.

P. Dijo usted en otra entrevista, que otras obras suyas habían sido vistas como "demasiado israelíes" o "demasiado palestinas" ¿Pasó lo mismo con esta película cuando la gente la vio en Palestina e Israel?

R. Esa es una pregunta interesante. Con esta película creo que también pasó, todavía lo dicen. Por ejemplo, los palestinos porque el personaje israelí resulta simpático y gran parte del diálogo está en hebreo, y los israelíes porque piensan que la cinta no es objetiva, los hechos que pasan se ven solo desde la perspectiva palestina. Por supuesto que se ven desde la perspectiva palestina, estoy contando una historia palestina.

Es un poco extraño porque a la gente que dice estas cosas, nunca se las ve. La gente que define la obra como "demasiado israelí" o "demasiado palestina" no viene y te lo dice personalmente, a los cineastas eso solo se lo hace la gente a la que les gustan sus películas (risas). 

Pero están ahí y se pueden encontrar en Twitter o en las secciones de comentarios de los artículos. Recuerdo cuando se hablaba del filme en artículos de la prensa israelí, en los titulares ponía "Director Palestino" y se hablaba de como la obra lanzaba una mirada cómica a los controles y la ocupación. En los comentarios de los artículos se podía ver a los israelíes diciendo cosas como "Los palestinos no existen" "La ocupación no existe" "Este periodista es un judío que se odia a sí mismo". Esa gente siempre se esconde detrás de los comentarios online.

Como cineastas, no podemos vivir si siempre nos preocupa lo que otros piensan de nosotros. Creo que siempre tienes que ser fiel a lo que quieres contar.

P. ¿Por qué una telenovela? ¿Por qué escogió una telenovela para ser uno de los elementos centrales del filme? ¿Son las telenovelas palestinas, o árabes, populares en Israel?  Lo digo porque fue sorprendente para mí, ver que esta telenovela tenía fans isralíes y palestinos ¿Pasa esto en la realidad o es una cosa que se inventó para la película?

Imagen de la telenovela de la película obtenida del tráiler de la película
Imagen de la telenovela "Arde Tel Aviv" obtenida del tráiler de la película

R. Bueno, es divertido porque cuando mi película se estrenó en Tel Aviv, en junio, uno de los titulares decía "Arde Tel Aviv y la Novia de Estambul" porque había una serie de televisión, una telenovela turca, llamada La Novia de Estambul que es muy popular entre israelíes y palestinos.

Nosotros vemos muchas series, que vienen de Egipto, de Turquía, de Latinoamérica. Son bastante populares y yo crecí viéndolas, así que es muy natural elegir una telenovela. Creo que el motivo por el que escogí la telenovela es porque su forma es muy interesante, los personajes pueden decir directamente lo que sienten y lo que piensan así que era una muy buena herramienta para poder hablar de política de una manera directa.

De otra manera, si intentas hacer una comedia e intentas hablar de política en la vida real va a sonar como forzado. En la serie hay como un "buffer" y la gente se siente más cómoda oyéndolo ahí. Así que la usé más para el contenido político de la película y también para el humor porque la gente que va al cine piensa que las telenovelas son "tontas" y se ríen. Me permitió introducir humor y también hablar de política directamente, sin filtros.

P. El personaje principal de su película, Salam, es un guionista que esta empezando en el mundo del espectáculo, usted también es guionista, aparte de director ¿Está basado el personaje en usted?

R. (Risas). A lo mejor. Creo que sí, por supuesto siempre hay algo de ti el personaje. Creo que la conexión más personal es el dilema, hemos hablado de complacer a los israelíes, complacer a los palestinos y estar en el medio (siendo alguien que conoce las dos culturas). Así que creo que un alma creativa atrapada en una agenda política es mi conexión personal con él.

P. ¿Y hay algún otro personaje que basase en algún conocido, amigo o familiar? ¿O son simplemente personajes inventados para la película?

R. Sí, siempre hay algo así. Me gusta. En ocasiones, el personaje que tienes en mente te recuerda a alguien y usas a ese alguien cuando lo escribes. Pero no voy a decir quien (risas), especialmente en el caso del interés amoroso.

P. (Risas) Bueno, está en su derecho de permanecer en silencio y no mencionar a nadie (más risas). Los miembros del reparto hacen un trabajo fantástico con los personajes que les ha dado ¿Escribió usted esos personajes con esos actores y actrices en mente o los eligió después? Porque sé que usted ha trabajado con alguno de esos actores en otros proyectos.

R. No. Bueno, quizás en el caso de alguno de los personajes. Por ejemplo, en el caso de Mariam, quería trabajar con Maïsa Abd Elhadi, pienso en ella como una mujer fuerte. En el caso del tío de Salam, no lo estaba escribiendo para ese actor en particular el actor era uno al que por algún motivo siempre tenía en mente. Me gustaba como actor. En el caso de Nabil, el segundo guionista, siempre he visto a ese actor interpretando a ese personaje.

