Nuevo BMW Serie 5: conducir en clase business
BMW 530d xDrive Luxury (Imagen: BMW)

Tras la resaca que deja el Salón de París, BMW presenta la séptima generación de su Serie 5 bajo el código interno g30. Y es que los bávaros han reservado este importante descubrimiento para hacerlo ahora una vez pasada la feria parisina.

Con 4,935 metros de longitud, 1,868 metros de anchura y 1,466 metros de altura, la nueva berlina preparada para medirse con el Mercedes-Benz Clase E, el Audi A6, el Jaguar XF o el Volvo S90, es 28 milímetros más larga, 8 milímetros más ancha y 2 milímetros más alta que su predecesor.

Pero, pese al ligero crecimiento, este nuevo modelo ha sufrido un más que considerable adelgazamiento gracias a la plataforma CLAR, sobre la que también se monta el Serie 7, y al aluminio, acero de alta resistencia y magnesio que emplea. Así, la marca anuncia que el peso es 100 kilos menor que en la generación anterior.

BMW 530d xDrive Luxury (Imagen: BMW)

La gama se formará con el 530i mediante un nuevo 2.0 de 252 caballos, con el 540i mediante un también nuevo 3.0 de seis cilindros y 340 caballos, y con el M550 xDrive mediante el 4.4 V8 de 462 caballos en gasolina; mientras que en diésel las versiones existentes serán el 520d mediante el 2.0 de 190 caballos y el 530d mediante el 3.0 de seis cilindros y 265 caballos. Estará disponible, además, una alternativa híbrida enchufable denominada 530e iPerformance de 262 caballos.

Tanto los 530i y 540i como los 520d y 530d podrán asociarse opcionalmente al sistema de tracción total xDrive, y en todos los casos el cambio será de serie el automático Steptronic de 8 velocidades por convertidor de par desarrollado por ZF, a excepción del 520d que podrá configurarse con una caja manual de seis velocidades.

BMW 530d xDrive Luxury (Imagen: BMW)

La suspensión, rediseñada en el eje delantero y reforzada en el trasero, podrá contar con la ayuda de la amortiguación ‘Adaptive Drive’ para contrarrestar las fuerzas de inclinación en curva y también con el nuevo ‘Dynamic Drive’, que ahora controla activamente los estabilizadores de manera eléctrica en vez de hidráulicamente para ser más eficaz a la hora de filtrar las imperfecciones de la carretera y de mantener la estabilidad del vehículo.

El conductor podrá seleccionar entre una conducción confortable, dinámica o eficiente, variando la respuesta del motor y de la caja de cambios, así como la dureza de la suspensión y de la direción gracias al ‘Driving Experience Control’.

Como novedad, en esta ocasión, el sistema de ruedas traseras directrices, que dota al coche de un mejor paso por curva y una mayor maniobrabilidad en ciudad, podrá combinarse también con la tracción xDrive.

BMW 540i M Sport (Imagen: BMW)

En esta Serie 5 no faltarán las variantes Touring y GT, y por supuesto tampoco la versión deportiva firmada por M con alrededor de 600 cv

Estéticamente el nuevo Serie 5 evoluciona siguiendo la pauta del Serie 7, especialmente en el frontal, donde adquiere unos grupos ópticos más grandes que se unen a los clásicos “riñones”, los cuales son a su vez también más voluminosos que en el modelo anterior. La línea lateral se mantiene con un nervio a la altura de las manillas de las puertas que llega hasta los pilotos.

Dependiendo de si el acabado escogido sea ‘Sport’ o ‘Luxury’, la apariencia del coche será algo distinta. En el primer caso contará con detalles en negro brillante y un toque más deportivo, mientras que en el segundo los detalles serán cromados y el aspecto general mucho más elegante. Quien desee acentuar todavía más la imagen deportiva del Serie 5 podrá hacerlo con el habitual paquete ‘M Sport’ que incluye parachoques más agresivos, colas de escape más amplias, suspensión rebajada y llantas específicas en 18 o 19 pulgadas.

BMW 540i M Sport (Imagen: BMW)

En el interior, el salpicadero es muy parecido al de la berlina superior, con una consola central orientada hacia el conductor sobre la que se sitúa la pantalla de 10,25 pulgadas del sistema iDrive, que se puede manejar mediante el mando táctil del túnel central, por voz o incluso por gestos. Por primera vez en un coche la conexión con CarPlay de Apple no requerirá de cables y será una compatibilidad totalmente inalámbrica.

La tapicería del habitáculo puede ser de cuero Dakota o Nappa y los asientos multifunción opcionales ofrecen ocho programas distintos de masaje además de calefacción y ajuste eléctrico. Quien lo prefiera tendrá la posibilidad de optar por los asientos deportivos que cuentan con una mayor sujeción. El sistema de climatización será cuatrizona en opción y, dentro del paquete ‘Ambient Air’, se podrá equipar con un sistema de ionización del aire y con un aromatizador.

Según BMW la altura y el espacio para las piernas en las plazas traseras se ha incrementado, así como el maletero que alcanza los 530 litros de capacidad.

BMW 530d xDrive Luxury (Imagen: BMW)

Por supuesto no faltarán avanzados sistemas que alerten o intervengan automáticamente ante peligros, pero uno de los asistentes más destacados es el control de crucero activo que aproxima al Serie 5 a la conducción autónoma debido a que trabaja en el rango de velocidades de entre 0 y 210 km/h ajustándose a la situación del tráfico o a los límites de velocidad, a que detiene y arranca el vehículo durante atascos, a que tiene en cuenta las salidas en autopistas y las glorietas, y a que libera al conductor de guiar el volante en tramos monótonos de autopista.

Como en el Serie 7, el aparcamiento podrá ser automático o por control remoto desde fuera del coche mediante la llave display del coche. Con esta llave, que dispone de pantalla táctil, también se podrá encender a distancia el climatizador, comprobar si se han cerrado las puertas y se han subido las ventanillas o conocer los litros de combustible que quedan en el depósito.

VAVEL Logo