El podio de MotoGP, al habla Álex Rins: "Esta victoria significa mucho"
Primera victoria para Alex Rins | Fuente: Instagram de Rins

Hoy, 18 de octubre hemos visto una de las carreras más emocionantes de esta temporada tan especial. Hemos podido disfrutar hoy de un auténtico espectáculo, donde hasta la entrada a línea de meta nadie podía asegurar quién iba a ganar esta carrera. Finalmente, hemos visto un podio totalmente español y a un Viñales en cuarta posición que nos hacen ver, aún más, la grandeza de nuestros pilotos y lo afortunados que somos de poder disfrutar de ellos.

Rins finalmente fue el vencedor y después de una brillante remontada al partir 10º y resistir, finalmente, al espectacular y fabuloso rookie Alex Márquez, que había partido 11º tras él. El podio lo completó el compañero de Rins, Joan Mir, que asume ahora mismo el liderato de la clasificación general.

Álex Rins estaba totalmente emocionado tras conseguir la tercera victoria de su vida y la primera de esta temporada 2020. Además, que mejor lugar para ganar que en el circuito cercano a la localidad natal de su padre, Val de Algorfa, donde ha pasado casi todos los veranos de pequeño y es el pueblo donde tantos recuerdos bonitos tiene.

Saliendo de la décima posición, echó toda la carne en el asador y se colocó cuarto pasadas las primeras dos curvas y en las primeras vueltas con su espectacular manera de pilotar veíamos una exhibición de sutileza para pasar a Miller, Quartararo y finalmente Maverick Viñales, encaminándose ya a la victoria.

"La verdad es que ha sido increíble. En la salida me notaba demasiado calmado y he llegado a pensar que no era lo mejor para afrontar la carrera. Luego todo ha ido bien, y cuando he llegado detrás de Maverick me he dicho, 'creo que puedes dar algo más'. He atacado, pero intentando siempre conservar los neumáticos hasta el final. Se lo dedico a todos los fans de Aragón y a mi familia", comentaba el piloto catalán, muy feliz.

"Esta victoria significa mucho después de las lesiones y las dificultades de este año. La semana que viene voy a seguir la misma estrategia", comentando ya sus objetivos y posibilidades para el Gran Premio de Teruel el fin de semana que viene, que también se disputa en el Circuito de Motorland Aragón.

Àlex Márquez ha conseguido su segundo podio en el Mundial de Moto GP, demostrándonos de nuevo algo que ya sabíamos, su grandeza como piloto en su primer año como rookie y además consecutivo después del de Le Mans hace una semana bajo la lluvia. Nos ha puesto muy nerviosos a todos protagonizando una gran remontada, saliendo de la onceava posición y luchando con uñas y dientes hasta el final. Sin embargo, a dos vueltas del final, en la entrada a la recta de meta, un susto de la Repsol Honda hizo que el piloto de Cervera perdiese el contacto directo con Alex Rins y finalmente no pudiera darle caza.

"Sinceramente, antes de la carrera pensaba que era imposible, o muy difícil, tenía que haber alguna carambola. No ha habido carambola y hemos llegado al podio. También Rins, que salía décimo. Estoy muy feliz. Desde el principio me he sentido muy bien encima de la moto. Era yo, era Álex. Me salía, iba bien. Lo que tenía en entrenamientos lo he podido transportar a carrera, que era el principal objetivo. Me ha dicho el equpo: 'Haz lo que has hecho durante todo el fin de semana, no intentes cambiar nada'. Y eso ha sido así. Una carrera un poco de locos, viniendo desde atrás. He atacado en la primera curva, en la primera vuelta. En la última curva era donde mejor me sentía para hacer los adelantamientos, lo he aprovechado muy bien. Buen día para el Repsol Honda Team, que llevamos dos fines de semana muy buenos. Es siempre importante.", decía el pequeño de los hermanos Márquez.

"Había que demostrar este año por qué estaba aquí. He intentado desde el principio ser lo más profesional que podía, lo más correcto, intentar hacer mi trabajo sin escuchar a nadie. Pasito a pasito, suave, suavecito. Al final, acabamos llegando. Cuando estás aquí, lo difícil es mantener, no llegar. Ahora es cuando hay que trabajar duro de verdad.", nos dice también que él sabe que se lo merece porque trabaja y porque ya lo ha conseguido en el pasado, pero hay que seguir luchando.

 

Joan Mir ha finalizado hoy la carrera con un sabor agridulce, asumiendo el papel de líder de la clasificación, pero con el mal trago de no haber ganado esta carrera que veía tan posible de conseguir.

A pesar de su mal fin de semana en Le Mans, donde sólo fue undécimo, se ha convertido en uno de los pilotos más consistentes de la parrilla. Antes de Le Mans había firmado cuatro podios en las últimas cinco carreras y ya busca, no solo su primera victoria en MotoGP, sino también el título en su segundo año en la máxima categoría en uno de los campeonatos más inciertos de los últimos años.

"Estoy muy contento, lo que pasa es que al ver la victoria tan cerca, suspira, me sentía muy bien con la moto. Al principio y en mitad de carrera, me sentía muy bien, un poco más rápido que el resto. He estado intentando salvar la goma de detrás para tener un poco más al final de la carrera y luego dar un poco más de mí, pero he tenido un problema con la parte delantera de la moto, no podía hacer las curvas a izquierdas como se deben hacer y he perdido mucho tiempo en las últimas vueltas. Por eso estoy un poco decepcionado. No me esperaba esto, pero se ve que esta vez, detrás de la gente durante toda la carrera, con ese neumático blando no me ha ayudado mucho. Hemos fallado un poco en la parte que normalmente tenemos más fuerte. Estoy decepcionado, pero contento porque estoy otra vez en el podio.", nos comentaba el líder del mundial.

Estamos deseando que llegue ya el domingo que viene para poder disfrutar del segundo fin de semana en el tan bonito circuito de Motorland y esperamos volver a ver a nuestros pilotos en lo más alto.

VAVEL Logo