GP de Bélgica 1998: Damon Hill se alza sobre el caos

El circuito de Spa es uno de los de mayor historia en la Fórmula 1. Siendo uno de los más antiguos, en sus pistas han ganado por primera vez grandes pilotos como Fangio, o casi 50 años más tarde, Michael Schumacher. Spa-Francorchamps se inauguró en 1924 con un trazado que era el doble del actual y su primer Gran Premio (aunque no de competición) tuvo lugar en 1925, cuyo vencedor fue Antonio Ascari. La reducción del circuito se produjo en un intervalo en el que Spa no acogió el Gran Premio de Bélgica (lo sustituyeron los circuitos de Nivelles y Zolder), desde 1970 hasta 1983, cuando los tramos considerados de mayor peligro fueron suprimidos.

Seguramente el Gran Premio de Bélgica de 1998 habrá quedado en la memoria de muchos aficionados, pero lamentablemente no por lo netamente deportivo, sino por el gran número de choques observados en aquella oportunidad.

Mika Häkkinen logró la pole position y le acompañó en primera línea David Coulthard, que acabaría pasando a la historia en esta carrera sin darse cuenta. Su máximo rival en el mundial, a tan solo 7 puntos, era Michael Schumacher, que salía en cuarta posición. El mundial estaba claro que era cosa de dos y si Häkkinen fallaba en una carrera Michael le podía coger la delantera. Los errores no estaban permitidos, pero el trazado de Spa siempre nos deja alguna sorpresa.

La prueba se desarrolló en el circuito SPA-Francorchamps bajo una lluvia torrencial. A pesar de las malas condiciones climatológicas de la pista a las 14:00, se tomó la salida tal y como estaba previsto. Todos los pilotos llegaron a la curva de La Source y por fortuna nadie se quedó parado, sin embargo, en la bajada hacia Eau Rouge, el escocés David Coulthard y el norirlandés Eddie Irvine se tocaron, el de McLaren rebotó contra el muro interior y salió de nuevo despedido hacia el centro de la pista.

Por detrás llegaron todos los demás monoplazas, que, cegados por la tremenda cortina de agua que se había levantado, no pudieron hacer nada para evitar el choque en cadena. Uno tras otro colisionaban entre ellos creando un tapón histórico que nos ha dejado imágenes espeluznantes. 13 coches quedaron destrozados en ese accidente, mientras los neumáticos salían desperdigados por todos lados.

Desde dirección de carrera se mostró la bandera roja y la carrera se suspendió. En la segunda salida, sólo 18 coches pudieron tomar parte en la carrera, cuatro equipos habían destrozado sus dos monoplazas y sólo contaban con un coche de repuesto.

A la media hora se reinició la carrera y Häkkinen y Schumacher lucharon por la primera posición en la primera curva, pero Mika perdió el control de su monoplaza y colisionó con, Herbert que estaba en la última posición, de esa forma, Häkkinen decía adiós a la carrera. Ahora Michael era líder del mundial, pero las cosas no acabarían así. De la misma forma, Coulthard volvió a sufrir un accidente, ésta vez con Alex Wurz, que provocó el abandono del segundo, mientras que escocés regresó en última posición. Michael lideraba la carrera y todo marchaba perfectamente para el alemán, pero Coulthard volvió a aparecer.

Michael tenía que doblar al accidentado piloto escocés, pero éste no se dejaba, hecho que provocaba más de un aspaviento de rabia del alemán sobre la pista. Cuando por fin lo hizo, fue de tal forma que ambos monoplazas acabaron tocándose y tuviendo que visitar el pitlane, donde finalmente ambos acabarían abandonando. De esta forma, David decía adiós a un gran premio en el cual se convirtió en protagonista sin quererlo. Michael, en el momento de bajarse del monoplaza, fue directo al box de McLaren para tener algo más que palabras con David, pero fueron separados.

Sin Michael al frente, Damon Hill tenía el triunfo al alcance de su mano, Eddie Jordan contemplaba nervioso como su piloto podía darle la victoria y Ralf, compañero de Hill, el doblete.

Finalmente fue así, los dos modestos Jordan cruzaron la línea de meta primero y segundo. Ésta fue la última victoria de Damon Hill en la Fórmula 1, además de ser la primera y única victoria de un monoplaza con motor Repsol. La clasificación del mundial no varió en la lucha de los contendientes al título por lo que se puede decir que en términos del mundial no fue una carrera para enmarcar, pero por sucesos cabe decir que se podría hacer una trilogía de este Gran Premio.

Clasificación final de la carerra:

1. Damon Hill (Jordan Mugen-Honda)
2. Ralf Schumacher (Jordan Mugen-Honda)
3. Jean Alesi (Sauber Petronas)
4. Heinz H. Frentzen (Williams Mecachrome)
5. Pedro Diniz (Arrows Yamaha)
6. Jarno Trulli (Prost Peugeot)
7. David Coulthard (McLaren-Mercedes)
8. Shinji Nakano (Minardi-Ford)

VAVEL Logo