Stefan Bellof nació en Giessen, Alemania el 20 de noviembre de 1957 y fue uno de los pilotos de automovilismo más prometedores de la década de los 80s rivalizando con un novato llamado Ayrton Senna, quizá os suene.

Corrió profesionalmente en monoplazas y prototipos para las marcas de Tyrrell o Porsche y se quedó a las puertas de hacerlo en Ferrari. En 1984 se alzó campeón del Campeonato Mundial de Resistencia y el DRM, predecesor del actual DTM con el equipo oficial Porsche. 

Stefan Bellof pilotando para Tyrrel | Foto: Motorpasión
Stefan Bellof pilotando para Tyrrel | Foto: Motorpasión

Orígenes

Stefan Bellof comenzó a despuntar en el año 1980 cuando consiguió  campeonar la categoría 1600 cc de Fórmula Ford tras vencer en ocho pruebas. Esto le permitió optar a un asiento en la Fórmula 3 Alemana donde asombró a todo el mundo.

En su primera carrera, consiguió la pole position con dos segundos de ventaja sobre el resto de pilotos de la parrilla. Aun así, su carrera empezó de una forma muy poco deseable perdiendo varias posiciones tras pasarse de frenada. Con todo esto, el piloto alemán realizó una increíble remontada para acabar en segunda posición.

A finales de 1982 realizaría una prueba en el circuito de Paul Ricard (Francia) donde Eje Elgh quedó muy impresionado, hasta el punto de obligar a su jefe, Willy Maurer, a que lo contratase para la temporada de 1983 de Fórmula 2

En su debut con el equipo y en la categoría consiguió un rendimiento muy pocas veces visto. Stefan se anotó la victoria en las dos primeras pruebas para terminar quedando cuarto en el campeonato.

Además, en 1983 también consiguió un asiento en el Mundial de Resistencia con uno de los míticos Porsche 956 del equipo Dieter Brown. Derek Bell, quien ya había ganado las 24 horas de Le Mans en tres ocasiones, sería su compañero.

Foto de Stefan Bellof | Foto: Porsche
Foto de Stefan Bellof | Foto: Porsche

Pasando a la historia

Durante su segunda carrera del Mundial de Resistencia, los 1.000 kilómetros de Nürburgring Nordschleife, el piloto local pilotó como si su cuerpo estuviera poseído por una mezcla de gasolina y oxido nitroso. Su Porsche terminó volcado, pero antes marcaría un tiempo que a día de hoy, más de treinta años después, no ha sido batido.

En una de las vueltas rodadas por Stefan en el "Infierno Verde" consiguió el récord absoluto oficial con una marca de 6:25.91 que perdura aun en nuestros días.

Esta fue la última carrera internacional que se disputó en el mítico trazado de Nürburgring Nordschleige, pero lo realmente impresionante es que tras más de 30 años de evoluciones en el mundo de la automoción, todavía nadie ha conseguido superarle.

Dibujo del Porsche 956 de Bellof | Foto: Porsche
Dibujo del Porsche 956 de Bellof | Foto: Porsche

Debut en F1

Tras un año 1983 casi impecable, Stefan Bellof fue invitado por McLaren para una sesión de test junto con los mejores pilotos británicos del momento. Allí compartió circuito con otros grandes pilotos que unos años más tarde se convertirían en historia del automovilismo como Ayrton Senna o Martin Brundle.

Cuando llegó el turno de Stefan Bellof, tuvo que usar un motor bastante menos potente debido a que la unidad de potencia del McLaren no resistió al ritmo impuesto por Ayrton Senna. Aun así, el piloto alemán logró igualar los cronos de "Magic Senna". Senna consiguió firmar por Toleman, mientras que Stefan Bellof y Martin Brundle recalaban en el equipo Tyrrel, el cual no estaba pasando por sus mejores momentos.

El gran hándicap de los monoplazas del equipo Tyrrel era que para la temporada de 1984, la escudería sería la única que todavía utilizaría los motores de aspiración natural, que contaban  con hasta 150 CV menos aproximadamente. 

Stefan Bellof a los mandos del Tyrrel | Foto: Wikipedia
Stefan Bellof a los mandos del Tyrrel | Foto: Wikipedia

Con este panorama, la temporada de debut de Stefan Belof en Fórmula 1 no se las prometía muy felices para el alemán y así se confirmó  en las dos primeras carreras no pudo terminar las pruebas. Aun así, en las carreras de Spa e Imola, obteniendo dos sextos puestos le otorgaron sus primeros puntos. Fue entonces cuando llegaría la mítica carrera en el infierno del Principado de Mónaco.  Allí, Stefan Bellof, consiguió finalizar la carrera en tercera posición con un monoplaza que no daba la talla. Stefan comenzó la carrera saliendo desde las últimas posiciones y consiguió rodar en carrera hasta medio segundo más rápido que Ayrton Senna.

Durante el GP de Estados Unidos, el equipo Tyrrel recibió un duro varapalo cuando la FISA (predecesor de la FIA), descalificó al equipo debido a la utilización de lastres de plomo ilegales. Esto conllevó la retirada de todos los puntos conseguidos en aquella temporada. Gracias a este hecho, Belof se convirtió en el piloto con más descalificaciones de la historia de la Fórmula 1. Algo que no ha conseguido superar ni el mismísimo Pastor Maldonado.

Pese al difícil año de debut en la F1, en 1984 se proclamaría campeón del Mundo de Resistencia ganando en un total de seis carreras ayudando a Porsche a conseguir el título de constructores ese año. Además, en esa temporada también ganó el Campeonato Alemán de Automovilismo con el equipo Porsche a los mandos de un 956.

Stefan Bellof a bordo del Tyrrel | Foto: Motorpasión
Stefan Bellof a bordo del Tyrrel | Foto: Motorpasión

El día que se le apagó la llama

Corrían los últimos alientos del verano cuando se disputaban los 1000 kilómetros de Spa-Francorchamps el 1 de septiembre de 1985. En la vuelta 78 de la carrera, el coche de Stefan Bellof colisionó contra el de Jacky Ickx por el interior de Eau Rouge. La rueda trasera del coche de Jacky impacto con la delantera del alemán haciendo que el coche de Stefan se estrellase a gran velocidad convirtiéndose en una bola de fuego.

Ni los comisarios ni Jacky Ickx pudieron hacer nada por salvarle la vida a una de las mayores promesas del automovilismo mundial que para 1986 ya tenía firmado un contrato con Ferrari.