Dallas se mantiene vivo por el comodín tras vencer a los Redskins

En partido importante para camino a postemporada los Dallas tomaron un poco de oxígeno y se impusieron a los Redskins en casa.

Dallas se mantiene vivo por el comodín tras vencer a los Redskins
Ofensiva Redskisn trata de avanzar ante el muro defensivo de los Dallas Cowboys | Foto Redskins
Washington Redskins
14 38
Dallas Cowboys

Dallas Cowboys recibieron en el AT&T Stadium a los Washington Redskins, esta fue la segunda vez que estos equipos se vieron las caras en la presente temporada. La primera vez que se enfrentaron, los Cowboys vencieron a los Redskins por marcador de 33-19. Ambas escuadras siguen en la difícil pelea de conseguir un boleto para la postemporada en la Conferencia Nacional.

El momento que viven los dos equipos es complicado; Dallas viene en un declive considerable desde que Elliott fue suspendido, y Prescott ha tenido sus peores partidos desde su debut el año pasado, sin pases de anotación y con múltiples intercepciones. Por su parte, Washington, se mantiene como un equipo irregular, aunque venía de vencer a los Giants.

Defensivas al mando

Dallas recibió el balón para abrir el partido; sin embargo, Prescott se mostró impreciso ante una defensiva de los Redskins que se vio fuerte ante los ataques de los locales, incluso consiguieron capturar al QB número 4. La ofensiva de Washington no tuvo distinta suerte, a pesar de que Sean Lee no ha vuelto, Demarcus Lawrence sigue en gran nivel, y metió en grandes problemas a Cousins, quien fue interceptado por el número 38, Heath.

Los equipos especiales de Dallas tuvieron una notable actuación, acorralando en la yarda uno a los Redskins, y posteriormente recuperando un balón suelto. El primer cuarto concluyó con marcador a ceros.

Despertaron los Cowboys

Ya en el segundo cuarto, los Cowboys comenzaron a arrastrar las cadenas por conducto del RB, Morris; y a los pocos minutos, Dak Prescott conectó con Jasson Witten en zona de touchdown, para que después Dan Bailey pateara para concretar el 7-0. Posteriormente, Cousins volvió a perder el balón en una gran jugada de Lawrence; sin embargo, Prescott no tuvo una buena serie y se tuvieron que conformar con tres puntos.

El ataque de los Redskins continuó inoperante, por ello tuvieron que volver a despejar. En una gran jugada, el número 10, Switzer regresó el ovoide hasta la zona de anotación, poniendo a los Cowboys adelante 17-0. Ya en la parte final de la primera mitad, Cousins logró mover las cadenas y tras una jugada en donde parecía estar atrapado por la defensa de la estrella solitaria, lanzó un increíble pase, para después coronarlo con un pase a zona de anotación para Grant, acortando la distancia en el marcador por 17-7.

Dallas domina, pero no concreta

El tercer cuarto transucrrió como el primero, las defensivas anularon los ataques de ambos equipos; sin embargo, fue Dalllas quien tuvo más tiempo la posesión del ovoide y ya casi al finalizar el cuarto, arrastró a la defensiva de los Redskins. Morris corrió de buena manera y tanto Williams como Bryant tuvieron recepciones importantes. Pese a ello, los Cowboys no pudieron transformar en puntos su buena serie ofensiva.

Alfred Morris inspirado

En la primera jugada del último cuarto, Dak Prescott conectó a zona de anotación con Dez Bryant, el número 88 le ganó la posición al profundo y bajó el balón para poner el marcador 24-7. El descuento vino pronto, en la siguiente jugada ofensiva, Cousins llevó una importante ofensiva; el QB de los Redskins lanzó a zona de anotación, y Doctson trajo la anotación para poner el marcador 24-14.

Tras una larga serie ofensiva de Dallas, Alfred Morris puso la cereza en el pastel en una noche muy buena para el corredor suplente de Cowboys, Prescott le dio el balón y el 46 apenas logró llegar a la línea de touchdown, volviendo a incrementar la ventaja de dos anotaciones sobre Redskins.

Justo cuando Washington iniciaba la ofensiva para tratar de acortar distancia en el marcador, Cousisn fue interceptado nuevamente, cosa que Sallas aprovechó. En una serie en donde casi todas las jugadas fueron por tierra, Smith puso la anotación que convertía en paliza el encuentro, decretando la victoria final por 38-14.