Davide Brivio: "¿Nuestro secreto? Somos un equipo feliz"
Davide celebrando el Campeonato Mundial de Joan Mir, el 10º para Suzuki | FOTO: Motogp.com

La fabrica japonesa que lidera Davide celebra este año por partida doble. El 100º aniversario del nacimiento de la marca ha tenido que coincidir con la corona de campeón del mundo con la que su piloto Joan Mir se hizo en el pasado GP de Valencia. El director deportivo lleva tan solo 5 años en la casa de Hamamatsu, la cual hacía ya 20 años que no conquistaba un título mundial. El italiano ha sabido demostrar que con empeño y esfuerzo se ha podido reconstruir desde cero el difícil proyecto que le ofrecieron en 2015 para devolverle el éxito a la marca japonesa.

En una entrevista para el portal web GPone.com, Davide Brivio ha recalcado lo histórico de lo sucedido en este año 2020 tan complicado por la situación del corona virus, y ha alabado la actuación de sus dos pilotos. “Joan ha estado increíble, creo que estamos frente a alguien especial. También Álex ha hecho un trabajo increíble, solo pensar en su lesión y un par de errores, sin nada de esto, podría haber estado aquí también él. Creo que esta temporada hemos mostrado que somos competitivos con ambos pilotos, Joan ha sido por supuesto el mas constante, es el que ha hecho mas podios y menos errores y se ha llevado el título. Hemos conquistado 5 podios con doblete, lo que demuestra que somos competitivos con ambos pilotos. Estamos verdaderamente orgullosos de lo que hemos hecho, comentó Brivio.

El día en el que el piloto mallorquín les ha devuelto a la gloria conquistando su primer campeonato mundial en la categoría reina, hace 6 años en 2014, Suzuki volvía a MotoGP en el mismo trazado valenciano aunque las circunstancias entonces fueron mucho mas difíciles. “Hoy no he pensado en aquella carrera, pero recuerdo que fue verdaderamente difícil. En la que corrimos con Randy De Puniet como wild-car. Recuerdo que tuvimos problemas con el motor, después durante el invierno descubrimos que fue un problema de la electrónica lo que provocó la rotura del motor. Como Wild-car podíamos cambiar solo tres y cuando llegó la mañana del domingo solo nos quedaba uno. Esto nos forzó a salir desde el pit-lane. Aquel invierno estábamos muy ansiosos porque cuando en enero llegamos al test de Sepang rompimos de nuevo el motor. Por lo que fue un inicio verdaderamente difícil y me pregunto como pudimos iniciar el campeonato. Pero después los ingenieros trabajaron muchísimo y encontraron el problema en la electrónica, añadió Davide.

En la entrevista se resaltó que él mismo había definido este campeonato como el más emocionante a lo que respondió; “Seamos claros, todos los campeonatos son emocionantes, incluyendo el que gané con Valentino. Este ha sido verdaderamente especial, no sé si mas que los otros. Lo que es seguro es que este año había una situación difícil, para el equipo y para el piloto, ha sido un año de crecimiento. Por este motivo, todos nosotros nos hemos sentido parte de este viaje. Ni siquiera me doy cuenta todavía, creo que me tomará un tiempo. Tal vez esta noche o mañana seré consciente de lo que hemos hecho, pero por supuesto es algo que siempre he soñado, y que siempre he sabido que sería algo complicado de conseguir. Lo hemos hecho y soy verdaderamente afortunado de haber conseguido mi sueño. Siempre he sido un apasionado de la moto y en un principio quise ser mecánico, pero después me di cuenta que no era bueno y  tuve que retroceder hacia otra cosa. Pasé de Superbikes a 500cc para después realizar el sueño de llegar a MotoGP.

Davide y Valentino Rossi en el box de Yamaha, 2010. | Foto: motogp.com
Davide y Valentino Rossi en el box de Yamaha, 2010. | Foto: motogp.com

 

Davide abandonó Yamaha en 2014 para unirse a Suzuki. La transición de pasar de trabajar en una de las fabricas mas punteras del campeonato del mundo junto con otro de los pilotos mas laureados de la historia del mundial, como es Valentino Rossi, a un equipo pequeño, que por entonces volvía a debutar en la categoría reina, supuso para él un reto difícil. Así lo describía en GPone: “Cuando empezamos en 2015 supimos desde el principio que este proyecto sería complicado, sabíamos que contábamos con escasos recursos, problemas de fiabilidad, una moto sin desarrollar. Queríamos encontrar personas motivadas, con pasión, que no se dieran por vencidos. Teníamos solo  tres chicos que habían trabajado en un equipo de fabrica, pero la mayor parte  venían de equipos privados, algunos de Moto2, para ellos llegar a MotoGP con Suzuki era un objetivo y no un puesto donde estar si no había otro. Hemos creado un grupo muy unido y apasionado, un equipo donde las personas están siempre felices y que han establecido una relación entre ellos sin conflictos. Debemos subrayar el hecho de que en este deporte, los pilotos son verdaderamente los importantes. Los buenos pilotos tienen en consecuencia un buen equipo. La grandeza del grupo la ves en los momentos difíciles. Cuando me uní a Suzuki me encontré la misma situación que en Yamaha 20 años atrás. Me encontré con personas humildes, que querían intentar ganar, querían encontrar el camino justo para el éxito. En aquel momento Yamaha ya había ganado y la dinámica y el equipo cambian cuando se tiene mas confianza y triunfos. Suzuki en aquel momento era completamente un campo abierto y tenia una buena cooperación. Se hablaba y discutía, ha sido un gran viaje juntos”.

En relación a las palabras de Kevin Schwantz sobre la similitud de la moto de hoy con la que él mismo conquistó el octavo título mundial para la marca en 1993, Davide ha aclarado al respecto que la compañía de hoy es la misma que la de entonces e imagina que también la filosofía. “No sé si la moto de ahora es la hermana de la de Schwantz, aunque los ingenieros han continuado con aquel concepto. Por lo que nuestro pilotos están contentos con la moto y tienen mucho feeling. Junto con Gintoli, decidimos crear el equipo para los tests en Europa, normalmente todo lo hacen en Japón y se prueba en los circuitos japoneses. Decidimos coger un piloto probador europeo y elegimos a Sylvain. Estamos contentos con el trabajo que ha hecho porque es capaz de seleccionar cada uno de los aspecto de la moto y sus comentarios son muy similares a los de nuestros pilotos. Otra decisión importante es seguramente la de elegir a Álex y Joan, nos han dado una contribución importantísima”, aseguró así el director deportivo.

Por último, se hizo hincapié en lo diferente que ha sido esta temporada y cuál había sido para él la principal diferencia con respecto a las anteriores. “Ha sido una preparación distintas porque estábamos todos confinados. Después del test en Catar fuimos forzados a quedarnos todos en casa, pero debo decir que nuestros ingenieros no dejaron nunca de trabajar. También durante la cuarentena continuaron haciendo reuniones y desarrollando ideas para la moto. Después probamos simplemente a empezar de nuevo. Han habido diversas diferencias este año, como las tres carreras seguidas, que han ido bien, pero que no habíamos hecho nunca antes. Y por otro lado, hacer dos carreras en el mismo circuito durante dos fin de semanas consecutivos. Esto pienso que ha ayudado mas a nuestros adversarios que ha nosotros. Éramos rápidos en encontrar el set-up justo para cada circuito, pero el segundo fin de semana los otros se acercaban creándose mayor dificultad. A pesar de todas estas diferencias, las hemos gestionado bien”, reconoció.

VAVEL Logo