Recambio generacional en Dallas Cowboys

Con el retiro de Jasón Witten y teniendo en miras volver a llegar al Super Bowl, se materializa un recambio generacional en la franquicia de los Vaqueros.

Recambio generacional en Dallas Cowboys
Jason Witten, ex jugador de los Dallas Cowboys (foto Dallas Cowboys)

El ala cerrada Jasón Witten, el mariscal de campo Tony Romo y el receptor abierto Dez Bryant, fueron un tridente sumamente explosivo en los Vaqueros de Dallas entre los años 2011 y 2014. En esos años, este trío de jugadores eran las estrellas de la ofensiva vaquera.

Witten fue ala cerrada titular en Dallas desde el 2004 hasta 2017. Con esa importante cantidad de temporadas en el campo de juego, tiene récords históricos dentro de la franquicia, como ser el jugador con más yardas aéreas recibidas (12.448 yardas),  con más recepciones (1152 recepciones) y el jugador que más partidos disputó de manera consecutiva (239 partidos).

Tony Romo fue el mariscal titular en los Cowboys entre los años 2006 y 2014. Fueron años donde el mariscal jugó de gran manera, también logrando romper récords en la mítica franquicia, ya que es el mariscal de campo con más yardas aéreas de pase de la historia -con 34,183 yardas- y con más pases para anotaciones (294).

A pesar de que Dez Bryant jugó menos cantidad de años en Dallas que Romo y Witten, eso no le impidió hacerse de un récord histórico en esa franquicia. Bryant es el jugador con más recepciones para anotación con 73. Además, obtuvo 7.459 yardas aéreas.

Vale recordar que Tony Romo se retiró el 4 de abril de 2017 y Dez Bryant fue dado de baja del roster el 13 de abril de 2018. Así, con el retiro formalizado el  día 16 de abril de 2018 de Jason Witten (jugador que seguramente será seleccionado para el Salón de la Fama en los próximos años), finalizó una “era” en la ofensiva de los Cowboys. Ninguno de estos tres jugadores volverán a estar en el emparrillado.

No hay duda de que este trío ofensivo marcó una época en los Dallas Cowboys. Pero la pregunta que cabe hacerse es, ¿fue una era fructífera?

En términos de estadísticas individuales, podría decirse que sí lo fue. Los récords arriba mencionados así lo demuestran.

En cambio, basados en los resultados obtenidos por el equipo durante ese período, la conclusión sería negativa. Con Witten y Romo en cancha, los Cowboys llegaron a la post-temporada solo en 4 oportunidades, y en esos años solo ganaron un partido y perdieron cuatro. Estando los tres juntos en el emparrillado, solamente llegaron un año (2014) a los playoffs, ganando un partido y perdiendo el restante. Vale decir además que estando ellos en el roster de los  Dallas Cowboys, los Vaqueros nunca llegaron al Súper Bowl.

Con la ida de Romo, Witten y Bryant, se produce un recambio generacional muy importante dentro de la franquicia texana.

El mariscal de campo Dak Prescott y el corredor estrella Ezequiel Elliot - ambos jugadores de solamente dos años en NFL- serán los encargados de liderar un equipo que quiere renacer y volver a jugar un Súper Bowl. Dallas es unos de los equipos que más Súper Tazones ganó y participó con 5 títulos obtenidos y 8 participaciones en esta instancia.  Pero su última presencia en esta final fue en el año 1996 (cuando derrotaron en esa final 27-17 a los Steelers de Pittsburgh y se consagraron campeones). ¿Tiene Dallas Cowboys el material necesario para volver al Súper Bowl? Seguramente no este año, pero sí en los años próximos continúan con el temible juego terrestre que hoy poseen y mejoran el juego aéreo (fueron de lo peor de liga en el 2017) y la defensa contra el pase, podrían ser un serio candidato para llegar a los Súper Bowl.

El tiempo dirá si efectivamente logran recorrer el camino hacia el Súper Tazón o no. De ellos depende.