Andrea Pellegrini: "El domingo no tengo mucho que hacer"
Fotografía: Redes Sociales Brembo

Andrea Pellegrini ingeniero de Brembo ha explicado desde su experiencia como es realmente la Fórmula1, y lo que se hace en los diferentes días de Gran Premio. En el caso de Brembo se encargan de que los frenos estén en todo momento apunto, pero según el italiano su trabajo es asegurarse un buen abastecimiento de componentes para los equipos, además de hablar con las escuderías para ajustarse a las necesidades propias de cada una, todo esto se lleva a cabo durante el Jueves, comentaba Pellegrini.

"El jueves antes del Gran Premio tengo reuniones con todos los equipos y pasamos los planes para el fin de semana. Hablo con pilotos, mecánicos e ingenieros de pista. Es importante que cada equipo establezca el sistema de frenado de la manera más adecuada para el tipo de pista".

Andrea asegura que el Viernes es cuando se empiezan a recoger los datos de la telemetría: "El viernes comenzamos a recopilar datos de telemetría, como la temperatura de los discos y las pinzas, tanto en la parte delantera como en la trasera. Comprobamos la presión y el par máximo, para asegurarnos de que todo esté correcto. Tenemos un sensor de temperatura del calibrador y uno del recorrido del cilindro principal, por lo que podemos conocer la potencia del pedal y el recorrido del pedal del freno”, comentaba el ingeniero.

Aunque no cabe duda que los días más importantes de un GP son el Sábado y el Domingo, todo el trabajo realizado hasta el momento se vuelve más decisivo el día de la clasificación. Pellegrini ha reconocido que en la gran mayoría de los casos es necesario realizar cambios en el trabajo inicial, según va avanzando el Gran Premio.

“El sábado hacemos algunos cambios, porque la pista cambia mucho durante el fin de semana. Por lo general comienza con poco agarre, pero esto mejora día tras día. Como resultado, también mejora el frenado. Debemos asegurarnos de que las temperaturas permanezcan bajas durante los entrenamientos libres y de clasificación, para asegurarnos de que no superen el límite durante la carrera", detallaba Pellegrini.

Aunque ha reconocido que: "El domingo no tengo mucho que hacer, para ser honesto. Sigo el comienzo de la carrera, luego me voy al box y cruzo los dedos para que pase lo mejor”.

Su trabajo como ingeniero en ocasiones se centra en la supervisión, ya que existen riesgos bastantes altos que se deben evitar por el bien de los equipos. Andrea comenta que tiene acceso a datos muy detallados de las escuderías, es por eso que tiene que mantenerse siempre atento, pero sobretodo ofrecer a todas las escuderías una completa confidencialidad en su trabajo.

"Tengo acceso a las cajas y veo los datos transmitidos por telemetría. Tengo que guardar toda la información para mí y no divulgar datos sensibles a otros equipos".

Pero no todo es trabajo, Pellegrini aseguro que tras doce años en esta profesión tiene bastantes amigos por el paddock: "Tengo muchos amigos aquí en el paddock. Realmente me gusta mi trabajo. Me gusta hablar con pilotos e ingenieros, me gusta mucho la Fórmula 1. Empecé a trabajar en la F1 en el Gran Premio de Baréin en 2005. También fue mi cumpleaños, así que era increíble: ¡Me sentí como un niño el día de Navidad!", zanjaba le italiano. 

VAVEL Logo