La cara y la cruz para Bagnaia en Italia
Bagnaia liderando el Gran Premio de Emilia Romaña por delante de Viñales

Parece que esta temporada, para el piloto del Pramac Racing, Pecco Bagnaia no está siendo la mejor, pese a que está entre los pilotos de mejor ritmo y ha subido en una ocasión al podio. El italiano está viendo la cara y la cruz de una moneda, que para él suele ser más cruz que cara.

No hay duda, que Pecco fue en Misano uno de los grandes favoritos. Comenzando por el sábado, casi logra la pole position pese a haber logrado un tiempo de récord 1.30.973, le retiraron el primer puesto por haber pisado el verde con las dos ruedas entrando en recta. Aún así, saldría 4º en la parrilla.

El domingo se esperaba que fuese su día: al inicio de la carrera logró colocarse delante de Maverick Viñales, a quien adelantó por el interior de la trazada en las curvas 4 y 5. Este adelantamiento le permitió marcharse, llegando a ganar hasta una distancia de +1.501 con respecto al de Yamaha. Pero, en la vuelta 21, Pecco se caía de su Ducati. Muchos apuntaban a causa del neumático blando de atrás, ya que los pilotos que habían abandonado la carrera llevaban el mismo neumático. Solo quedaba esperar a que el propio piloto expresara sus sensaciones ante la caída que le había arrebatado la que podría ser su primera victoria en MotoGP.

Según apuntaba el piloto, la caída podría haber sido causada por “tear off” o “dirty things”, aunque no sabía con seguridad. Lo más extraño es que en la vuelta anterior todo iba perfecto, sentía que su primera victoria estaba cerca, a tan solo seis vueltas, sintiéndose bastante fuerte.

Cuando estaba en el suelo no podía creerlo, me he caído como si hubiera tocado algo. Pensamos en eso -el protector-. La trazada era la misma, el gas era lo mismo, las suspensiones estaban en la misma posición así que no puede ser nada más»

“Parece que este no es mi año” añadía Bagnaia, apuntando a la mala suerte que está sufriendo este año: primero, la lesión en Jerez que le impidió perderse parte del Mundial hasta que volvió en el Gran Premio de San Marino; y ahora, la caída que nadie esperaba estando en el Gran Premio de casa.

A pesar de lo malo, Pecco Bagnaia se está convirtiendo en uno de los pilotos con mejores ritmos durante los fines de semana. Como él mismo dijo, “we are very strong” (somos muy fuertes). Pese a que define la carrera como decepcionante y que no estaba contento, espera que en las próximas carreras la situación no se vuelta a repetir.

VAVEL Logo