Marc Márquez no pasará por quirófano
Marc Márquez en el Gran Premio Valencia l Foto: Rocío Hellín (VAVEL)

El pasado fin de semana las motos comenzaron a rodar. Se celebró el test de Sepang del 7 al 9 de febrero donde los pilotos pudieron encender motores y probar sensaciones para la nueva temporada.

No hubo suerte para el hexacampeón, Marc Márquez, quien no se sentía cómodo en la pista debido a la operación de su hombro derecho del 27 de noviembre, sufriendo su primera caída del año a lomos de la Honda RC213V. El piloto confesó a los medios que no estaba al 100% y que sufre de un nervio dañado que afecta al deltoides. Se ha escuchado mucho durante estos días que Márquez volvería a pasar por quirófano, hasta que el escuadrón de Honda MotoGP negó todos los rumores. Ser intervenido hubiera supuesto perder los siguientes test, en Catar 22-24 febrero y posiblemente el inicio del Mundial, el 8 de marzo. No obstante, un portavoz de Honda comentó a The Race que no existía ningún plan para la cirugía correctiva.

El de Cervera admitió en Sepang estar preocupado por su falta de fuerza y destreza, además de por el daño potencial a los nervios tras la operación invasiva: "El médico me advirtió que cuando abres el hombro hay muchos nervios y músculos que pueden tocar algo que podría afectar la movilidad de ciertos músculos que son muy importantes para el hombro, y en eso estamos trabajando".

Marc Márquez está trabajando en su recuperación

El piloto está trabajando a fondo para poder afrontar el mundial y sentirse cómodo en la moto: "Estoy haciendo dos horas de rehabilitación en la mañana y dos más en la tarde, paso casi todo el día en mi cuerpo, tratando de mejorar pero siempre teniendo en cuenta el hecho de que la primera carrera es en Qatar y que hay plazos que cumplir".

"Hace dos semanas tenía cero fuerza y ​​ni siquiera podía levantar un vaso de agua"

"Hasta hace dos semanas tenía cero fuerza y ​​ni siquiera podía levantar un vaso de agua. Pero en los últimos días, el nervio ha comenzado a responder y hemos mejorado bastante", concluyó Márquez.

A pesar de ello, el piloto de Honda aseguró no estar demasiado preocupado por el impacto de sus inconvenientes actuales ya que confía en su experiencia vivida el año pasado: "El año pasado experimenté lo mismo y trataré de usarlo para mi ventaja este año, pero a veces con una lesión es muy difícil entender cómo usarlo correctamente porque todo depende de cómo te sientas".

“Sé del año pasado que necesito olvidar las pantallas de cronometraje y los tiempos de vuelta y simplemente ser un apasionado de montar e intentar encontrar mi base", dijo Márquez.

"Si fuera una carrera hoy no podría terminarla"

Para finalizar, el piloto explicó no estar listo a día de hoy para competir pero aseguró luchar por llegar a su mejor versión: "Si fuera una carrera hoy no podría terminarla, pero veré cómo me siento mañana y seguiré trabajando tanto con mi cuerpo como con mi bicicleta”.

VAVEL Logo