Joan Mir: “Hice historia con Suzuki y es un honor”
Joan Mir en la celebración de la FIM / Foto: Suzuki

Joan Mir el pasado 15 de noviembre se proclamó Campeón del Mundo de MotoGP en el circuito de Valencia. Tras haber pasado unos días, el piloto ha hablado sobre lo que vivió ese día y lo que ha sentido.

“Leer tantos mensajes de los fans, tantas entrevistas y eventos a los que asistir, es una gran sensación". 

Mir ya ha tenido tiempo para darse cuenta de lo que pasó y que ganó el título. “Leer tantos mensajes de los fans, tantas entrevistas y eventos a los que asistir, es una gran sensación ponerse al día con todos los medios de comunicación e intentar expresar las emociones de las últimas semanas”. El mallorquín se siente muy agradecido tanto por la gente de Suzuki, como del equipo, como de todas las personas que lo han apoyado y le han ayudado llegar donde ha llegado, ser Campeón del Mundo.

El piloto cuenta que el día antes de la carrera estaba tranquilo. Pero al día siguiente, se levantó muy callado, no hablo con nadie ya que tenía que estar concentrado para llegar a la meta con el título en la mano. “Recuerdo que desayuné huevos fritos para darme mucha energía. Después de eso no recuerdo mucho de la carrera, sólo que me sentí nervioso en la parrilla pero tranquilo durante la carrera”. Aunque sí que recuerda con mucha claridad el momento que cruzó la línea de meta “ fue un éxtasis puro, empecé a gritar y gritar, luego me emocioné mucho cuando vi que todos a mi alrededor comenzaron a aplaudir, especialmente mis competidores, esa vuelta fue increíble!”.

El abrazo con sus familiares

Al llegar al Parc Ferme, lo que le sorprendió más fue ver a sus familiares allí, ya que con el COVID19 se habían mantenido siempre alejados. “Verlos allí esperando para abrazarme fue abrumadoramente maravilloso, la cosa más hermosa e inolvidable del mundo”. La fiesta posterior no fue gran cosa, una pequeña cena con su familia, ya que no estamos en tiempos de hacer grandes celebraciones con momentos difíciles que se están viviendo. “ Toda esta temporada será inolvidable, pero esos momentos de celebración con mis compañeros, mi equipo y mi familia permanecerán frescos en mi mente para siempre”.

Para Joan este título tiene un significado especial, ya que por una parte este año Suzuki celebra su 100º aniversario, el 60º aniversario de las carreras y también han pasado 20 años del último título."Para ser honesto, esto es exactamente lo que esperaba cuando decidí firmar con Suzuki en MotoGP. En ese momento tenía otras opciones, y pensé mucho en ello, evaluando y sopesando los pros y los contras. Ya estaba muy interesado en Suzuki, entonces de repente pensé: si voy a Suzuki y consigo ganar el Campeonato del Mundo será algo increíble, memorable…¡histórico! Y aquí estamos, celebrando un pedazo de historia!”.

Recuerda su primera experiencia

Mir aún tiene recuerdos de la primera experiencia con la GSX-RR, donde la velocidad era impresionante pero la frenada era otra cosa, ya que le sorprendió mucho la potencia que tenía de frenado. Es una moto mucho más larga que una estándar lo que hace que tenga más estabilidad en las curvas rápidas. Este año han encontrado una buena tracción lo que le ha ayudado mucho. A más se puede decir que es una moto muy completa y equilibrada que se ha adaptado a todas las pistas y condiciones. Lo que ha causado que ganara el título.

"Ver mi cara entre todos los históricos campeones de Suzuki es algo mágico y me hace sentir muy honrado y orgulloso".

"Otra razón por la que el éxito de esta temporada se siente tan increíble no son sólo las luchas del año en general con la terrible crisis de Covid-19, sino también los problemas que tuve el año pasado. Cuando pienso en el accidente que tuve en Brno, sigo reviviendo esa misma sensación de que me quitaron el aliento, fue muy aterrador. El choque en sí y la lesión fueron momentos difíciles, pero la recuperación también fue muy larga y dura. Es extraño pensar que después de las primeras carreras de esta temporada de 2020 estaba muy por detrás de los mejores pilotos de la clasificación, y ahora estamos celebrando el título”. 

Para Joan la carrera de Austria fue un punto de inflexión, ya que se estaba presionando mucho para poder conseguir un podio, y cuando lo consiguió fue un alivio, y pudo sacar toda esa tensión que llevaba. “ Una vez que probé de lo que era capaz, me dio una sensación más relajada y equilibrada en la moto. Si me pidieras que te dijera el secreto de mi éxito, te diría esto: Siempre me pongo un objetivo y una vez que lo logro, mi hambre se hace cada vez más grande y no me canso de perseguir mi objetivo”.

"Ver mi cara entre todos los históricos campeones de Suzuki es algo mágico y me hace sentir muy honrado y orgulloso. Todos nosotros en el Equipo Suzuki Ecstar somos parte de la historia ahora, la historia de una empresa desvalida que llegó a MotoGP para desafiar a los equipos más grandes y finalmente.... GANÓ!".

VAVEL Logo