El nuevo Red Bull pasa los 'crash-test' y está casi listo para la nueva temporada
Foto: Sutton

La nueva arma de Red Bull ya está lista, según ha afirmado hoy el máximo responsable técnico de la escudería energética en el Autosport Show celebrado en Inglaterra. Adrian Newey, en cuyas manos ha recaído el diseño del nuevo monaplaza de los austríacos ha confirmado que el monocasco del equipo ha pasado todas las pruebas de impacto que exige la FIA para poder competir y estar presentes en la parrilla de salida del GP de Australia en marzo. Newey, que reconocía en sus declaraciones que, aunque aún quedan detalles por ultimar en el diseño del nuevo monoplaza, es este el año en que antes han superado esta prueba preliminar, permitiéndoles este hecho afrontar de una manera más relajada la cuenta atrás de la pretemporada.

Red Bull se une así a la todavía corta lista de equipos que han superado estos 'crash-test' de cara a la temporada 2017. Después de que Toro Rosso y Force India anunciasen que los habían superado, hace pocas horas Haas confirmaba que ellos habían hecho lo propio hace unos días. Así, estos equipos ponen sus miras ya en los test de Barcelona que tendrán lugar a finales de febrero, y que inaugurarán de manera oficial la pretemporada.

El equipo austríaco, por su parte, supera un escalón más de cara a convertirse en un serio aspirante al título, venciendo a los, de momento, insuperables Mercedes. A este respecto, Newey se ha mostrado optimista, no solo en lo realtivo al diseño del coche, sino también en lo referente a los datos ofrecidos por Renault. El director técnico de Red Bull ha apuntado que Renault va disminuyendo la brecha que tenía con los propulsores de Mercedes y Ferrari, y ha reconocido que todos en el equipo francés trabajan sin descanso para seguir mejorando la potencia de sus motores.

Foto: Sutton
Foto: Sutton

 A este respecto, el ingeniero ha insistido en que, al aportar los nuevos paquetes aerodinámicos un agarre tan potente, los adelantamientos se pueden ver muy afectados

Sin embargo, un aspecto que ha señalado Newey que no le parece tan positivo de la temporada que se avecina es la nueva normativa aerodinámica. A este respecto, el ingeniero ha insistido en que, al aportar los nuevos paquetes aerodinámicos un agarre tan potente, los adelantamientos se pueden ver muy afectados. "Tener más carga aerodinámica está muy bien y significa que curvas como Copse se harán a fondo en carrera. Pero lo que eso hace a los adelantamientos es un poco más preocupante. Las distancias de frenado serán más cortas", ha opinado el británico. 

Con todo, Newey se ha mostrado expectante y deseando que lleguen los primeros test en pista para poder comprobar de primera mano el rendimiento de los nuevos monoplazas y el ritmo que tiene su escudería frente a sus rivales.

VAVEL Logo