La Firma de F1 VAVEL: el tiempo pone a todos en su sitio
El podio del GP de España. Foto: Fórmula 1

La Firma de F1 VAVEL: el tiempo pone a todos en su sitio

El GP de España dejó a Hamilton y a Mercedes, de nuevo, como los favoritos para este mundial de 2018. Los de Brackley demostraron superioridad todo el fin de semana; Y a parte, los españoles firmaron un gran GP de casa.

joel-oliva-pacheco
Joel Oliva Pacheco

Cuando llegas a tu zona de confort, en la situación que sea, siempre quieres rendir al máximo, y eso en la Fórmula 1 va a misa. Mercedes lleva dominando, sin nadie haciendo sombra, cinco años en el Circuito de Barcelona - Cataluña, y una vez más, han hecho honor a esa hegemonía, y quizá, la vez que más aplastante ha sido. 

Hamilton desenterró su martillo y aplastó a todos. Lo hizo por primera vez esta temporada, y se notó, el mejor Lewis de este 2018, por el momento. Desde la vuelta uno, con Safety Car, con Virtual Safety Car, con gotas de lluvia, etc... No importaba, la carrera siempre fue de Hamilton que no dio ninguna opción a los demás. 

Los españoles firmaron un Gran Premio de casa prácticamente excelente delante de su afición. Excelente, teniendo en cuenta las condiciones de sus respectivos monoplazas. Sainz terminó en una buena séptima posición, justo detrás, en la octava, es donde se situó Fernando Alonso con su MCL33 "mejorado". 

Vuelve el 'HammerTime'

Lewis Hamilton, por fin, aterrizó en este 2018. Los primeros días en Australia hicieron que todo el mundo se asustara al ver los tiempos del Mercedes del británico; Pero el Domingo, con la jugarreta y la suerte de Vettel con el Virtual Safety Car, el británico, pareció caer en un pozo del que no salió hasta este fin de semana. 

Baréin, China y Bakú, fueron carreras donde era difícil pensar que quien pilotaba el Mercedes número 44, era el mismo Lewis Hamilton. Y realmente, era otro, no era el mismo, estaba hundido en un pozo que el mismo se había labrado automáticamente tras la carrera de Albert Park. Ganó en Bakú, sí, pero la cara que el tetracampeón mostraba tras la carrera lo decía todo, no estaba contento con si mismo a pesar de haber ganado. 

Hamilton tras su 'pole'. Foto: Fórmula 1
Hamilton tras su 'pole'. Foto: Fórmula 1

Todo cambió ahí, sin estar contento con la victoria, la había conseguido, 25 puntos para el casillero, y nuevo líder del mundial, Hamilton subió por esa cuerda de 25 puntos para salir del pozo, cogió su martillo y volvió a ser ese hombre capaz de destrozar los mejores 'cronos' y tiempos de todos. 

Hamilton pisó suelo español concentrado, enfocado en dominar, hacer la pole, y ganar la carrera, sabía que necesitaba algo aplastante de su cosecha propia para acabar de volver a ser el que era hace un par de meses. Dominó en todo menos en los Libres 1, los cuales fueron de su compañero; todas las demás sesiones, Libres 2 y 3, clasificación y carrera estuvieron pintadas de las iniciales "Ham", de Hamilton y de Hammer

20 segundos le sacó Hamilton a Bottas con el mismo coche, con estrategias parecidas, al final de la carrera, una auténtica barbaridad. No solo eso, durante la carrera, antes que Ferrari hiciera de las suyas, Sebastian Vettel tampoco pudo hacer sombra al británico, quien vuelta tras vuelta se alejaba más y más, realizando vuelta rápida tras vuelta rápida. 

Hamilton celebra su victoria. Foto: Fórmula 1
Hamilton celebra su victoria. Foto: Fórmula 1

Ferrari, golpe duro, ¿de realidad?

Los hombres de rojo estuvieron detrás de los plateados todo el fin de semana, de viernes a domingo, y no precisamente cerca. Tanto Vettel como Räikkönen intentaron maquillar estas suposiciones en la Q1 y la Q2 cuando parecía que realmente Ferrari tenía opciones de pole. Sin embargo, en Q3, y con un Hamilton con hambre de primera posición los de Maranello no tuvieron nada que hacer

La carrera fue realmente la gota gorda que colmó el baso del fin de semana en la escudería italiana. En los primeros compases de carrera, Vettel realizó una salida magistral, adelantando a Bottas por fuera de la primera curva y colocándose segundo pegado al difusor de Hamilton justo cuando el Safety Car entró para cubrir el accidente de Grosjean, Hülkenberg y Gasly (que acabó en sanción para el francés de Haas de tres posiciones en la parrilla de Mónaco). 

