Alpine cree que podrá solucionar sus problemas de motor para
la temporada próxima
Alonso y Ocon durante la carrera del GP Arabia Saudí. / Fuente:  Twitter @AlpineF1Team

Pese a que no hay duda que Alpine hizo progresos evidentes relativos a la velocidad, siendo el equipo más rápido por detrás de Red Bull, Ferrari y Mercedes, no es menos cierto que también sufrieron algunos abandonos y problemas ligados a la fiabilidad que les proporcionaba el motor del monoplaza.

Estos abandonos dejaron molesto principalmente a Alonso, quien señaló dicho problema varias veces, básicamente porque la mayoría de fallos de motor de la escudería francesa los sufría él durante gran parte de la temporada. De hecho, tras el abandono que sufrió en el GP de México, el asturiano comentó que la escudería no hizo bien los deberes en dicho apartado.

“Me parece que no estamos preparados” comenta. “Este año he reventado cinco motores si no cuento mal. El problema en la sesión de clasificación en Australia, o en Austria, donde ni pude empezar la carrera. Creo por tanto que, en 19 Grandes Premios, en aproximadamente la mitad de ellas no sumamos los puntos que merecíamos”.

Pese a que la racha de fallos de motor parecía ser un problema, Bruno Famin, jefe de motores de Renault insiste que no había nada erróneo en lo que es el diseño básico de lo que es su unidad de potencia.

Comenta, además, que los problemas giraban en torno a elementos auxiliares del motor, como es la bomba de agua, que solucionarán de cara a la próxima temporada.

No hay un problema importante en el motor en sí, lo que básicamente es el ICE” comenta Famin, quien se unió al proyecto de F1 de la escudería gala a principios del presente año.

“Es verdad que tuvimos problemas en Marina Bay, lo cual es un hecho. Pero fue muy extraño, porque tener dos problemas diferentes en apenas ocho vueltas de diferencia fue bastante increíble, pero los tuvimos”.

Esteban Ocon durante el GP Singapur. / Fuente: F1
Esteban Ocon durante el GP Singapur. / Fuente: F1

A su vez asegura que el resto de problemas fueron de elementos auxiliares como la bomba de agua o de combustible, por lo que afirma que “somos bastante optimistas que podremos solucionarlos de cara al 2023 y ser más competitivos en cada carrera” asegura.

Famin no cree que haya necesidad que Renault baje el rendimiento de su unidad de potencia, y cree firmemente en que algún cambio de concepto de piezas externas será más que suficiente para solucionar determinados aspectos que no salieron del todo bien en este año.

La bomba de agua nos fue un rompecabezas toda la temporada para nosotros. Sólo pudimos hacer algunos parches en 2022, que evidentemente fue insuficiente. Esperamos que eso cambie del todo de cara al año próximo”.

Por último, cree que la escudería obtendrá beneficios si es capaz de mejorar la fiabilidad de sus piezas durante el invierno, tras centrarse en perseguir un buen rendimiento para la introducción de la congelación del motor a principios de año.

Estamos impulsando los procesos de validación de las piezas haciéndolo de la mejor manera mejorando los malos aspectos que tuvimos la pasada temporada” afirma.

Concluye diciendo que el objetivo principal para la próxima temporada de Alpine es  “mantener el mismo nivel de rendimiento y conseguir que el monoplaza en si sea fiable completamente”.

VAVEL Logo