Anuario VAVEL MotoGP 2017: Andrea Dovizioso, nadar para morir en la orilla

El piloto italiano de Ducati se quedó muy cerca de dar la campanada y proclamarse campeón del mundo con una moto que, a priori, partía lejos de la lucha por el título que parecía ser entre Honda y Yamaha. Seis victorias y su regularidad le sirvieron para llegar a Valencia jugándose el título y ganarse el respeto de todos los aficionados al motociclismo.

Anuario VAVEL MotoGP 2017: Andrea Dovizioso, nadar para morir en la orilla
Fotomontaje: Martín Velarde - VAVEL

Una temporada de ensueño, eso es lo que ha vivido Andrea Dovizioso en este año 2017, con una moto que parecía ser bastante inferior a las demás favoritas, logró estar regularmente en el grupo de cabeza desde las primeras carreras. Desde la primera carrera en la que fue segundo en Qatar Dovizioso demostró que está podía ser su temporada y así fue. En Mugello llegó la primera victoria de la temporada y, seguidamente, en Montmeló llegó la segunda de forma consecutiva, tras tres carreras sin subir al podio, volvió a encadenar dos victorias consecutivas en Austria -tras un gran mano a mano con Márquez- y en Silverstone. Ya dentro del triplete asiático volvió a lograr dos victorias ganando en Japón -con otro gran duelo frente a Marc- y en Malasia con el ya famoso Mapping 8.

Dos de tres en el triplete y cuatro más en Europa

El mundial empieza en Qatar, primera gira fuera de Europa, allí Dovizioso cosecha un segundo puesto luchando mano a mano con la gran sorpresa del inicio de temporada, Maverick Viñales, tras Qatar la gira americana no fue buena para Dovizioso, el de Ducati no logró acabar en Argentina después de que Aleix Espargaró se lo llevara por delante cuando rodaba sexto. En Austin, fue sexto en una carrera difícil para las Ducati y en la que Márquez, Rossi y Pedrosa que subieron al podio aumentaban la distancia con el italiano en el mundial.

La primera carrera de la larga gira europea fue Jerez, allí, Dani Pedrosa se alzó con la victoria en una carrera en la que Dovizioso se quedó muy cerca del podio siendo cuarto. En casa de Dovizioso llegó la primera victoria de la temporada, Mugello fue una carrera de ensueño para Andrea, el italiano logró ganar en Italia y con Ducati, consiguiendo así recortar puntos y meterse de lleno en la lucha por el título, una semana más tarde, en Montmeló, Dovizioso remontaba la carrera desde la tercera posición superando a las dos Honda para conseguir su segunda victoria consecutiva. Assen, Sachsenring y Brno transcurrieron sin pena ni gloria para Andrea Dovizioso que lograba ser quinto, octavo y sexto respectivamente.

Tras estos tres resultados en Austria, llevó a la Ducati de nuevo al podio por la puerta grande, en un mano a mano trepidante con Marc Márquez en el que Dovizioso logró la victoria en la última curva cuando Márquez trató de adelantarle y se fue largo. En la carrera de Silverstone volvió a subir a lo más alto del podio venciendo una carrera en la que supo esperar para atacar a Valentino Rossi y alzarse con la cuarta victoria de la temporada. En la locura de San Marino, en medio del caos generado por la lluvia, Dovizioso se centró en aguantar sobre la moto y acabar en tercer lugar mientras que Márquez, arriesgó y ganó en la última vuelta adelantando a Danilo Petrucci. La última carrera de la gira europea celebrada en Aragón no fue una buena carrera para Andrea que terminó en séptimo lugar y veía como el mundial se le ponía algo difícil.

El triplete asiático sirvió para devolver esa esperanza a Dovizioso, en la primera de las tres carreras consecutivas celebrada en Japón, Andrea se volvía a imponer a Marc en un nuevo mano a mano trepidante que no se decidió hasta la última curva y que terminó con una intentona de Márquez a la desesperada que se fue largo y Dovizioso aprovechó para recuperar la posición y la esperanza.

Australia fue la cruz del mundial de Dovizioso, mal fin de semana y malas sensaciones que le mandan a la undécima posición de parrilla, el domingo de carreras tampoco hubo sensaciones y, lejos de lograr remontar, perdió dos posiciones y acabó decimotercero, una carrera que acabó con las esperanzas de Dovizioso que veía como necesitaba la victoria en Malasia y que Marc estuviera fuera del podio. Malasia devolvía de nuevo la esperanza a Dovizioso, el italiano rodaba segundo, Márquez cuarto, Lorenzo iba líder, todo se planteaba de cara para Dovizioso que veía como su único “enemigo” era su propio compañero de equipo y entonces apareció el dashboard y el ‘Mapping 8’ una orden de equipo de Ducati que pretendía que Lorenzo dejara la posición a Dovi, sea como fuere, eso pasó y Dovizioso ganó la carrera para llegar a Valencia con esperanzas. En Valencia Dovizioso lo tenía difícil, casi imposible, necesitaba la victoria sí o sí y a Marc duodécimo o peor. Lejos de conseguir la victoria, Dovizioso se fue al suelo y sus esperanzas de ser Campeón se diluyeron por completo.

