Andrea Dovizioso en el GP de Valencia: "Estoy contento, no me sabe mal"

Así fue el último fin de semana y el más importante para el piloto italiano.

Andrea Dovizioso en el GP de Valencia: "Estoy contento, no me sabe mal"
Andrea Dovizioso en la rueda de prensa del GP Catalunya

Con un cuarto y un tercer puesto en los dos primeros entrenamientos libres, dio comienzo el fin de semana de Andrea, quedando en ambas ocasiones por delante de Marc.

El sábado sufrió más. Quedó decimosexto en la FP3. El italiano no fue capaz de mejorar sus tiempos del día anterior y se encontraba lejos en velocidad y ritmo. En el entrenamiento anterior al cronometrado, Dovizioso se quedó a poco más de cuatro décimas de Marc, quedando quinto. "No estamos entre los más rápidos, pero estamos haciendo pruebas, trabajando fuerte para mejorar, sobre todo, mi fluidez. En velocidad no estamos tan mal. Nuestro ritmo puede ser de podio. Piloto un poco demasiado agresivo y esto no es bueno en esta pista" declaraba.

El de Ducati, que tenía pase directo a la Q2, acabó noveno y se vio relegado a la tercera fila de parrilla, en un fin de semana, donde dar lo mejor de sí, era poco. Salir desde la novena posición "puede ser un gran problema. Es una de las carreras más largas. En 30 vueltas puedes hacer lo que quieras en esta carrera. Lo importante es estar listos y aún nos faltan cosas. Era mejor salir más adelante. Cuando no tienes un gran feeling es difícil hacer un buen tiempo". El italiano que perdía en el cuarto sector, alegó que "si vas agresivo, si no haces todo perfecto, te cuesta y vas lento".

Antes de la carrera del sábado, Dovizioso habló sobre sus opciones al título. Para el piloto, el porcentaje que tenía de ganar el título era bajo y sabía que iba a ser complicado.  El italiano comentó que "es duro, pero no hay que centrarse en el Mundial. No podemos hacer nada con Marc. Sólo podemos ir a ganar la carrera. Todavía no se ha acabado, no está cerrado".

Y llegó el domingo. Día donde Andrea podía coronarse como campeón del mundo. Pero no todo salió como él esperaba. Los semáforos se apagaron y ya no había vuelta atrás. Dovi ganó tres posiciones en la salida. Se colocó detrás de su compañero de equipo, Jorge Lorenzo, en la segunda vuelta. La carrera se preveía larga. A falta de 18 vueltas, el equipo de Luigi Dall’Igna decidió que era momento de mandar el famoso mensaje 'sugested mapping8' para que el piloto mallorquín, dejase pasar al que se estaba jugando el mundial. 

A falta de ocho vueltas para el final de la carrera, con Zarco liderando la carrera, Marc decidió que era buen momento para atacar, pero el piloto de Honda se pasó de frenada e hizo creer que todo era posible salvando la caída, otra más. 

En la siguiente vuelta, el piloto italiano, vio cómo su compañero de equipo caía- Y tan solo unos instantes después, todas las posibilidades que tenía Andrea de ganar el título mundial se esfumaban por el suelo. Se había caído. Márquez era campeón del mundo. 

"Lo hemos intentado hasta el final pero yo no tenía nada más. He hecho la carrera detrás de Jorge y me ha ayudado a no descolgarme mucho. He apretado demasiado, no tenía margen y he cometido un error. Estoy contento, no me sabe mal".

Por último el italiano finalizó hablando sobre el nuevo campeón del mundo, "A Márquez tengo que darle la enhorabuena, ha marcado la diferencia".