Anuario VAVEL MotoGP: Bradley Smith, un año de aprendizaje

En el año de debut de KTM, tanto Bradley Smith como Pol Espargaró han superado todas las expectativas que desde el primer momento se han podido tener. Sin ir más lejos, la marca austriaca ha superado a otras marcas oficiales en la clasificación del mundial.

Anuario VAVEL MotoGP: Bradley Smith, un año de aprendizaje
Fotomontaje: Martin Velarde - VAVEL

Una de las grandes novedades en la temporada 2017 era la incorporación de KTM a las filas del mundial, con Bradley Smith como uno de los defensores de sus colores. Ya desde que saltó la noticia de que la marca formaría parte de esta aventura, se sabía que este año sería complicado para KTM, con mucho aprendizaje por delante. Pero lejos de todo pronóstico, el año de Bradley Smith como el de su compañero de equipo ha sido cuanto menos satisfactorio.

De menos a más, superando expectativas

El debut de Bradley Smith como piloto de KTM llegaría en Qatar, lejos de casa, donde todos los ojos estaban puestos en la marca debutante. Sin embargo, como todos los inicios, no fueron buenos, con mucho trabajo por delante Bradley tan solo pudo conseguir la 21ª posición en un comienzo donde la meta era acabar la primera carrera.

No obstante, hasta la llegada a Europa no pudimos ver una gran mejoría en su KTM. Y es que con la llegada de un nuevo motor al circuito de Jerez, la cosa pareció dar un paso más al camino correcto tanto para él como para su compañero de equipo, sin ir más lejos Bradley se clasificó 14ª entrando por segunda vez en los puntos tras su complicado inicio. De hecho, una semana más tarde, en el Gran Premio de Francia, Bradley consolidó el trabajo realizado en Jerez con una 13ª posición que hacía soñar aún más a la marca. 

Otro de los grandes momentos de la temporada llegaría durante la gira asiática en la cual a pesar de que el inicio no fue bueno y tan solo pudo conseguir la 21ª posición, las carreras posteriores afianzarían aún más la mejoría que ya llevábamos meses viendo

Bradley y Pol luchando en el Gran Premio de Catalunya. Foto: KTM Racing- VAVEL
Bradley y Pol luchando en el Gran Premio de Catalunya. Foto: KTM Racing- VAVEL

La gran sorpresa

Durante la segunda mitad de temporada pudimos ver un cambio completamente diferente a la KTM que meses atrás luchaba por terminar carreras en el primer Gran Premio de la temporada. Pero no fue hasta el Gran Premio de San Marino que vimos a Bradley luchar con pilotos punteros y quedar entre los 10 primeros, resultado muy positivo para la marca austriaca. 

"Tenemos que estar muy contentos con lo que hemos hecho hoy. En términos de distancia con respecto al líder todavía tenemos que seguir trabajando, pero acabar la carrera ha sido nuestro mayor logro. La pista estaba muy resbaladiza, creo que hemos visto 22 caídas en Moto2 y en Moto3 y 10 en MotoGP, con lo que me he mantenido firme en mi ritmo. He hecho lo mejor que he podido y hemos terminado décimos. Ha sido un día que confirma que hemos dado un paso en la dirección correcta”, declaraba entonces el británico. 

Otro de los grandes momentos para el británico fue el último Gran Premio donde pudo despedirse de un gran año de aprendizaje y mejoras con una 11ª posición 

No todo fueron rosas en el camino

Sin embargo, no todo han sido mejoras para Bradley y es que durante las primeras carreras se podía apreciar la diferencia respecto a las otras marcas. Sin ir más lejos en el Gran Premio de Qatar donde Smith tan solo consiguió la 21ª posición, el inglés llegó a más de 39 segundos del primer clasificado

Todo fue una lucha constante durante todo el año, en el que el principal objetivo era clasificarse entre los 10, por lo que a pesar de que se ha podido observar una gran mejoría de la KTM, lo cierto es que durante todo el año, el trabajo por encontrar el punto que mejorase el rendimiento de la moto ha sido continuo

Bradley Smith en Valencia. Foto: Lucas ADSC - VAVEL
Bradley Smith en Valencia. Foto: Lucas ADSC - VAVEL
 

Su ilusión, la principal clave  

En una que se preveía complicado para los pilotos que se adentraban en esta nueva aventura, la fe por mejorar y la ilusión es algo fundamental y es que si algo le sobra al inglés es la ilusión. Ya desde que se anunció su fichaje con KTM vimos a un Smith esperanzado en conseguir grandes resultados con la marca austriaca

“Estoy seguro de que tenemos un presupuesto sólido y, como ya he dicho, el apoyo al proyecto es el mismo que en los equipos top. Estoy seguro de que ese presupuesto significa que, si necesitamos cosas, se harán. Si necesitamos más tests o desarrollar más la moto, todo el mundo entiende que eso ocurrirá”, declaraba hace algunos meses el inglés. 

Su compañero de equipo, su gran rival

A pesar de que hay una amistad que une a Bradley Smith con su compañero de equipo, Pol Espargaró lo cierto es que este año ha sido su mayor rival puesto que ambos luchaban por el mismo objetivo. De hecho, a mitad de temporada se dudo de la continuidad de Bradley por no llegar a los resultados de su compañero, información que posteriormente se desmintió.