1991: Ayrton Senna demuestra su magia por tercera vez
1991: 'Magic' Senna se proclama tricampeón del Mundo. I FOTO: Sandra Porto Zapatero

Ayrton Senna comenzó el Mundial de 1991 como máximo favorito al título, tras haberse proclamado el año anterior campeón por 2ª vez en su carrera. El McLaren MP4/6 partía como el mejor monoplaza de la parrilla, con una diferencia abismal respecto al resto de escuderías. Sin embargo, en cuanto comenzó la temporada, se vio que Nigel Mansell, al volante del Williams FW14, iba a convertirse en el principal rival del brasileño. El británico contaba con un monoplaza que, según avanzaba la temporada, demostró estar a la altura del McLaren e incluso lo superó en algunos grandes premios. Por su parte, Alain Prost, el eterno rival de Senna, no estuvo entre los candidatos al título debido a que Ferrari no contaba esa temporada con un coche ganador.

Un inicio arrollador

Las primeras carreras confirmaron la supremacía del piloto brasileño. Senna logró la ‘pole position’ en la primera prueba del Mundial, el Gran Premio de Estados Unidos. El piloto nacido en Sao Paulo hizo bueno el primer puesto en la parrilla de salida y logró la victoria sin oposición, llegando a más de 16 segundos del 2º clasificado, Alain Prost. Ayrton Senna logró también la victoria en la 2ª carrera de la temporada, el Gran Premio de Brasil. El circuito de Interlagos vio ganar, por primera vez en su tierra natal, a su ídolo, que tuvo problemas en la caja de cambios al final y terminó la carrera con menos de tres segundos de ventaja con respecto Riccardo Patrese, que se acercó en las últimas vueltas con el Williams. Tal fue el cansancio del brasileño que tras ver la bandera a cuadros, dejó el coche a un lado del circuito y casi se desmayó, por lo que tuvo que ser atendido por el personal médico del circuito.

Ayrton Senna celebra su primera victoria en Brasil | Foto: 365d.com

El campeonato comenzó de manera inmejorable para Ayrton Senna, que también sumaría dos triunfos en las dos siguientes carreras. En el Gran Premio de San Marino, y tras los abandonos de los dos Williams, los McLaren no tuvieron problemas para hacer el primer doblete de la temporada. El brasileño pasó la línea de meta con 1.6 segundos de ventaja respecto a su compañero de equipo, el austríaco Gerhard Berger. El tercer clasificado en dicha prueba, el finlandés Jyrki Järviehto, finalizó la carrera doblado por el ganador.

Las escuderías viajaban hasta Mónaco para disputar la 4ª carrera del Mundial. En el siempre difícil trazado monegasco, Senna volvió a demostrar su habilidad al volante y logró un nuevo triunfo, consiguiendo un pleno de victorias tras los cuatro primeros grandes premios. Senna superó por 18 segundos a Nigel Mansell, 47 a Jean Alesi y en más de una vuelta al 4º clasificado.

Ayrton Senna rueda en las calles de Mónaco | Foto: oppositelock.jalopnik.com

Nigel Mansell comienza a despegar

Tras la carrera del Principado, se inició una fase de la temporada en el que los distintos problemas de Senna y el aumento de la fiabilidad del Williams permitieron a Nigel Mansell y Riccardo Patrese dominar y conseguir vencer las siguientes carreras. Los dos pilotos de la escudería británica lograban ocupar la primera fila de la parrilla en la 5ª prueba del Mundial, el Gran Premio de Canadá. Sin embargo, en carrera, fue el brasileño Nelson Piquet el que se alzó con la victoria, tras el abandono de Mansell en la última vuelta cuando lideraba la carrera. Senna no participó en este gran premio por problemas con el alternador de su monoplaza.

La Fórmula 1 seguía en el continente americano para la celebración del Gran Premio de México. Los dos Williams volvían a partir en las dos primeras posiciones, con Patrese por delante de su compañero de equipo, y Senna arrancaba en la 3ª posición. La superioridad de la escudería fundada por Frank Williams quedó patente desde el primer momento, y el italiano llegó con algo más de un segundo de ventaja sobre Mansell, mientras que Senna cruzó la línea de meta a 57 segundos del ganador.

La vuelta al continente europeo no supuso ningún cambio entre las escuderías, y Mansell se proclamó vencedor del Gran Premio de Francia, escoltado por Alain Prost, que realizó su mejor carrera de la temporada ante su afición, y Ayrton Senna, otra vez muy lejos del piloto británico. Las dos siguientes carreras, disputadas en Gran Bretaña y Alemania respectivamente, terminaron de la misma forma que la celebrada en territorio galo, esto es, con Nigel Mansell en lo más alto del podio. Por su parte, Ayrton Senna no logró terminar ninguna de las dos pruebas por el mismo motivo, la falta de combustible.

