Bronce de Oro

La selección masculina junior de waterpolo ha vuelto de Alphen (Holanda) con una medalla de bronce que les sabe a oro a los chicos de Svilen Piralkov.

Bronce de Oro
FOTO: RFEN

Desde el pasado sábado 10 hasta el domingo 18 de septiembre, la ciudad holandesa de Alphen acogió el torneo por excelencia del waterpolo de base del viejo continente. España cosechó en Alphen cinco victorias (Rumanía, Holanda, Eslovaquia, Croacia y Rusia) y sólo una derrota (Italia).

Los 13 que representaron al conjunto nacional por tierras neerlandesas fueron Álvaro Granados, Agustí Pericas y Oriol Rodríguez (CN Terrassa), Miquel Linares y Roger Tahull (CN Atlètic Barceloneta), Marcos Lorrio y Alejandro Bustos (Real Canoe NC), David Carrasco y Marc Mejías (CN Rubí), Borja Fenoy (CN Sabadell), Guillem García (CE Mediterrani), Fran Valera (CN Barcelona) y Alfonso López – Sáez (CW Sevilla). Junto al seleccionador Svilen Piralkov, viajaron con la expedición Emilio Bautista como entrenador ayudante, la médica Anna Bibiloni, el fisioterapeuta Marc Estiarte y Lidia Flaqué como delegada.

El debut fue el soñado por todos. Una victoria clara y contundente ante Rumanía para empezar el Europeo con buen pie (20-4). Un encuentro muy cerrado en el que a los nuestros les costó enderezar el partido, ya que transcurrieron más de cinco minutos para que se anotase el primer tanto del encuentro. Tras los primeros nervios de debutar en una gran competición, los de Piralkov sacaron a relucir su calidad para arrollar en el tercer cuarto (12-2). En el último período el conjunto nacional se desmelenó completamente en el apartado ofensivo dejando el marcador con una diferencia muy abultada (20-4).

Intensidad en defensa y certeza en ataque es lo que define a esta selección española junior

La participación de España continuaba con su encuentro ante la anfitriona, Holanda. El conjunto nacional lograba con una clara victoria ante los tulipanes (17-3), en un partido en el a priori se esperaba un choque igualado. Lo que no se esperaban los aficionados neerlandeses desplazados a Alphen para ver a su selección, es que cuando Tahull, Granados, Rodríguez, García y compañía deciden jugar a waterpolo, lo hacen a las mil maravillas. Así, un parcial de 12-0 en los dos últimos períodos manifestaba la clara superioridad española al final del choque.

La primera fase del campeonato no podía terminar de mejor forma. Otra clara victoria llegando a los cruces, al momento definitivo, con el mejor de los ánimos posible. Esta vez la víctima fue Eslovaquia. Los de Svilen Piralkov se mostraron muy intensos en defensa a la vez que certeros en ataques. En consecuencia, un 10-3 al descanso que daba muestras de que el choque se iba a decantar de parte de los nuestros. Tahull, Granados, Bustos y compañía seguían a un gran nivel y eso hacía que España se fuese definitivamente del partido. Al final, victoria clara y merecida (20-3).

En cuartos de final de un Europeo, la cosa se pone ya seria. El rival, Croacia. Como no podía ser de otra manera, fue un partido de mucha igualdad e intensidad desde el inicio. Un parcial de 0-5 en el tercer periodo (sin duda el mejor período de los españoles en el torneo) para los de Svilen Piralkov decantaba la balanza para el lado español (3-12). Al final una victoria que dejaba muy buenas sensaciones por cómo se había transcurrido todo el choque. Esperaba Italia en semifinales.

El desenlace para una semifinal fue el más cruel. España cayó ante Italia (12-10 por penaltis). El choque llegó al final de los 32 minutos reglamentarios con empate a siete. Tal y como se esperaba, el partido bue una auténtica batalla. Pocos goles y mucha intensidad e igualdad fueron la tónica de los cuatro cuartos y de una épica tanda de penaltis que se decantó del lado transalpino. No tenían tiempo de lamentarse los nuestros, al día siguiente peleaban por una medalla.

Y así fue, al día siguiente consiguieron una medalla. Un bronce que les sabe a oro ya que vencieron a Rusia (12-6) después de un tercer cuarto demoledor de los de Svilen Piralkov. Desde los primeros minutos se notó que España olvidó pronto lo ocurrido el día antes ante Italia. Se puso el traje de faena y ofreció la misma versión que había ofrecido hasta ahora en todo el torneo, intensidad en defensa y certeza en ataque.

De esta forma, los chicos se colgaban la medalla de bronce en el Europeo Junior de Alphen (Holanda). Las chicas también consiguieron una presea, pero eso lo contaremos otro día.