Los Falcons vuelven a Atlanta con una victoria más que trabajada

En un partido tan caótico como emocionante, los Atlanta Falcons supieron sacar provecho de las alternancias en el marcador para terminar llevándose un partido de ida y vuelta. Los despistes defensivos y la intensidad en ataque fueron las señas de identidad de un juego en el que los Oakland Raiders se estrenaban ante su hinchada. El Oakland-Alameda Coliseum abrió la temporada con una derrota que dolió sobre manera entre la afición local.

Los Falcons vuelven a Atlanta con una victoria más que trabajada
Julio Jones. Fuente: www.atlantafalcons.com
Atlanta Falcons
35 28
Oakland Raiders
Atlanta Falcons: PASE: M. RYAN 26/34 396 3 1. CARRERA: D. FREEMAN: 17 93 0. RECEPCIÓN: J. JONES 5 106 1.
Oakland Raiders: PASE: D. CARR 34/45 299 3 0. CARRERA: L. MURRAY 8 57 1. RECEPCIÓN: A. COOPER 5 71 0.

La afición Raider sufrió el domingo la primera derrota de la temporada en su estreno como local, en un lance que, aparte del juego ofensivo y las muchas oportunidades de las que disfrutaron ambos equipos, tuvo lugar uno de los momentos más desagradables de la jornada: Aficionados de los Raiders peleando entre ellos tras la derrota de su equipo ante la franquicia de Atlanta. Sin duda, uno de los momentos negros del fin de semana que no sería conveniente repetir, este deporte no se lo merece.

Dejando de lado los desafortunados incidentes, el partido fue una exhibición de ambos quarterbacks, quienes conectaron con su cuerpo de receptores en repetidas ocasiones acumulando hasta 396 yardas en el caso de Matt Ryan, QB de los Falcons, y 299 Derek Carr, líder de la ofensiva Raider. Con los cuerpos de running backs de ambos equipos realizando un papel solvente, el lance fue todo un deleite para los aficionados al juego ofensivo, también propiciado gracias a los errores defensivos de ambas secundarias.

No fue el mejor día para la defensa de Atlanta, cediendo muchas recepciones fáciles y sufriendo varios despistes en momentos claves del partido. Un buen ejemplo fue la falta de intensidad ante la arriesgada maniobra realizada por el entrenador local, Jack del Rio, al jugarse un cuarto down a falta de 12 minutos para terminar el partido. Del Rio conocía la jugada, idéntica a la realizada una semana atrás contra los New Orleans Saints, en la que la conexión entre Carr y el receptor Crabtree terminó anotando un touchdown para ponerse por delante en el marcador en un momento crítico de juego. Este fin de semana, la estrategia volvió a funcionar, dejando en evidencia a la defensa de los Falcons.

Por su parte, la secundaria de Oakland no terminó siendo un cerrojo ni mucho menos. Cedieron un total de 389 yardas de pase ante un equipo que tiene en el receptor Julio Jones, All-Pro y líder de la liga en yardas por recepción en 2015, su mayor arma ofensiva. Sabiendo el peligro de la conexión Ryan-Jones, los RBs Devonta Freeman y Telvin Coleman aprovecharon los despistes de una zaga centrada en detener el pase a toda costa y cumplieron con solvencia su papel. El caos terminó apoderándose en los instantes finales del partido de la secundaria Raider, cuando una intercepción fallida acabó en touchdown para Atlanta, siendo uno de los momentos claves del partido, que terminó inclinando la balanza del lado de la franquicia de Georgia.

Oakland abrió la temporada ante su afición con una derrota tan dolorosa como igualada, donde los Falcons supieron gestionar bien la pequeña ventaja que adquirieron en los primeros instantes del partido. Una victoria que supone un balón de oxígeno para Atlanta, que tras empezar con una derrota la temporada, se espera que las cosas cambien para realizar un buen papel en una división muy complicada. Los Panthers buscarán seguir dominando, por lo que Atlanta deberá buscar la eficiencia y llevarse el máximo número de victorias posible.

Ambas escuadras salen del lance con un balance de 1-1. En Oakland han cambiado muchas cosas y parece que se rema en buena dirección, pero faltan muchos detalles por pulir en una defensa tan reforzada como carente de temple e intensidad en momentos importantes del partido. Se antoja una temporada de infarto para todo aficionado Raider, los Playoffs se encuentran cada vez más cerca pero queda todavía trabajo por hacer. En una división con los actuales campeones de la SuperBowl y franquicias como los Chiefs, hacer las cosas bien no es suficiente. Será una incógnita el futuro de la AFC West.