Jimmy Graham, contratado por los Packers

El ex ala cerrada de los Saints y los Seahawks se convertirá en nuevo jugador de Green Bay. Llega para convertirse en el nuevo receptor favorito de Aaron Rodgers tras la ida de Jordy Nelson.

Jimmy Graham, contratado por los Packers
Graham con la casaca de Seattle (Foto: Seahawks)

Sin dudas ha sido una semana muy movida en lo que es el preludio del arranque a la agencia libre, que justamente comienza hoy. Este miércoles se harán oficiales los contratos de los que se vienen hablando los últimos días, además de ya tener confirmados algunos de los trades que se hicieron la semana pasada. 

Uno de los movimientos que sorprendió a la liga es la llegada de Jimmy Graham a los Packers. El ala cerrada tuvo una buena temporada con los Seahawks entrando en la zona de anotación diez veces, pero no ha recuperado todavía ese nivel con el que se hizo conocer en New Orleans (equipo que renovó a Drew Brees y que tentó al jugador para volver al Estado de Luisiana). 

Graham llega para cubrir un puesto de necesidad en el equipo del Estado de Wisconsin. El mismo día que se anunció que el jugador de 31 años firmará con los Packers al comienzo de la agencia libre, el equipo le notificó a Jordy Nelson, receptor favorito de Aaron Rodgers desde hace unos años, será cortado. Nelson tiene buenos números con Rodgers como su mariscal, ya que en sus 9 temporadas en Lambeau Field, el producto de Kansas State atrapó 470 de los 705 (66.6%) para 6919 yardas, 65 touchdowns, 9 intercepciones, 324 first downs y un PR de 123.9. Sin dudas será difícil reemplazar a Nelson. 

La llegada de Graham busca justamente eso. Suena fuerte la versión de que termine jugando de receptor interno más que de ala cerrada. Para lograr esto los Packers tendrían que mejorar el lado derecho de la línea ofensiva, o asignar un TE bloqueador. El año pasado, Graham jugó los 16 partidos de la temporada regular atrapando 57 pases para 520 yardas y las ya mencionadas 10 anotaciones. 

El contrato del producto de la Universidad de Miami es de 3 años y con un valor de 30 millones de dólares, aunque no se han dado los detalles de cómo se distribuirá ese dinero ni de cuanto es lo que el equipo le asegura a su más reciente fichaje.