Nigel Mansell lleva a Senna tras quedarse el brasileño sin combustible | Foto: taringa.net

Tras la disputa de las nueve primeras carreras del Mundial, Ayrton Senna lideraba el campeonato de pilotos con 51 puntos, mientras que Nigel Mansell lograba ascender hasta la 2ª posición tras sumar tres victorias en las tres últimas pruebas celebradas, sumando 43 puntos en su casillero. Aún restaban siete grandes premios y los dos favoritos al título se volvían a ver las caras en el circuito de Hungaroring para disputar el Gran Premio de Hungría. El brasileño se hacía con la ‘pole position’, mientras que el piloto británico partía desde la 3ª posición. La carrera deparó un duelo espectacular entre ambos, pero el mayor talento del piloto sudamericano le valió para hacerse con el triunfo, mientras que Mansell tuvo que conformarse con la 2ª plaza, a 4.6 de Senna.

El brasileño vuelve a reaccionar

El circuito de Spa-Francorchamps albergaba la 11ª prueba del Campeonato del Mundo, y el trazado belga fue testigo de una nueva victoria de Ayrton Senna, que consiguió junto a su compañero de equipo un nuevo doblete para la escudería McLaren. El triunfo tuvo un valor añadido debido a la retirada de Nigel Mansell por problemas eléctricos en su coche, con lo que la ventaja en el Mundial volvía a ampliarse. Así, el brasileño sumaba 71 puntos tras los dos últimos triunfos, mientras que el británico contaba con 49 puntos en su haber.

Otro trazado mítico de la Fórmula 1, el circuito de Monza, era el escenario de la siguiente carrera de la temporada. La batalla entre Mansell y Senna no defraudó y volvió a dejar un emocionante duelo entre ambos pilotos, pero la superioridad técnica del Williams permitió al británico lograr un nuevo triunfo, el 4º de la temporada, y lograba recortar ligeramente la desventaja con el brasileño, que sólo pudo terminar en el 2º cajón del podio.

Pero de nuevo en la siguiente carrera, Nigel Mansell no logró aprovechar la superioridad de su monoplaza. El inglés fue descalificado por una maniobra no permitida del equipo al efectuar un cambio de neumáticos, situación que aprovechó Ayrton Senna para terminar la carrera en el 2º puesto, tan sólo por detrás de Riccardo Patrese, que entró con 20 segundos de ventaja respecto al brasileño. La diferencia en el Mundial entre ambos ascendía hasta los 24 puntos, con sólo 30 puntos en juego. La siguiente prueba, el Gran Premio de España, podría determinar al Campeón del Mundo. Mansell llegaba con la obligación de ganar, y el piloto británico cumplió con su cometido y se alzó con el triunfo, lo que unido al 5º puesto de Senna le permitía contar con opciones de alzarse con el título.

Mansell y Senna en la recta de meta del Gran Premio de España | Foto: taringa.net

La sentencia del campeonato

La penúltima carrera de la temporada, el Gran Premio de Japón, se presentaba en condiciones similares a la anterior prueba, con Mansell obligado a ganar para seguir contando con posibilidades de ser Campeón del Mundo. El británico necesitaba, además, que el brasileño terminase en 5ª posición o peor, por lo que la tarea era bastante complicada para el piloto de Williams. El fin de semana comenzaba con la igualdad existente entre las dos principales escuderías esa temporada, lo que se tradujo en la ‘pole position’ del compañero de Senna, Berger. 2º partía el sudamericano, mientras que 3º arrancaba Nigel Mansell. Pero las esperanzas del piloto inglés se terminaron en la vuelta 9, tras un accidente que dejó al FW14 en la grava del circuito de Suzuka. A partir de ahí, la carrera fue un paseo para los McLaren y, al final, Senna cedió la victoria a su compañero de equipo en agradecimiento a su trabajo durante toda la temporada.

Así, Senna viajaba hasta Australia para disputar la última prueba del Mundial convertido en tricampeón del Mundo. En el circuito de Adelaida, el brasileño despidió la temporada con una nueva victoria tras aventajar en 1.2 a su rival durante todo el año, Nigel Mansell. La carrera pasó a la historia como la más corta en cuanto a la duración, pues las malas condiciones climatológicas provocaron su supensión.

La temporada 1991 pasará a la historia por muchos factores, como el debut de Michael Schumacher en el Gran Premio de Bélgica, de Mika Häkkinen en el Gran Premio de Estados Unidos, o por la retirada de Nelson Piquet, pero sobre todo, quedará en la memoria de los aficionados como el tercer y último título para Ayrton Senna, después de una intensa batalla contra otro de los mejores pilotos de la historia, Nigel Mansell.

FOTOS: formula1 y terra.

VAVEL Logo