Entrevista. Sara Román: "Como mujer cuesta más que te tomen respeto"
Fotos: Rocío Hellín (VAVEL) | Montaje: Santiago Arxé Carbona (VAVEL)

Entrevista. Sara Román: "Como mujer cuesta más que te tomen respeto"

La piloto madrileña compitió como invitada en la Kawasaki Z Cup, categoría del FIM CEV Repsol, en una oportunidad muy deseada. Estudia ingeniería y lo compagina con rodadas, como monitora y telemétrica, así es Sara dentro y fuera de pista, todo un portento.

rocio-hellin-cano
Rocío Hellín

Sara Román Rodríguez nació un 4 de agosto allá por 1994 en la Comunidad de Madrid, hija de piloto de Motocross y de descenso de bicicleta no pudo crecer con mejor afición a desarrollar. Desde los doce años empezó en campeonatos de Minimotos, compitiendo en diferentes copas y campeonatos de Madrid y Castilla y León. Confiesa que al principio no se le dio nada bien pero le gustó y siguió practicando con mucho empeño. En su palmarés cuenta con Subcampeonatos en Minimotos, Madrid y Castilla y León, y fue Campeona en el Campeonato RACE femenino de 600cc desde 2015 hasta 2017.  

PREGUNTA. Lleva compitiendo en el mundo del motociclismo desde los doce años, con las minimotos, después pasó a cilindradas más potentes como la 600cc, ¿cómo valoraría su evolución y aprendizaje como piloto? 

RESPUESTA. Bien, bueno, a ver, el tema económico siempre influye mucho. Yo empecé a los doce pero hasta los diecinueve seguí con minimotos, no subí de categoría, entonces, aprendí mucho en cuanto a pilotaje, pero es verdad que no tiene tanto que ver con las motos grandes. Luego al final te encuentras con una moto de 600 y los problemas son súper diferentes, pero si es verdad que tantos años me han dado para aprender mucho, he evolucionado un montón y aunque me queda mucho por aprender, ya me voy considerando piloto. 

P. ¿Cuáles son sus puntos fuertes y cuáles los débiles sobre la moto? 

R. Punto fuerte es el trabajo, creo que no me rindo nada y aunque no se me de bien, he de reconocer que las motos el primer día se me dieron fatal, pero siempre me gustaron y nunca me rendía, así que mi punto fuerte es trabajo, trabajo y trabajo. Mi punto débil, pues que a veces me pueden un poco los miedos, y me hacen ir más lenta de lo que quiero, pero siempre con trabajo. 

P. ¿Alguna vez se ha sentido en desventaja con sus rivales por su género?  

R. En pista no, en pista puedes ver diferencias de tamaño, eso no implica ser mujer u hombre, implica que yo mido 1,60 y que hay chicas que miden 1,80, eso no va con el sexo. Siempre me he sentido en pista una más pero sí es cierto que creo que como mujer cuesta mucho más que te tomen respeto, o sea, cuando tú llegas a una categoría creo que todos dan por hecho que te van a ganar, que te van a dar por donde quieran y que tú vas a ser la lenta, y al final cuando en categorías empiezas a ir más rápido cuesta que te tomen como alguien que puede ganar. 

Sara momentos antes de salir a pista. Foto: Rocío Hellín | Vavel España.
Sara momentos antes de salir a pista. Foto: Rocío Hellín | Vavel España.

P. La preparación física de un piloto es uno de los aspectos más importantes a desarrollar, ¿cómo prepara su físico para llevar una moto de cilindradas tan pesadas y potentes? 

R. Bueno, al final yo entreno mucho y tengo bastante físico para lo pequeña que soy, pero bueno, claro, al final el cuerpo es el que es y mido lo que mido. El año pasado me di cuenta de que tenía que entrenar porque a partir de que quedaban cinco vueltas de carrera yo ya estaba muerta, entonces me puse a saco, abdominales, flexiones, dominadas todos los días y lo he notado, ahora aguanto más vueltas a tope y me va cundiendo más. 

P. Corrió como piloto invitado en la Kawasaki ZCup, ¿no ha tenido la oportunidad de competir una temporada completa en otra competición?  

R. Sí, bueno, al final el tema económico es lo que más hace, aparte del nivel, en España hay mucho nivel y te planteas un Campeonato como el CEV y aparte de que no hay economía no hay nivel suficiente, entonces yo he tenido la suerte de ir como invitada, porque además llevaba mucho tiempo queriendo probar la Z. Pero al final corremos en el CIV porque es un Campeonato donde nos podemos divertir, “nos gastamos poco dinero”, es el Campeonato que más barato sale y al final mi nivel es donde me permite más o menos estar y aprender. 

P. ¿Y en el CIV cómo se encuentra en la general? 

R. Bueno, estoy atrás, es que somos muchísimas chicas, el otro día yo creo que fue récord, estábamos siete de cuarenta, allí aprendo mucho porque hay mucha gente en muchos ritmos diferentes y entonces siempre puedes bajar un segundo y encontrarte con un grupo, bajar otro y encontrarte con otro, y eso te permite siempre ir mejorando. 

P. ¿Allí con qué equipo compite? 

R. Corro con mi equipo propio que para mí es el mejor del mundo, papá y mamá racing team, tengo sponsors que me ayudan pero al final a las carreras vamos mis padres y yo, ellos se encargan de calentadores, de neumáticos y de todo. Yo me quito mis ruedas, me las pongo, y a mí me gusta el equipo que hemos creado, no lo cambio por nada. 

P. Siempre ha usado el dorsal 32, ¿por qué lo eligió? 

R. Elegí e 32 porque mi padre corría en Motocross y cuando me dieron a elegir número pensé: el de Rossi, el de Bautista... pero yo quería mi número no el de otro piloto y le dije papá: ¿tú con qué número ganaste tu Campeonato? Y así fue. 

P. Hoy en día las mujeres siguen teniendo "miedos" y "limitaciones" a la hora de competir en motociclismo, prueba de ello es la escasa representación que vemos, por ejemplo en el FIM CEV Repsol, ¿qué le diría a todas aquellas que tienen esos miedos y limitaciones?  

R. Es verdad que hay chicas que tienen miedo pero también es verdad que yo que ruedo habitualmente me doy cuenta de que cada vez hay más presencia, ya no hay una rodada sin una chica. Mi mensaje para todas es que por favor se animen, que los chicos no muerden, no hacen daño, y que es muy divertido, que al final este es un deporte para todos y tenemos esa suerte de que podemos competir chicos y chicas juntos así que hay que aprovecharlo. 

Foto: Rocío Hellín | Vavel España.
Foto: Rocío Hellín | Vavel España.

P. Para terminar, ¿cuál sería su futuro ideal?  

R. Vivir de esto, no concretamente siendo piloto, estaría muy bien pero es casi imposible, yo desde hace mucho tiempo quise dedicarme al motociclismo, con lo cual estudio ingeniería industrial, y este año estoy haciendo de probadora de motos, de monitora de rodadas, de ayudante de telemétrica, de piloto... entonces espero de alguna manera acabar viviendo de esto y poder trabajar en un paddock. 

VAVEL Logo