Jean Todt asegura que la Fórmula 1 nunca será totalmente eléctrica

En el mundo de la Fórmula 1, muchos apostaron por una electrificación de los monoplazas, como en la Fórmula E, pero el presidente de la FIA rechaza por completo esta idea.

En los últimos meses ha aumentado el interés de los fabricantes y de los aficionados por implantar una Fórmula 1 totalmente eléctrica, similar a la Fórmula E, llevando a muchos a pensar que esta es la única salida de la competición si quiere continuar siendo relevante. 

Sin embargo, la Fórmula E tiene firmado un contrato con la FIA para ser la única competición 100% eléctrica hasta 2039, por lo que el responsable de dicha competición, Alejandro Agag, ya dijo que para que la Fórmula 1 se volviera eléctrica, deberían hablar con él. No obstante, Jean Todt, presidente de la FIA, no ve ningún problema en esto, ya que no puede imaginarse que la categoría reina del automovilismo se electrifique por completo. "Es cierto que tenemos un acuerdo exclusivo sobre los monoplazas por una cierta cantidad de años con el promotor en Fórmula E, pero sería una tontería decir que en el futuro la Fórmula 1 va a ser eléctrica", explicó, alegando que son categorías completamente distintas. 

Por otro lado, también hizo hincapié en que las dos competiciones son atractivas para los aficionados por diferentes motivos, como la falta de velocidad máxima en los monoplazas eléctricos, algo inviable en Fórmula 1. Por ello, Todt cree que la Fórmula E no tiene el mismo rendimiento que la Fórmula 1, y de ahí que la competición eléctrica solo esté en determinados circuitos, ya que no sería interesante ver a los monoplazas correr en Monza, el Templo de la Velocidad. "Es completamente engañoso comparar Fórmula E y Fórmula 1. La Fórmula 1 es una categoría bien establecida y sigo diciendo que, para mí, la Fórmula E es un bebé de la FIA, por lo que todavía hay mucho que aprender", aclaró. 

Al margen de esto, reconoce que los monoplazas eléctricos y la competición están creciendo de forma sorprendente, ya que comenzaron a competir hace cuatro años. "Necesitábamos dos coches para hacer una carrera de 45 minutos. A fin de año podremos competir con un automóvil", dijo. Y para terminar, quiso añadir que el automovilismo, además de espectáculo, también puede ser un laboratorio, pero insiste en que comparar ambas categorías es perder el tiempo.