Así que sí, algunas veces sí tienes alguna idea, pero a los dos actores que interpretan los dos papeles principales tuve que buscarlos. Cuando se busca a los personajes principales se tiene que buscar la química perfecta. No buscas a actores perfectos, porque todos lo son, sino a actores que tengan una química perfecta entre ellos.

Los protagonistas de la película, Salam y Assi. Imágen obtenida del tráiler de la película
Los protagonistas de la película, Salam y Assi. Imagen obtenida del tráiler de la película

P. En la película se puede ver el conflicto entre Israel y Palestina pero también se pueden los desacuerdos en el lado palestino, desacuerdos entre diferentes generaciones sobre como resolver el conflicto. De un lado tenemos a Salam, que opina que tiene que haber otra salida al conflicto, un termino medio entre  las bombas y la rendición y del otro tenemos a su tío que piensa que los jóvenes han perdido el espíritu de lucha y que hay que reavivar la llama. En esta película usted lanza un mensaje muy interesante que dice que para que la cosa se resuelva las partes (Israel y Palestina) tienen que verse y tener un diálogo como iguales ¿Cree usted que es posible este diálogo a corto o medio o plazo?

R. Bueno, hay dos maneras de responder a esa pregunta. Hay que entender que está película es posterior a Oslo (se refiere a los acuerdos firmados por el gobierno israelí y la Organización para la Liberación de Palestina en la capital noruega en 1993). Se suponía que Oslo uniría a la gente (a palestinos e israelíes) pero ha sucedido justo lo contrario.

En Israel tenemos un gobierno de derechas, el gobierno de Netanyahu, que está construido sobre eslóganes llenos de odio del estilo "Ellos contra Nosotros" y que ha creado una brecha. Y en Palestina, tenemos a una muy pasiva y decapitada OLP, una Autoridad Palestina, que no tiene nada de poder. Tenemos a estos líderes que nos han alejado a los unos de los otros, creando muros y controles.

El protagonista de la película pasando por un control israelí. Imagen obtenida del tráiler de la película
El protagonista de la película pasando por un control israelí. Imagen obtenida del tráiler de la película

Así que los israelíes y los palestinos ya no se juntan. Normalmente, los Palestinos solo ven a los soldados israelíes y, en Gaza ni si quiera eso, en Gaza solo ven las bombas. Así que es difícil crear una conexión cuando la realidad no lo permite. No es porque ellos no quieran, es porque hay una agenda política, una agenda que dice "No resolvamos este problema". 

Nadie está interesado en resolverlo, están interesados en mantener el statu quo. Así que, básicamente, si entendemos esto, si entendemos que estos gobiernos están en contra de que la gente se junte y que solo quieren mantener las cosas como están, entonces tenemos un problema generacional.

Que esa generación que creció con las esperanzas que dio Oslo, como Salam, ahora no tiene agenda política porque no ve ningún liderazgo. Y luego tenemos a aquellos que fueron como Marwan (un personaje de la telenovela de la película) en los 60, que fueron los luchadores por la libertad y que después de Oslo se convirtieron en empleados, que trabajan para el gobierno, en oficinas, que son productores etc. Y esos han perdido el contacto con la realidad palestina, su lucha, se podría decir que viven "en sus propios castillos".

El tío de Salam es uno de ellos. Pero es alguien que está dispuesto a reavivar la llama a través de su  serie de televisión. Pero, incluso eso no es suficiente. Así que Salam llega y le dice: "Tú vete a dormir, mi generación tiene que escribir el siguiente capítulo."

La idea es que creo que debemos dar a la nueva generación de palestinos el poder para continuar hacia delante. Por supuesto, ellos no van a poder avanzar solos, también necesitan a la nueva generación de israelíes y trabajar juntos. No creo que sea posible la paz si los dos pueblos no están igual de interesados en que llegue. Los americanos y los europeos no van a crear la paz.

Los palestinos e israelíes de esta generación, de la generación de Salam y Assi, tienen que encontrar nuevos líderes. Líderes que acaben con la ocupación y que hablen de igual a igual sobre el futuro.

P. ¿Y cuánto tiempo cree que tardarán?

R. No lo sé. Pero tengo el presentimiento de que en 5 años pasará algo. El statu quo se derrumbará por su propio peso y las cosas cambiarán ya que la vieja generación ya no estará y Netanyahu podría estar en la cárcel para entonces. 

P. Salam está dispuesto a escribir una segunda temporada de Arde Tel Aviv ¿Estaría usted dispuesto a escribir una secuela de esta película o cree que la historia está contada y ya no volverá a visitar a estos personajes nunca más? Por ejemplo, si cambiase la situación política.

R. No tengo ningún interés por el momento. Es posible que en el futuro, por eso lo dejé el final abierto. A lo mejor cambia algo  y debido a ello nace una nueva historia.

P. ¿Tiene alguna idea sobre que será su siguiente proyecto? Un nuevo largometraje o...

R. Sí, he estado trabajando en un nuevo proyecto. Es una comedia y también un drama. La historia sucede en Gaza y se llama Catch the Moon. Ahora estoy en proceso de financiar la película y espero empezar a rodar en Verano.

Tráiler de Todo Pasa en Tel Aviv

 

 

 

 

 

 

VAVEL Logo