Mohamed Sanu, el pasador perfecto

El receptor de los Atlanta Falcons impresionó con un pase de 51 yardas a Julio Jones el domingo pasado.

Mohamed Sanu, el pasador perfecto
Mohamed Sanu, el pasador perfecto | Foto: NFL.com

Mohamed Sanu presenta unas estadísticas impresionantes en cuanto a juego de pase se refiere. Pero no hablamos de Sanu como el jugador que recibe balones, que también —256 recepciones, 2898 yardas y 19 TDs en 82 partidos—, sino como el que lanza el pase. El maravilloso misil de 51 yardas que lanzó a Julio Jones el domingo pasado, que además resultó en touchdown, no ha sido el primero que se saca de la manga el jugador.

Rating perfecto

Mohamed Sanu ha completado los seis pases que ha lanzado para un total de 228 yardas y tres touchdowns, lo que supone un rating de pasador de 158.3, el más alto que puede conseguir un jugador. Ha conectado con cinco receptores diferentes y lo ha hecho tanto desde la posición de wildcat —cuando un jugador no QB ocupa su puesto en la formación— como en trick plays —el jugador recibe un handoff tras un jet sweep, por ejemplo— y double passes —cuando el QB realiza un pase atrasado y el jugador que lo recibe realiza el pase adelantado—. No hay una única fórmula para que Sanu agarre el cordaje del balón y lo lance por los aires, desprende versatilidad por los cuatro costados.

La primera vez que lo intentó fue en 2013, aún con los Bengals, colocado en la formación wildcat. Amagó ceder el balón a BenJarvus Green-Ellis y lanzó un pase largo que encontró a AJ Green. La jugada supuso 73 yardas de ganancia —el pase más largo de su carrera— y seis puntos. En esa misma temporada, esta vez en un double pass, recibió un balón atrasado de Andy Dalton y encontró a Giovanni Bernard en la banda para 25 yardas.

La siguiente temporada, visto el éxito, lo haría en semanas consecutivas. En la segunda jornada de competición, tras realizar un jet sweep —el receptor corre desde su posición en el extremo de la formación hasta recibir el balón detrás del QB— lanzó buscando a Brandon Tate en la banda. Su compañero se encontraba cubierto por dos defensores de los Atlanta Falcons, pero el pase era absolutamente perfecto. Sanu la puso donde solo Tate podía jugarla y los Bengals avanzaron cincuenta yardas. En la jornada posterior, alineado en el backfield junto a Dalton, recibió el toss del quarterback. Sanu se desplazó hacia un lado, amagando el inicio de una carrera, se frenó en seco y lanzó el balón hacia el otro extremo del campo, donde Andy Dalton lo agarró y corrió hacia la zona de anotación para firmar un touchdown de 18 yardas.

Cerraría su lista de pases en la temporada 2014 con otro double pass. Esta vez encontró a AJ Green en la banda para ganar once yardas y un primer down. No lanzó ninguno en la temporada 2015, por lo que su carrera como pasador en los Cincinnati Bengals se zanjó con un cinco de cinco en pases completados, ciento setenta y siete yardas y dos anotaciones. El esquema de Shanahan no incluía ninguna jugada que requiriese que Sanu lanzase el balón, por lo que sus números no se moverían hasta el pasado domingo en el duelo que los enfrentaba a los Tampa Bay Buccanneers.

Fue en el segundo cuarto, con el partido empatado a tres y en situación de tercera y uno. Mohamed Sanu se colocó en posición de wildcat con Terron Ward a su derecha. Amagó el handoff, casi perdiendo el control del balón. Tras hacer malabares con el ovoide, consiguió agarrarlo y lanzó una espiral perfecta que encontró a Julio Jones al borde de la zona de anotación. Tercer pase de touchdown en la carrera de Sanu, sexto pase completado de seis intentados y 228 yardas totales. El rating, todavía perfecto, intacto.

Durante la presente campaña se han visto a varios jugadores intentarlo. Tarik Cohen, el corredor novato de los Bears, anotó con el único pase lanzado en su carrera. Por otra parte, Travis Kelce fue interceptado cuando lo intentó ante los Giants. Siempre permanecerá en la memoria de los aficionados de Steelers y Bengals el pase de Randle El en la Super Bowl XL, y más recientemente Julian Edelman conectó con Amendola para voltear la inercia de su duelo en ronda divisional ante los Ravens en enero de 2015. Las defensas rivales tendrán que estar atentas a dónde se coloca el '12' en el terreno de juego. Y no se trata de Tom Brady ni de Aaron Rodgers, sino del '12' con el rating más alto, el que no falla un pase y el que convierte la mitad de sus intentos en puntos. Es Mohamed Sanu, el pasador perfecto... en jugadas con truco, claro está.