Ferrari detrás de Mercedes. Foto: Fórmula 1
Ferrari detrás de Mercedes. Foto: Fórmula 1

Vettel se concentró en no perder a Hamilton de vista hasta la relanzada del coche de seguridad cinco vueltas después, pero Hamilton se dejó de "jueguecitos" y empezó a tirar como nunca tras la relanzada de carrera. Curva tras curva, recta tras recta, segundo a segundo, vuelta a vuelta, Hamilton era un martillo, que Ferrari, ni nadie, podía parar, cada golpe era más fuerte y cada cual sentaba peor a Ferrari. 

Para culminar, Räikkönen abandonó la carrera por un problema (desconocido aún) en su motor, antes de sobrepasar el ecuador de la prueba, esto dejaba a Vettel completamente solo que ya no sabía que hacer para intentar algo que le diera alguna mínima opción. De hecho lo intentó, realizó una segunda parada, para muchos inútil, donde tras unas vueltas con el neumático Medio (blanco), entró para poner otro juego de medios a falta de 24 vueltas, ningún sentido. Los demás (Hamilton, Bottas, y Verstappen) hicieron una sola parada sin problemas, el medio aguantó bien y estos tres conformaron el podio.

Ferrari estuvo mal, y además, regalaron un podio que de haber sido un poco más lógicos hubieran tenido, porque lo tenían. En el caso de que Vettel tuviera algun neumático de su juego de medios recién instaurado pinchado o en muy mal estado por suciedad de la pista, clavadas de frenada... Se entiende la parada, pero no se entiende que para 24 vueltas que quedaban montara medios en vez de blandos, con los cuales hubiera alcanzado a Verstappen sin problemas. Gran Premio para olvidar. 

Sebastian Vettel. Foto: Fórmula 1
Sebastian Vettel. Foto: Fórmula 1

Los españoles dieron la talla en casa

Fernando Alonso y Carlos Sainz firmaron un gran premio de casa más que decente. Ambos protagonizaron momentos de mucha gratitud y felicidad con sus fans en sus respectivas gradas de animación en la drivers parade. A parte, al finalizar la carrera, ambos, rodaron juntos por toda la pista paseando la bandera española, imagen para el recuerdo. 

Carlos tuvo una carrera bastante tranquila. Salía desde la octava posición, y como mucho, su aspiración en carrera era ser el primero de los mortales, tras los seis magníficos. Carlos rodó bien, se mantuvo en su posición, pero no pudo batir a Magnussen, quién en ningún momento notó el calor del español haciendo presión, ambos rodaron solos. 

Fernando Alonso y Carlos Sainz Jr. Foto: Twitter Fernando Alonso
Fernando Alonso y Carlos Sainz Jr. Foto: Twitter Fernando Alonso

Fernando tuvo una carrera más entretenida, más trabajada, pero también obtuvo la posición en la que debía estar en una carrera más tranquila. Fernando se vió metido en los antecedentes del gran accidente de Grosjean, esto, le condenó a relegarse hasta la onceava posición y debió trabajarse algunos adelantamientos para llegar a esa octava posición definitiva. Apasionante batalla la que mantuvo con Leclerc durante gran parte de la carrera. 

Verstappen, ¿tu también despiertas?

Max Verstappen protagonizó una carrera madura y no muy normal en el últimamente. El toque de atención por parte de Red Bull tras Bakú, es evidente, y Max demostró que con poco, puede hacer mucho. Al principio de carrera se colocó a la esta de Räikkönen peleando por la cuarta posición. El holandés aguantó ahí bastantes vueltas, hasta que empezó a acercarse de verdad, que casualmente, fue cuando Kimi empezó a tener problemas en su motor, que finalmente terminaron con su retirada de la prueba. 

Verstappen se postulaba en cuarta posición manejando con seriedad, sin tirar el coche 'locamente' a la primeras cambio para adelantar a cualquiera y esta gestión le regaló un podio. En uno de los Virtual Safety Car, Sirotkin frenó demasiado y el holandés no pudo evitar esquivarlo rompiendo un pequeño flap de su alerón delantero. 

Max Verstappen en el podio. Foto: Fórmula 1
Max Verstappen en el podio. Foto: Fórmula 1

Con su parada realizada, Verstappen ya tenía su tercera posición tras la segunda parada de Vettel, quien estuvo todo el rato a dos segundos del holandés, que con neumáticos más viejos y el coche no en sus plenas facultades no dio a Vettel ninguna opción, ni siquiera de acercarse. 

Barcelona, parece ser un talismán para el joven Max, quien aseguró estar muy contento con el primer podio del año. Ahora, en Mónaco, un circuito que significa todo lo contrario para el holandés, llegará la hora de demostrar de verdad, si por fin, va a empezar a explotar su talento. 

 

VAVEL Logo

Formula 1 Noticias

hace un día
hace 2 días
hace 2 días
hace 3 días
hace 3 días
hace 3 días
hace 3 días
hace 4 días
hace 4 días
hace 5 días
hace 7 días