Jorge Lorenzo en el GP de Valencia

Así ha sido el último fin de semana de carreras de la temporada 2017 para el piloto mallorquín de Ducati

Jorge Lorenzo en el GP de Valencia
Jorge Lorenzo en el GP de Aragón - FOTO: Lucas ADSC (VAVEL)

Todo empezó siendo cuesta arriba en la primera sesión de entrenamientos libres, donde estuvo probando neumáticos. Rodó siempre con el mismo compuesto hasta que cayó al suelo, lo que hizo que no pudiera recuperar los tiempos y acabar duodécimo.

Sin embargo, pudo recuperar lo que no pudo hacer durante la mañana, y en la segunda sesión libre se llevó el mejor tiempo, un 1:30.640. Este gran trabajo hacía que clasificara directamente para la Q2 y que tuviera opciones a obtener la pole. “He vuelto a ser el más rápido y esta vez de forma clara. Aún así será difícil hacer la pole, pero me veo fuerte", zanjaba Lorenzo, exigente consigo mismo de cara a los entrenamientos cronometrados.

Ha sido una temporada muy difícil para el piloto oficial de Ducati, ya que llegaba a una fábrica nueva y tenía que poner todo de su parte para poder adaptarse a la moto, y con estos resultados del viernes en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste, veía la luz al final del túnel: “Estoy contento porque ya empiezo a sacar todo el provecho de la moto. La conozco mucho mejor, puedo aprovechar la estabilidad en frenada y somos más competitivos. Aún sufrimos en las curvas que requieren estar mucho rato inclinados, pero estamos cerca", declaraba Jorge.

En la segunda jornada de GP fue más regular, quedando en cuarta posición tanto en la tercera práctica libre como en la parrilla del domingo, y segundo en el cuarto entrenamiento previo a los cronometrados. Aún así, en la clasificación a causa de que el neumático no aguantó, sufrió una rapidísima y fuerte caída en la última curva del circuito, pero tuvo suerte de salir ileso. Tras ese suceso, decidió correr a por su segunda moto para poder optar a la pole, cosa que no consiguió quedándose a una distancia de medio segundo de Marc Márquez, que fue el hombre de la pole.

Durante el calentamiento previo a las carreras, volvió a caer a la duodécima posición, algo que tampoco se tiene muy en cuenta ya que las condiciones no son para nada las mismas que en carrera, pero suelen coincidir con las del primer entrenamiento del viernes, donde casualmente acabó en la misma posición.

En carrera fue un espectáculo de pilotaje, estuvo rodando en puestos de cabeza durante toda la carrera junto con Johann Zarco, Marc Márquez, Dani Pedrosa a su delantera y su compañero Andrea Dovizioso a su trasera, siguiendo su estela. Desgraciadamente, tenía problemas con el compuesto duro delantero de su Desmosedici -que era demasiado duro en las curvas de derechas-, lo que provocó su caída en la curva 4.