John Surtees, el piloto de la chaqueta grande, el 'hijo del viento'
John Surtees es considerada una leyenda del motor, tanto en Formula 1 como en motociclismo

Trece años tenía John Surtees en 1947 cuando pilotó por primera vez una bicicleta motorizada sobre un sendero de tierra en el Wallace Blackburne speedway, todo gracias a su padre Jack, que tenía una tienda de motos. Dio vueltas hasta que se quedó sin gasolina. Seguramente al pararse no pensó que sería siete veces campeón del mundo de motociclismo, y mucho menos ser el único en ganar también un mundial de Fórmula 1.

El chico de la chaqueta grande

Surtees nació en Tatsfield, Surrey, el 11 de febrero de 1934. Fue el mayor de tres hermanos. Su hermano Norman, su hermana Dorothy y él vivieron con su padre John (conocido como Jack) y su madre Dorothy en Shirley, cerca de Croydon. Su padre, Jack, tenía una tienda de pequeñas motocicletas en Tamworth, al oeste de Croydon. Ahí empezó todo para John.

Surtees era un chico competitivo, le gustaba ganar a cualquier deporte en la escuela.  Fue el capitán del equipo Ashburton de la escuela de fútbol, corredor de fondo y un duro rival en boxeo. Sin embargo, el motociclismo era lo que mas cerca tenía en casa, gracias a su padre, y no pudo evitar probar el deporte de las dos ruedas.

Foto: Pinterest

Sus padres también estuvieron implicados en el mundo de las motocicletas, no solo tenían un negocio. Durante los meses de invierno, su madre Dorothy fue pasajera en los entrenos de Jack, mientras que en verano el padre de Surtees entrenaría con su hijo como paquete en su sidecar.

La primera toma de contacto en una competición para el joven Surtees fue en 1949, en una pista de hierba que se encuentra en Bedfordshire. John, con apenas quince años, llevaba un par de chaquetas de su padre. Se puso una de ellas, y le quedaba muy grande. La bicicleta motorizada también era demasiado grande y pesada para él, resultándole difícil maniobrar en las curvas. De hecho, ese día Surtees sufrió una caída, aunque terminó la carrera. No terminó muy satisfecho, pero ese mismo día se dio cuenta de que la competición era lo que quería, y las motos su pasión.

Foto: Getty Images

El primer triunfo de Surtees en competición fue el 3 de junio de 1951, con diecisiete años, en una copa inglesa. El joven británico ganó las tres carreras a las que se apuntó, y en una de ellas venció con polémica, colisionando con su rival de entonces, Harry Pearce, durante los últimos compases de la carrera.

Ese chico de apenas diecisiete años asombró por su pilotaje, y la marca inglesa Norton no dudó en hacerse con su talento. En 1952 disputó el Gran Premio de Ulster, en Irlanda del Norte, ya en el Campeonato del Mundo de motociclismo. Era sorprendente cómo un chico de dieciocho años pilotaba una Norton de 500cc tan rápido. Surtees asombró a todos, acabando en sexta posición, logrando un punto en la clasificación general. Tan solo disputó una carrera esa temporada, pero fue suficiente para demostrar su talento. Los siguientes años fueron complicados para él.

El 'hijo del viento'

Tres años después de su debut, y en el mismo circuito de Ulster, Surtees logró su primera victoria, en la categoría de 250cc. Su moto, una NSU, era inferior a la del resto de equipos, pero John supo imponerse al resto. Desde entonces, la carrera de Surtes estaría plagada de éxitos.

Foto: Crash.net

En septiembre de 1955, mientras John y su padre estaban en Monza, Italia, su amigo Bill Webster arregló a un Conde su MV Agusta. John y su padre conocieron al equipo italiano y, afortunadamente, Surtees impresionó a MV Agusta. No podían dejarle escapar del circuito, lo ficharon ese mismo día. John probó la gama de motos italianas que pilotaría en la temporada 1956, aunque ese año solo disputaría en las categorías de 350cc y 500cc. Desde entonces, el británico fue apodado por la prensa y el mundo del motociclismo como el ‘hijo del viento’ (son of wind)

Surtees acabó su carrera deportiva de motociclismo con MV Agusta, y esa etapa puede resumirse en una sola palabra: triunfo. El británico estuvo en la escuadra italiana desde 1956 hasta 1960, logrando siete campeonatos del mundo, cuatro de 500cc y tres de 350cc. En aquella época, era muy común que un piloto estuviese pilotando en varias categorías.  John lo hizo en 350cc y en 500cc, a la vez. Se bajaba de su MV Agusta de 350 para subirse a la de 500 y hacer otra carrera.

