Marc Márquez en el GP de Valencia: los codos de oro

El piloto del Repsol Honda Tema se proclamó campeón del mundo de MotoGP por cuarta vez en su carrera deportiva tras una carrera de alto riesgo, donde a punto estuvo de irse al suelo en varias ocasiones llevando su estilo hasta final de temporada.

Marc Márquez en el GP de Valencia: los codos de oro
Foto: Lucas ADSC

Marc Márquez lo ha vuelto a hacer. El piloto del Repsol Honda Team ha llegado a Valencia con opciones a título por tercera vez desde que está en el mundial, haciendo pleno de triunfos en el trazado de Cheste. El de Cervera se ha proclamado Campeón del Mundo de MotoGP por cuarta vez en su carrera mundialista, siendo el sexto si sumamos sus triunfos en 125cc y Moto2.

El español se hace cada vez más leyenda, siendo el segundo mejor piloto de nuestro país en la historia, sólo por detrás del 12+1 del eterno Ángel Nieto. Además, es el piloto más joven de la historia en conseguir cuatro campeonatos de la categoría reina, sólo con 24 años. Márquez sigue mejorando los números de Valentino Rossi con su misma edad.

Márquez durante los entrenamientos en Cheste / Foto: Lucas ADSC
Márquez durante los entrenamientos en Cheste / Foto: Lucas ADSC

Nada más comenzar el Gran Premio de Valencia, la presión se impuso de golpe en los hombros del #93. La expectación del jueves, día dedicado a las ruedas de prensa, recayó con creces sobre su figura, a la vez que la de su rival, Andrea Dovizioso, quien lo tenía difícil para ser campeón. Aún así, el italiano trabajó duro durante las jornadas de entrenos para sacar su mejor rendimiento.

Los entrenamientos del viernes fueron tomados con calma dentro de box naranja de Márquez. Se centraron en conseguir el mejor ritmo de cara a la carrera y encontrar las mejores sensaciones sobre la moto, sin darle mucha importancia a buscar una vuelta rápida. Marc acabó la primera jornada en quinta posición de los acumulados, con Dovizioso siendo tercero, sin mucha preocupación por ello. 

Además, el piloto acabó la FP2 con una caída en la segunda curva del circuito Ricardo Tormo cuando seguía buscando lo límites de la pista, siendo siempre fiel a su estilo de pilotaje arriesgado. "Podría cambiar la mentalidad y ser más conformista, pero no es mi mentalidad en entrenamientos. Hice esa vuelta, tenía confianza. Voy a ser fiel a mi estilo hasta el warm up del domingo", declaraba Marc el viernes.

Un sábado perfecto

La segunda jornada en el circuito valenciano de Cheste fue de trabajo intenso, pero grandes resultados. Marc Márquez dominó cada una de las tandas del sábado, desde la FP3 a la Q2, llevándose otra pole más esta temporada, concretamente la octava. El español tenía en bandeja llevarse el título a su casa, incluso con las posibilidades de ganarse lo con su séptima victoria de la temporada, dos más que el año pasado cuando el mundo conoció el ya famoso Give Me 5.

Todo parece haber salido perfecto, pero lo cierto es que el de Honda salvó los muebles en la clasificación, una vez más. Salió a pista muy enchufado, con la mentalidad no de cambiar su estilo de pilotaje que le ha ayudado a ganar el mundial. Marcó el mejor tiempo de cronometrado y se fue al suelo en los últimos instantes de la tanda, con el tiempo justo para volver al box y salir a practicar la salida. El de Cervera ya no puedo mejorar el tiempo, estando muy pendiente de la pantalla y de Zarco, quien podría quitarle la pole.

Márquez celebra el mundial con un homenaje a Chiquito de la Calzada/ Foto: Lucas ADSC
Márquez celebra el mundial con un homenaje a Chiquito de la Calzada/ Foto: Lucas ADSC

Finalmente, el francés no pudo rebajar su tiempo, quedándose en segunda posición de parrilla, justo por delante de Andrea Iannone. Márquez había conseguido la pole position más importante del año, teniendo la oportunidad de hacer una buena salida el domingo para lograr escaparse. “Este fin de semana me planteaba dos puntos muy importantes. Uno era la clasificación. Tenía como principal objetivo aunque tuviera que arriesgar salir desde la primera línea, y he conseguido la pole. El otro punto clave es la primera vuelta. Si pasas estos dos puntos tienes bastante riesgo superado, sólo faltará acabar la carrera que es lo más importante”.

El codo que decidió el mundial

Todas las cámaras apuntaban hacia él, pero Marc Márquez se escondía bajo su gorra y sus gafas concentrado para la carrera más importante de la temporada. Se le levantó la moto en la salida, pero pudo mantener la primera posición en las primeras vueltas, con Zarco muy pegado a su rueda trasera. Con miedo a una posible caída peleando por la cabeza de carrera, el de Honda dejó pasar al francés siguiéndole de cerca durante gran parte de la carrera.

Con el paso de las vueltas, el ritmo del #93 fue mucho mayor que el de la Yamaha, por lo que arriesgó todo en recta para poder adelantarle, lo que provocó lo que ha sido la imagen del día. Marc Márquez volvió a dejar a todo el mundo con la boca abierta, siendo espectadores de su extraordinario estilo de pilotaje. El de Cerevra llegó muy pasado a la primera curva del trazado dejándonos una salvada para la historia de MotoGP. Con la rueda delantera totalmente girada y sin ningún agarre, el piloto fue capaz de levantarse con la presión ejercida con su codo, poniendo volver a pista después de irse a la grava.

Marc celebra su título con el dado del Big 6 / Foto: Lucas ADSC
Marc celebra su título con el dado del Big 6 / Foto: Lucas ADSC

Retomó la carrera justo por detrás de las dos Ducati de Jorge Lorenzo y Andrea Dovizioso, apretando al máximo para recuperar el mayor número de posiciones posibles. Márquez se encontraba con ritmo para llegar pero fue entonces cuando los dos pilotos de la marca italiano se fueron al suelo. El líder del campeonato volvía a estar dentro del podio, pero no conforme con su posición siguió empujando. Otro susto en la misma curva que la salvada anterior le hizo poner los pies en el suelo de nuevo y conformarse con la tercera posición en una carrera de alta tensión. Marc Márquez cruzaba de nuevo la línea de meta del circuito Ricardo Tormo como Campeón del Mundo por cuarta vez en su vida, era el momento del Big6.