El Low Festival no falla y triunfa a lo grande en su nueva edición

El festival de Benidorm congrega a más de 83.000 personas que se dan cita para ver las actuaciones de Lori Meyers, Fangoria, Franz Ferdinand, Pixies, Sidonie y Viva Suecia entre otros.

El Low Festival no falla y triunfa a lo grande en su nueva edición
Lori Meyers en el Escenario Estrella Damm | Foto: Javier Rosa, Low Festival

El Low Festival es la mayor pueba del triunfo del amor. Un evento que durante tres días reúne a 83.000 personas, apuesta por la música en hasta cuatro escenarios diferentes, ofrece zona de alojamiento y trata de manera especial a sus asistentes, solo puede salir bien si nace desde la intención de querer dar lo mejor de si mismo. Así lo ha demostrado la organización con una edición donde se han superado los récords de asistencia y lo primero ha vuelto a ser de nuevo, el perfecto cuidado a su público que durante tres días disfruta del mayor evento de Benidorm con diferencia. 

En cuanto a la música, todo transcurrió según lo previsto. Actuaciones puntuales, radiantes, directas y enérgicas. Si en el anterior artículo ya analizamos la primera jornada del Low Festival con unos Pixies inconmensurables y unos Varry Brava sorprendentes. Ahora, no nos podemos quedar atrás con los dos días restantes. El sábado era el turno para grupos como Neuman, Los Punsetes, Soledad Velez, Nada Surf, Sidonie y Franz Ferdinand.

El artista internacional Franz Ferdinand encabeza el cartel y no decepcionó. Su show elegante y cargado de grandes e históricas canciones como Take Me Out, fue uno de los platos fuertes. Pero Sidonie, con su etiqueta de El Peor Grupo Del Mundo, demostró que se definen como un grupo con Mucha pose y poca voz, pero que en el fondo son las nuevas estrellas del pop indie nacional aunque a algunos les cueste todavía reconocerlo. Solo es preciso ver la complicidad de Marc Ros, Jesús Senra y Axel Pi sobre el escenario con cada uno de los movimientos. 

Mando Diao dándolo todo ante el público del festival | Foto: Javier Rosa, Low Festival
Mando Diao dándolo todo ante el público del festival | Foto: Javier Rosa, Low Festival

En el mismo sábado, el Escenario Matusalem acogia dos actuaciones de grupos nacionales con mucho que decir. El primero, a las siete y media, The New Raemon + Mcenroe, todo un histórico de la música de estas últimas décadas. Fueron los encargados de abrir la jornada y con sus temas como, Te Debo un Baile Reina del amazonas, combatieron el calor de la mejor manera posible. Horas después era el turno para una banda que han tan solo un par de años y dos discos en el mercado nos han ganado a todos y es preciso decirles Bien Por Ti. No sabemos si los murcianos de Viva Suecia son la promesa de la música nacional. Pero lo que si podemos comprobar es que pusieron patas arriba el Escenario Matusalem con un público entregado hasta el final y que hasta se perdió unos minutos de Franz Ferdinand para emocionarse con un Rafa Val y compañía que lo dieron todo.

Lori Meyers, el cierre a lo grande

Siendo sinceros, las despedidas nunca gustan ni son buenas. Pero en el Low Festival al menos son especiales. Durante la primera hora de la tarde todavía no sabes si el público tendrá las fuerzas necesarias para responder a cada uno de los conciertos o si el cansancio está haciendo mella a los asistentes. Pero por suerte, hay un factor que lo cambia todo. Las entradas de día para aquellas personas que se animan cuando su trabajo o circunstancias se lo permiten. Ellos llegan frescos y serán la bocanada de aire necesaria para revitalizar a todo un festival.

Tanto como las canciones enérgicas de Lori Meyers que eran las encargadas de hacer saltar al público en el Estrella Levante a las diez menos diez. Los temas de En La Espiral, como Siempre Brilla El Sol o Eternidad, demostraron la verdadera impronta de la banda granadina. Pero el verdadero tema que hace saltar a la gente y que de verdad es un himno generacional es un Emborracharme que suena a mediante concierto y que llega sin avisar, como esas fiestas inesperadas y sus consecuentes resacas de no encontrar el móvil.

Miles de personas viendo a Lori Meyers | Foto: Javier Rosa, Low Festival
Miles de personas viendo a Lori Meyers | Foto: Javier Rosa, Low Festival

Tampoco pueden pasar por alto las actuaciones de Anni B Sweet, la encargada de abrir la jornada en el escenario principal, Mando Didao y Satellite Stories. Por supuesto, no es preciso hablar mucho de Fangoria porque todos conocemos su show sobre las tablas. El público quiere a Alaska, y ella adora Benidorm. Concierto de los que hacen bailar y cantar como nadie, de los que no hay nadie que no disfrute. Por eso y por encima del playback, Fangoria es un grupo que no puede faltar en estos festivales.

El domingo también fue un día para conocer y disfrutar de grupos verdaderamente emergentes. Nunatak tocó a las nueve y media presentando El Pulso Infinito, después de haberlo hecho en Europa y Estados Unidos. Estos murcianos internacionales no paran de crecer y solo será cuestión de tiempo verles en los escenarios principales de los festivales. Pero Samonik tampoco se queda atrás. Su estilo roquero, cargado de una pizca de locura, con sus constantes referencias y guiños a España y Alicante, cautivan al público que siempre lo da todo con él, ya sea en Stereo o en el Low Festival. Así, finaliza una nueva edición de un Low Festival que sigue demostrando porque es el evento principal del país. Por encima de cualquier festival. Por lo menos, en lo referente al trato personalizado al público, diversión en cada uno de sus puestos publicitarios, puntualidad en actuaciones y diversidad en los escenarios. Larga y musical vida al Low Festival.

Música