La Firma de F1 VAVEL | Michael Schumacher y Jules Bianchi, unidos por el destino
Michael Schumacher y Jules Bianchi, dos pilotos unidos por el destino | FOTO: Alejandro Mateos / VAVEL.com

Michael Schumacher y Jules Bianchi, dos pilotos a los cuales el destino quiso unir en delicadas circunstancias. El primero, toda una leyenda en este deporte, el piloto con más títulos en Fórmula 1, siete, nada más y nada menos, que catapultaron a lo largo de los años al káiser al Olimpo de la Fórmula 1. Por otro lado, el segundo piloto, su camino no había hecho más que empezar con la que estaba siendo su segunda temporada en la máxima categoría del automovilismo.

La mala suerte se cebó con ellos a tal punto que una roca y una grúa se interpusieron en sus caminos mientras realizaban deportes que, sea por afición o trabajo, les unió a un futuro incierto para ambos.

Foto: Bryn Lennon / Getty Images Sport

Hace más de un año de aquel lejano 29 de diciembre de 2013, en el que el piloto alemán, Michael Schumacher, quedaba en coma tras un fuerte impacto en la cabeza mientras practicaba esquí con su familia en Méribel. Una simple roca que pudo más con él que 19 temporadas de las que fue su pasión, en las que se convirtió en una leyenda de la Fórmula 1. Seis meses más tarde, de los que han pasado casi nueve, el piloto más laureado de la historia del automovilismo, se mantiene en proceso de rehabilitación tras salir del coma el 16 de julio en la que está siendo la carrera más importante de su vida.

Por otro lado, son ya cinco meses desde que el pasado 5 de octubre de 2014, el MR03 se saliera de pista e impactara contra aquella fatídica grúa. Cinco meses en los que a pesar del traslado de Japón a Francia, mantienen a Jules en el mismo estado de coma en el que al igual que el alemán, mantienen al francés en la carrera más importante de su vida.

Foto: Tom Peninngton / Getty Images North America

En todo caso, ninguno de los dos accidentes fueron en circunstancias similares, uno de ellos fue esquiando, mientras el otro si fue en plena competición, pero una cosa si fue común en ambos casos, a pesar de los diferentes golpes, es que la seguridad que protegía a ambos fue clave en que ambos a día de hoy se mantengan vivos.

En el caso de Michael, el ex-piloto fue salvado gracias al casco que éste utilizó mientras esquiaba, mientras que a Bianchi, a pesar del casco poco más se podía en un golpe como el que recibió el francés, si es cierto que el casco realizó un gran trabajo por el que Jules sigue luchando por su vida.

Foto: Autosport

A pesar de ser un deporte seguro, la seguridad sigue quedando en entredicho en ocasiones en la Fórmula 1, ya que, por mucha seguridad con la que se cuente, las cabezas de los pilotos siguen estando expuestas a los peligros que acechan en pista y han sido varios los percances vividos estos últimos años. Sea la tuerca que golpeó a Felipe Massa en 2009, el tráiler contra el que chocó María de Villota en 2012, la grúa con la que impactó Jules Bianchi el pasado año o, sin ir más lejos, el extraño accidente que ha dejado sin ir a Australia a Fernando Alonso en los recientes test de Montmeló.

Un simple cerramiento, el cual muchos aún no ven con buenos ojos, que a priori incluso podría mejorar la aerodinámica de los monoplazas, como ya existe en las 24 Horas de Le Mans, supondría un gran paso en la seguridad de los pilotos, aunque en el caso de Michael no habría ayudado, que se juegan la vida cada vez que se suben al volante del que es su trabajo.

Foto: f1fanatic.co.uk

#ForzaSchumi #ForzaJules

VAVEL Logo