 John abandonó el mundo de las dos ruedas por todo lo alto, habiendo ganado 38 de las 51 carreras que disputó, haciendo 45 pódiums y siendo el piloto con más títulos en el momento de su retirada.

Foto: Getty Images

John Surtees decidió pasarse a las cuatro ruedas, y su primera toma de contacto fue en Goodwood, en marzo de 1960, en una carrera mixta donde pilotó un Tyrrell Cooper-Austin, acabando segundo, justo por detrás de Jim Clark y su Ford.

Lotus fue el equipo que fichó al prestigioso británico de las dos ruedas. Fue en 1960, en Mónaco, en mayo de 1960. Surtees tuvo que retirarse del circuito, pero en la siguiente cita, en Silvestrone, el británico se lució en casa y acabó en segunda posición. Demostró que las cuatro ruedas no se le daban nada mal.

Sus éxitos en la Fórmula 1 no llegaron hasta 1963, cuando fichó por Ferrari tras lograr varios segundos puestos los años anteriores. En 1962, el propio Enzo Ferrari mantuvo una conversación con Surtees, llegando a un acuerdo para que el británico pilotase en la marca del caballito rampante. No tardó en demostrar a Enzo su pilotaje, y en 1963 logró su primera victoria en Formula 1, en el Gran Premio de Alemania.

Foto: Getty Images

Al año siguiente, John Surtees hizo historia convirtiéndose en el único en ganar campeonatos del mundo de motociclismo y de Fórmula 1. Esa misma campaña, Surtees ganó tan solo dos carreras, pero fueron suficientes para hacerse con el título. Desde aquel año, su carrera deportiva en la Fórmula 1 fue irregular, decadente, pero John ya lo había logrado.

Tras su ruptura con Ferrari, Surtees fichó por Honda en 1967. Su etapa con la marca nipona no fue lo esperado. Estuvo hasta 1972, logrando tan solo una victoria y nunca llegando a disputar ser de nuevo el campeón del mundo. A partir de los años 70 creó su propio equipo, llamado Surtees, con unos monoplazas poco competitivos. El propio John los pilotaría sin éxitos hasta 1972, cuando definitivamente acabó su carrera deportiva. Sin embargo, John recordaba con cariño esta última etapa, ya que fue cuando conoció a su esposa, Jane Surtees, una joven enfermera del paddock.

La leyenda del paddock

Tras su retirada, el ‘hijo del viento’ seguía vinculado al mundo del motor, deambulando como invitado por los Grandes Premios, tanto de la Fórmula 1 como de MotoGP. Surtees era una persona muy sonriente, siempre con un aspecto más anciano al que le correspondía, y muy respetado por ambos paddocks. Con cierta frecuencia, en los momentos previos de las carreras de Formula 1, Surtees pilotaba uno de sus monoplazas tan hermosos. El público aplaudía, él volvía a ser joven.

Foto: Pinterest

El 19 de julio de 2009, el hijo de John, Henry Surtees, falleció tras un grave accidente durante una carrera de Fórmula 2 en Londres. El piloto Jack Clarke colisionó contra las protecciones del circuito y una de las ruedas de su monoplaza salió despedida, dirigiéndose a la cabeza de Henry. Tan solo tenía dieciocho años. Su padre pidió recaudar fondos para la organización benéfica que creó con el nombre de Henry Surtees Foundation.

El 10 de marzo de 2017 falleció John Surtees a los 83 años de edad. Estuvo ingresado en el hospital desde febrero, luchando contra problemas respiratorios, causante de su muerte. No se volverá a ver al mítico anciano por el paddock, pero siempre se recordará que fue tan rápido como el viento.

Foto: Crash.net
VAVEL Logo