El motociclismo se tropieza por segunda vez con la misma piedra

Ni Rossi ni Márquez estarán el jueves en la rueda de prensa del GP de las Americas, en Austin. La tensa situación entre ambos hace que MotoGP decida por no sentarlos juntos.

El motociclismo se tropieza por segunda vez con la misma piedra
Rossi y Márquez no acudirán a la rueda de prensa previa al GP de las Américas. Foto: Pinterest

Tan solo dos carreras disputadas y ya parece que los resultados den igual. En los medios hablan otra vez de ‘guerra’, sin decir siquiera quién ganó la última carrera. Crutchlow, que no tiene pelos en la lengua, lo dejó muy claro en la rueda de prensa. El británico se sentía menospreciado en una sala medio vacía. Y es que los medios y el público hicieron eso mismo, menospreciaron la carrera y el deporte en sí. Prefirieron esta nueva ‘guerra’ en vez del motociclismo.

Cal Crutchlow se impuso a sus rivales y logró su primera victoria de la temporada. Foto: VAVEL                       

El duelo que se sale de pista

La temporada parece que ya ha tenido su momento del recuerdo. Sí, Rossi y Márquez, una vez más. Y sí, no fue un final de carrera espectacular, deportivamente hablando. Ahora seamos honestos, ambos son ya leyendas de este deporte, pero aún tienen cosas que mejorar.

Uno apura su final de carrera como puede, mientras que el otro está ahora mismo en la cima de su trayectoria. El italiano, evidentemente, no quiere que Márquez le supere en títulos y victorias. No sabe cómo hacerlo en pista, y lo hace como puede fuera de ella. No quiere que dentro de muchos años tenga a alguien con quien compararlo. Llegará un momento en el que su pilotaje o sus declaraciones no podrán evitarlo. Valentino, por muy grande que sea, no podrá cambiar el destino de Marc, y tendrá que asumir, en el caso que ocurra, que el español le supere.

Márquez, seguramente, tiene un problema más grave que el del italiano. El piloto de Honda no respeta a sus rivales, y es que las maniobras que hizo en Argentina pudo hacerlas tranquilamente y acabar sexto. Su forma de pilotar es así, pero la ambición le venció aquel día. Lo peor es que hay vidas entre él y la bandera de cuadros. Su actitud en esas situaciones deberá cambiar, por el propio Marc o a base de sanciones.

Tras lo de Malasia, Márquez y Rossi seguían respetandose de cara a los medios | Foto: Pinterest

Bien, a estos dos factores hay que añadirle un tercero por mejorar. Seguramente el más importante: DORNA y FIM. Dejando a un lado la mejora del reglamento o su dudosa aplicación, los directivos del campeonato no pueden tolerar este intercambio de palabras ofensivas en un deporte limpio, como deberían ser todos. La imagen de MotoGP cada vez se perjudica más cuando dos pilotos no se perdonan. Cuando dos pilotos se dedican a intercambiarse declaraciones.

Una rueda de prensa puede significar mucho

Y es que estas situaciones antideportivas tienen soluciones. Y ya lo lograron antaño. Mismamente, en 2001, Rossi y Biaggi llegaban sorprendentemente a las manos (no tuvieron ninguna disputa en carrera) antes de subir al podio de Cataluña. En la siguiente cita, en Assen, ambos comparecieron ante los medios antes de la carrera para pedir disculpas y darse la mano delante de todos. Porque seamos sinceros, un apretón a escondidas está bien, pero si el público también lo ve mejor. La comparecencia de Márquez y Rossi para terminar con todo parece que será imposible esta temporada.

Rueda de prensa en la que Max Biaggi y Valentino Rossi dieron explicaciones ante los medios | Foto: Pinterest

Ambos zanjaron el tema con un apretón de manos, aunque siguiese la rivalidad | Foto: Pinterest

Una oportunidad más perdida

Tuvieron la oportunidad de darse la mano, que el de Honda fuese al box de Yamaha a disculparse. Márquez, independientemente del momento o sus verdaderas intenciones, fue hasta el box de Rossi para darle la mano, pero Uccio, bajo las órdenes de Rossi, no dejó al español disculparse. Una vez más, perdió el motociclismo. Y en ese momento, sorprendentemente, perdió más Rossi que Márquez.

Márquez y Rossi no estarán junto a sus compañeros en la rueda de prensa del jueves en Austin. Supuestamente se hace para evitar otro cruce de declaraciones en directo, un cara a cara muy desagradable que empeoraría aún más la situación de este deporte. Lo harán cada uno desde su hospitality, sin poder mirarse y decirse “siento lo ocurrido”, “debí darte la mano”, “respetaré más a mis compañeros”… ¿Te imaginas? Sería maravilloso, ¿verdad?

La última vez que ambos no acudieron juntos a una rueda de prensa fue en Valencia 2015. Fue después del famoso incidente de Malasia, ese que hizo que medio planeta viese la última carrera de la temporada.

El motociclismo se vuelve a equivocar, ahora sin campeonato en juego, en que dos de sus mayores iconos den la imagen correcta y deportiva de cara a los medios. De cara a los niños. La mancha al motociclismo se puede ir agrandando si ambos no dejan a un lado lo personal.

Cataluña 2016 supuso el final de lo ocurrido la campaña anterior | Foto: Pinterest

La muerte de Luis Salom y un bonito duelo hicieron que MotoGP se luciese de nuevo por todo el mundo. Ambos se dieron la mano en un duelo épico. Fue casi un año después de lo de Malasia. Pero, ¿es necesario esperar a que tengan que volver a cruzarse en pista?, ¿qué se tenga que homenajear a alguien?

Rossi verá como, seguramente, el de Honda se acerque cada vez más a lo que él logró. Márquez, a cambio, parece que tenga que sufrir de silbidos en cada pódium para lograrlo. Desgraciadamente, esto es lo que ocurrirá en las próximas carreras, y MotoGP parece que no volverá a hacer nada al respecto.

Es como si fuese mejor una situación así de tensión y rivalidad extrema. Se están anteponiendo a dos pilotos por encima de este deporte. Se dará protagonismo al show fuera de pista y a la posible violencia verbal antes que al propio motociclismo. Se acudirá a todo esto para que se hable de MotoGP por todo el mundo. Pero lo peor de todo es que los amantes de este deporte, aquellos que de verdad disfrutan del motociclismo sin ser seguidor acérrimo a un piloto, esperarán un apretón de manos que puede que llegue demasiado tarde, o que puede que nunca llegue.

Foto: Pinterest