Alba Cabello se despide de las piscinas

La nadadora de natación sincronizada se retira tras 25 años practicando este deporte, 11 de ellos al máximo nivel. La madrileña dice “hasta pronto” a las piscinas ya que seguirá enseñando todo lo que la sincronizada le ha dado pero esta vez, desde fuera.

Alba Cabello se despide de las piscinas
Alba Cabello durante uno de sus entrenamientos.  Foto: Marca

Durante la mañana del día de ayer la natación española recibía una triste noticia: la medallista olímpica Alba Cabello se retiraba de la alta competición para ejercer como entrenadora en el deporte que tantos éxitos le ha aportado. A sus 30 años, la nadadora de sincronizada puede presumir de haber subido al pódium olímpico en dos ocasiones: plata en Pekín’2008 y bronce en Londres’2012. Asimismo, la madrileña ha logrado seis preseas en varios Mundiales: un oro, tres platas y dos bronces. Y por si fuesen pocos los éxitos olímpicos y mundiales, a su palmarés se le suman siete medallas en Campeonatos Europeos así como numerosos títulos en grandes competiciones.

A través de una carta dirigida al club madrileño (AD Sincro Retiro) que la acogió cuando tan sólo era una niña, la nadadora anunciaba su retirada vía Twitter “25 años del inicio y ahora salgo del agua para enseñar todo lo que la sincro me ha dado a mí”, declaraba la atleta olímpica.

Cabello, que a día de hoy trabaja en la Residencia Blume para la Federación Catalana de “sincro”, comenzó hace ya 25 años a practicar este deporte y hace 11 que inició su estancia en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de San Cugat en el que dio comienzo su concentración permanente con las futuras promesas del deporte español, "para hacer el mejor papel posible en todos y cada uno de los campeonatos internacionales que hemos participado".

Así pues, tras 11 años plagados de logros y al máximo nivel, la olímpica pasa a formar parte del equipo técnico con la ilusión que la ha caracterizado durante toda su carrera deportiva: "Después de estos 11 años he decidido decir un hasta luego, digo hasta luego porque no es un adiós, ahora tengo la oportunidad de devolver todo lo que me ha dado la “sincro”, enseñando a más niñas, y conseguir que tengan el mismo amor por este deporte", afirma la deportista.

La mayor satisfacción de la nadadora: las experiencias que le ha regalado la "sincro"

Y es que a pesar de contar con un amplio currículum deportivo, aquello que más le enorgullece no son los éxitos obtenidos, sino todos aquellos momentos y experiencias que le ha brindado este gran deporte: "Dos Juegos Olímpicos, 5 Campeonatos del Mundo y 6 Campeonatos de Europa absolutos, que se dicen pronto, quizá las medallas deberían ser mi mayor satisfacción, sin embargo para mí lo más importante ha sido conocer gente tan diferente y de tantos países, convivir con personas, experiencias y anécdotas inolvidables, sentimientos y trabajo en equipo, saber sobreponerme a las adversidades... Y eso sí que han sido lecciones que la sincro me ha enseñado para dar ahora un cambio a mi vida", confiesa la nadadora.

La madrileña dedicó unas emotivas palabras de agradecimiento al club que la vio crecer y a sus familiares

En su despedida no ha querido olvidarse del club que la vio crecer en este deporte y le ha dedicado unas emotivas palabras de agradecimiento: "Hace 25 años me embarqué en la que iba a ser la aventura de mi vida hasta el día de hoy. Empecé a formar parte de una gran familia, AD Sincreo Retiro, que me enseñó los valores que me hicieron crecer como nadadora y sobre todo y lo más importante, como persona", reconoce Alba.

Sin duda alguna, las palabras más sinceras para concluir la despedida fueron las que dedicó a su familia, donde la nadadora mostró su faceta más afectiva: 

"Me gustaría agradecer a todas y cada una de las personas que me han acompañado durante este camino de tantos años, sin dejarme a nadie. Especialmente gracias a mi familia, que me ha apoyado siempre y me ha seguido a todos los campeonatos dejándose la voz animándome, siendo los fans Nº1".

"Gracias papá por llevarnos y traernos cada día a la piscina y educarnos cerca de las piscinas y el deporte".

"Gracias Lara por seguir mis pasos como hermana, aunque en ocasiones seas tú la que hagas de hermana mayor".

"Gracias a mi pareja, por aguantar las horas de entreno y cansancio, y acompañarme en esta decisión".

Por último, la madrileña quiso agradecer de nuevo el apoyo recibido por el club que la acompañó en sus inicios recordando su cántico particular. Se cierra así una etapa que deja paso a otra cargada de ilusión, con nuevos objetivos en mente con los que podremos seguir disfrutando del talento de la nadadora.

Gracias Alba.

Natación