Victorias encadenadas, los mejores momentos de Dovizioso

Las victorias encadenadas de Dovizioso han sido los mejores momentos a lo largo de la temporada. Italia y Cataluña fueron las primeras victorias encadenadas de Dovizioso, en una misma semana el italiano sacaba 50 puntos de 50 posibles consiguiendo además sus dos primeras victorias en condiciones de seco. Austria y Gran Bretaña volvieron a ser dos victorias encadenadas para Dovizioso que le dieron las esperanzas de creer que realmente podía luchar por el título mundial. Por importancia, la carrera de Malasia que le permitía soñar con el título mundial en Valencia es, seguramente, el mejor momento de la temporada para Dovizioso ya que, por primera vez, se veía con opciones de ganar el campeonato del mundo de MotoGP.

Sin malas rachas, pero con carreras difíciles

Dovizioso no ha tenido una mala racha como tal a lo largo de este año, pero sí que ha tenido algunas carreras difíciles y que le han privado de pelear aún más por el título, por ejemplo, la carrera de Australia en la que finalizó decimotercero y en la que perdió muchísimos puntos con respecto a Marc Márquez que ganó esa carrera. También hubo tres carreras difíciles de forma consecutiva entre los Grandes Premios de Holanda, Alemania y la República Checa en los que logró un quinto puesto como mejor resultado. Pese a ser un piloto regular y que solo se ha quedado fuera de los puntos en dos ocasiones, estos altibajos en algunas carreras privaron a Dovizioso de llegar con más opciones a la última carrera.

La regularidad es la clave de Dovi

Un piloto regular, esa es la cualidad principal de Andrea Dovizioso y que le ha llevado a luchar por el mundial, tan solo dos ceros ha cosechado a lo largo del año siendo además un piloto que se cae relativamente poco. La caída de Argentina no fue su culpa, Aleix Espargaró se lo llevó por delante privándole de terminar la carrera. La otra caída, en Valencia, fue con Dovizioso jugándose el título, necesitaba la victoria y veía como se le escapaba, por lo tanto, debía tomar riesgos, unos riesgos que le llevaron al suelo. Contando que ambas caídas pueden tener una justificación aceptable, Dovizioso ha cuajado una temporada muy regular estando siempre en los puntos y que le ha llevado hasta el subcampeonato del mundo.

La regularidad de Dovi, su punto fuerte. Foto: Marc González - VAVEL 

La GP17, rindió por encima de lo esperado

No era para nada una de las motos favoritas para alzarse con el título, de hecho, no estaba previsto que la Ducati pudiera estar en lo más alto del podio hasta en seis ocasiones. Sin embargo, la Ducati rindió muy por encima de lo esperado logrando grandes resultados y peleando por el título mundial hasta la última carrera. Unas cifras que no lograban desde la era de Casey Stoner allá por los años 2007 y 2008. Una década más tarde, lo han vuelto a lograr, Ducati ha logrado luchar por victorias y por el título y espera poder volverlo a hacer con la GP18 para volver a coronarse campeona, un sueño que persiguen desde el año 2007.

Dovizioso mucho mejor que su compañero

Solo hace falta ver la clasificación final para saber que Dovizioso ha logrado ser mucho mejor que Jorge Lorenzo esta temporada. Si bien puede achacarse a un problema de adaptación de Jorge a la Ducati, nada puede restar mérito a la gran temporada que ha realizado Dovizioso mientras que Jorge ha logrado ir de menos a más y promete dar más guerra y competencia interna la próxima temporada.

Dovizioso concentrado antes de salir a la carrera de Aragón. Foto: Lucas ADSC - VAVEL

Una temporada de ensueño sin premio

Faltó el premio para un Andrea Dovizioso que ha completado sin duda su mejor temporada desde que está en MotoGP. Seis victorias y ocho podios no solo le dan el subcampeonato, sino que lo avalan para ser, con respeto de Zarco, la revelación de la temporada. Con una moto que para nada era favorita en la lucha y que parecía estar hecha para ganar en circuitos con largas rectas y sufrir en los más revirados, ha logrado ganar en seis carreras, pero no de cualquier manera, ha logrado ganar venciendo en el cuerpo a cuerpo a todo un experto como Marc Márquez, ha logrado ganar sabiendo gestionar la distancia obtenida para que no lo alcanzaran y también ha logrado ganar llegando desde atrás recortando distancia y adelantando rivales. Un año de ensueño que Dovizioso seguro que recordará siempre, un año en el que no ha tenido premio material -puesto que se ha quedado sin título- pero que ha obtenido el premio de ganarse el respeto de todo el paddock, la admiración de la gran mayoría de aficionados a este deporte y que ha vuelto a hacer soñar a Ducati con un título que llevan anhelando diez años.