Luis Salom, la eterna sonrisa
Fotomontaje: Carlos David Pérez Chinea VAVEL

Comenzaré diciendo que es difícil escribir estas líneas sin emocionarme, pero intentaré plasmar con palabras lo que los ojos están tratando de decir.

Mucha gente puede pensar que la conexión que sentimos hacia los pilotos no es real o, incluso, la pueden tildar de exagerada. Sin embargo, los que somos aficionados a este deporte lo vivimos todo con mucha pasión, y es esa pasión la que hace que conectemos con ellos, aunque sean personas en cierto modo “desconocidas”.

No solo en las carreras, sino a través de las entrevistas o las publicaciones que hacen en redes sociales, los vamos conociendo poco a poco en su faceta más personal. Gracias a esto los sentimos más cercanos a nosotros y que tienen miedos, aspiraciones, sueños… aunque a veces lo que hacen durante el campeonato nos haga pensar que vienen de otro planeta. 

Este artículo es en honor de Luis Salom, un gran piloto y persona, de los que hacen que este deporte sea uno de los más bonitos del mundo.

  • El comienzo de un sueño

Luis Salom nació el 7 de agosto de 1991 en Palma de Mallorca. Desde pequeño sintió esa pasión hacia las motos y desde los ocho años empezó a adentrarse en este mundo. Fue campeón de 50cc en Supermotard, una disciplina que une motociclismo de velocidad y motocross. Conforme iban pasando los años, Salom conseguía avanzar hacia otras categorías hasta lograr ser el mejor dos años seguidos en 125cc. En el año 2007, compitió en el CEV y en la Red Bull Rookies Cup, finalizando séptimo y cuarto respectivamente. Al año siguiente, se alzó con el subcampeonato en ambas competiciones.

Sin embargo, son sus años en 125cc del Campeonato del Mundo y especialmente en Moto3 los que más se recuerdan. En el 2012 comenzaba a destacar, ya que consiguió dos victorias y seis podios, que le llevaron a ser subcampeón del mundo de dicha categoría. Al año siguiente él, Maverick Viñales y Álex Rins nos regalarían una de las luchas más bonitas e interesantes peleando hasta la última carrera para intentar alzarse con el campeonato. El 2013 quedará grabado en la mente de los aficionados para siempre, por ser uno de los más igualados y emocionantes. El título, después de una espectacular temporada, se decidía en Valencia donde a los tres contendientes solo les separaban cinco puntos. No obstante, el sueño de ser campeón de Salom acabaría antes del final de la carrera, puesto que una caída le impidió luchar hasta la última vuelta. En la clasificación final, consiguió el tercer puesto con un total de siete victorias en su haber.

A partir de 2014 subió de categoría donde se adaptó muy rápido a ella. En su primer año en Moto2 subió al podio en dos ocasiones acabando octavo del mundial. Continuó en el Pons Racing una temporada más y en 2016 decidió cambiar de aires. El SAG Racing Team se convirtió en su nuevo equipo donde empezó el año con un segundo puesto en el Gran Premio de Qatar. Por el contrario, toda esa alegría con la que comenzó el campeonato se vería nublada pocos meses después.

Luis Salom rezando antes de una carrera / Fuente: Marca
Luis Salom rezando antes de una carrera / Fuente: Marca

 

 

 

 

 

 

 

 

Desgraciadamente, Luis Salom nos dejó el 3 de junio de 2016 después de sufrir un accidente durante los entrenamientos libres en el Gran Premio de Cataluña en el circuito de Montmeló. Él se había ido, pero su huella va a permanecer imborrable.

  • La simpatía hacia los aficionados

Como bien sabéis, durante toda la semana en la que tiene lugar el Gran Premio de Jerez, el ambiente en la ciudad es magnífico. Están todas las calles llenas de motos, huele a gasolina en cada esquina, los pilotos hacen firmas o van a diferentes actos… Algunos de esos días se iban a convertir en recuerdos que jamás voy a olvidar.

Tuve la suerte de poder coincidir con Luis Salom en esa ciudad en dos ocasiones. La primera vez que estuve con él fue en 2013. Ese año volvía a casa con mis padres y pasamos al lado de una conocida cadena de hamburguesas (Luis estaba dentro, pero no lo supe hasta segundos más tarde). Me paré en el aparcamiento de dicho restaurante para ver unas motos que estaban aparcadas cuando le vi salir de allí y dirigirse a su coche. Sin pensármelo dos veces me dirigí hacia él. Antes de hacer nada tenía que asegurarme que se trataba de Luis, pero ese problema fue muy fácil de solucionar. Estaba mirando hacia abajo, por lo que se le veía perfectamente el tatuaje que llevaba en la nuca. Decidí golpear un poco el cristal y hacerle el gesto de una cámara por si se podía bajar y, así, hacernos una foto juntos. Como Luis era tan simpático, se bajó del coche y nos hicimos la foto. Ese día siempre estará presente en mi vida y cada vez que paso por aquel sitio me acuerdo mucho de él. Era la primera vez que conocía en persona a uno de mis pilotos favoritos, así que os podéis imaginar lo feliz que estaba. 

La segunda ocasión tuvo lugar en 2015 en una firma en una tienda de motos muy conocida de esta misma ciudad. Cuando se acercaba mi turno estaba tan nerviosa que me temblaban hasta las manos. Pude enseñarle la foto que nos habíamos hecho dos años antes y me dijo con esa sonrisa suya tan característica que se acordaba perfectamente de ese momento. ¡Qué ilusión me hizo!

Tanta es la admiración que tenía por él que se la contagié a toda mi familia, en cada carrera siempre nos fijábamos en el ‘39’ y estábamos deseando verle siempre en lo más alto.

  • Siempre en nuestro recuerdo

Tu familia, amigos, pilotos, amantes de las motos, todos intentamos mantener tu legado y que sigas formando parte del mundo del motociclismo. En cada circuito, se ven banderas y camisetas con tu logo. Algunos de tus compañeros, como Ana Carrasco siempre te lleva en su casco o Maverick Viñales, en la parte superior del mono.

Homenaje de Ana Carrasco / Fuente: Instagram Anacarrasco_22
Homenaje de Ana Carrasco / Fuente: Instagram Anacarrasco_22

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, entre las innumerables muestras de cariño y de recuerdo destaca la ruta memorial en tu honor pasando por los rincones de tu Mallorca natal. Los moteros recorren la isla haciendo rugir sus motores en un homenaje que pone los pelos de punta.

Luis nunca dejarás de ser un ejemplo de simpatía, esfuerzo y lucha. No te olvidamos, nunca lo haremos y seguirás estando presente en todas y cada una de las curvas, carreras, circuitos, victorias y, sobre todo, en las sonrisas que provoca este deporte a los aficionados.

VAVEL Logo