Marc Márquez: "Me gustaría no tener esta tensión con Rossi"

La tensión ha vuelto a sacar en la sala de prensa del Gran Premio de San Marino tras unas declaraciones de Marc Márquez en las que aseguraba querer hacer las paces con Valentino Rossi. El de Cervera le ha tendido la mano este jueves durante la rueda de prensa, pero el italiano no aceptó sus disculpas.

Marc Márquez: "Me gustaría no tener esta tensión con Rossi"
Foto: MotoGP

Dejando atrás el desastre vivido en Silverstone, cuyo tema se ha seguido arrastrando dos semanas después, el Gran Premio de San Marino ha acogido este jueves la rueda de prensa habitual en el que Márquez y Rossi han vuelto a vivir una situación tensa. Todo generado a raíz de una entrevista del de Cervera publicada durante estos días, en el que aseguraba que le gustaría hacer las paces con el italiano, un tema que ha marcado de principio a fin la conferencia.

Pero el momento cumbre llegó cuando uno de los periodistas en la semana preguntó si se pondrían dar la mano en el caso de que todo estuviera bien entre ambos, algo que Valentino ha resaltado en todo momento. “No tengo ningún problema en hacerlo”, dijo Marc, dirigiéndose a Valentino ofreciéndole la mano. El italiano negó con la cabeza y dijo “no te la voy a dar”, aunque volviendo a resaltar que no existe ningún problema entre ambos.

Márquez, durante la rueda de prensa en Montmeló / Foto: Noelia Déniz
Márquez, durante la rueda de prensa en Montmeló / Foto: Noelia Déniz

Una vez terminada la rueda de prensa, Márquez atendió a los medios españoles en lo popularmente conocido como "corralito", donde se volvió a insistir en su relación con el nueve veces campeón del mundo. "Me gustaría no tener esta tensión con Rossi. En Argentina cometí un error y pedí disculpas por ello. El problema es que lo cometí con Valentino. No tengo ningún problema en pedir disculpas", comentaba el #93.

“Ya lo sabía, pero como me habéis preguntado, le he dado la mano. Rossi dijo que no había ningún problema entre nosotros, y me he venido arriba. Pero no, no ha habido manera. Pero seguimos igual, la vida sigue, no pasa nada”, exclamó Marc entre risas. “Por mi parte no hay problema, estoy contento, estoy feliz, no hay problema. Asumí en su día lo que tenía que asumir, no pasa nada, la vida sigue, nadie es imprescindible aquí”.

Tensión en la rueda de prensa del #SanMarinoGP. @marcmarquez93 le ofrece la mano a @ValeYellow46 y el italiano le niega este intento de paz. #MotoGP pic.twitter.com/QpdONbysH7

— MotoGP en Movistar+ (@movistar_motogp) 6 de septiembre de 2018

En el mismo momento, hablaron de las palabras que varios medios italianos han dedicado al español. Sobre todo las de Reggiani, ex piloto y ahora comentarista de televisión, quien indició de que antes de que Rossi aceptar las disculpas de Márquez, el de Honda tendría que pedir perdón a la afición mundial al motociclismo por lo que hizo en 2015, año en el que el italiano perdió su décimo titulo mundial en Valencia. “No sé quién es Reggiani ni tampoco me interesa. No pasa nada, estamos en Italia y estamos líderes del Mundial a 59 puntos del segundo, todo va bien, estamos pilotando bien, así que calma y tranquilidad”, zanjó Márquez.

El asfalto de Silverstone

Olvidando la tensión generada en sala de prensa, otro de los temas estrella ha sido la situación del asfalto de Silverstone y su futura solución. El Gran Premio de Gran Bretaña se vio obligado a ser suspendido por la intensa lluvia que cayó sobre el circuito y cuyo asfalto no drenó el agua para que las motos pudieran salir a pista. La situación se volvió peligrosa, con un gran riesgo de accidente en el caso de celebrarse. Los pilotos se reunieron y decidieron cancelar la cita.

Pasó lo que pasó por el asfalto, no por la lluvia. Es verdad" que es muy fácil decir que deberíamos haber corrido, pero si luego pasa algo se habría dicho que el riesgo era demasiado alto. Tomamos la mejor decisión", comentó, añadiendo más tarde que no se pudo hacer más y que la solución pasa por un nuevo asfalto. "En el reglamento se tendría que estipular que si se puede correr el lunes, y se sabe que hará buen tiempo, habría que intentar correr", aseguró.

Marc Márquez, durante unos entrenamientos en Aragón / Foto: Lucas ADSC
Marc Márquez, durante unos entrenamientos en Aragón / Foto: Lucas ADSC

Las Ducati, peligrosas en su territorio

Lorenzo y Dovizioso tuvieron la oportunidad de hacer un test hace unas semanas, donde demostraron que siguen trabajando para alcanzar a la fábrica del ala dorada en esta segunda parte del campeonato. Ambos pilotos se han metido en la lucha por la segunda plaza del mundial, un lugar que actualmente ostenta Rossi, quien sólo se ha subido al cajón en tercera posición. Márquez mantiene una distancia de 59 puntos, pero su intención es no confiarse: "Las dos Ducati son las más peligrosas. Hicieron un test aquí hace poco, así que seguramente irán rápido desde el principio. Ellos serán los más rápidos de aquí a final de temporada. Lo bueno es que podemos gestionarlo un poco".

“Sí, el año pasado fue un gran premio movido pero uno de mis mejores carreras, gané y me puse líder. Este año toca mantener la calma, tener paciencia y hacer las cosas como sabemos. Ya he pasado por eso, no me incomoda para nada. Al contrario, me motiva”, aseguró el de Honda, refiriéndose en último lugar a los pitos de los tiffosi.

La visita al Vaticano

Con motivo de la carrera de este domingo, varios pilotos de MotoGP visitaron ayer la Ciudad del Vaticano, donde tuvieron la oportunidad de conocer y ser recibidos por el Papa, quien parecía estar al tanto de la actualidad en el mundial, algo que incluso sorprendió al líder del campeonato que no dudó en acudir a la cita. Valentino Rossi, al contrario, optó por no ir. “Bueno, estaba convocado pero no quiso ir. Cada uno es libre de ir a los eventos que quiera, a mi me dieron la oportunidad y yo la aproveché. Estuvo muy bien, seas o no creyente, ir una vez en la vida al Vaticano es una gran oportunidad", comentó el de Honda añadiendo que "no soy de extremos, pero a veces pido cosas. Mi abuela me lo inculcó de pequeñito" a la pregunta de si era o no creyente.

Márquez, durante su visita al Vaticano / Foto: Marc Márquez Twitter
Márquez, durante su visita al Vaticano / Foto: Marc Márquez Twitter