La defensa de Minnesota asusta

En un partido dominado por la igualdad, los Vikings lograron derrotar a los Falcons gracias a un sensacional trabajo cerrando todos los huecos al ataque de Atlanta.

La defensa de Minnesota asusta
Brian Robison busca romper la linea de los Falcons. Fuente: Minnesota Vikings
Atlanta Falcons
9 14
Minnesota Vikings
Atlanta Falcons: Matt Ryan: 16/29 pases completados para 173 yardas. Devonta Freeman 12 carreras para 74 yardas. Sanu: 3 recepciones para 43 yardas.
Minnesota Vikings: Case Keenum: 25/30 pases completados para 227 yardas y dos TD. Latavious Murray: 16 carreras para 76 yardas. Jerick McKinnon: 9 carreras para 24 yardas y 5 recepciones para 28 yardas y 1 TD. Adam Thielen: 4 recepciones para 51 yardas. Kyle Rudolph: 4 recepciones para 36 yardas y 1 TD

Como viene siendo habitual, si los Minnesota Vikings anotan más de diez puntos el equipo del norte se lleva la victoria, y este partido no fue una diferencia gracias a la salvaje defensa que propuso Mike Zimmer, impidiendo un solo TD del actual MVP de la Liga y uno de los mejores ataques de toda la NFL.

A pesar de que el primer drive de los Falcons fue dominante controlando sin problema a la defensa, los holding obligaron a Matt Bryant a lanzar un FG de 38 yardas el cual anotó. Con esta anotación el ataque de Minnesota necesitaba entonarse y durante el primer cuarto fueron incapaces. A pesar de que Keenum evitó en varias ocasiones el sack, finalmente se llevó uno para acabar el primer drive ofensivo serio de los Vikings.

Una patada de los Vikings incrustada en la yarda dos de Atlanta permitió a la defensa ser muy agresiva, dándole una gran posición de campo a Keenum y los suyos para atacar, los cuales no la desaprovecharon. Siguiendo el modelo de pases cortos y carrera que tan bien les ha funcionado, con Murray totalmente desatado rompiendo tackles  para acabar con un pase de dos yardas a McKinnon para anotar el primer Touchdown de la noche.

Los Falcons volvieron a parecer muy superiores con Matt Ryan quemando la secundaria de Minnesota sin problemas solo hasta llegar a la yarda del veinte del equipo de los Vikings. En ese momento la defensa de Vikings volvió a demostrar su dureza, presionando al QB y obligando a los receptores a pelear cada yarda como si no hubiese más drives, obligando a Atlanta a notar otro FG para poner el 7-6.

La defensa de Atlanta puso por primera vez en apuros a la línea ofensiva de los Vikings provocando dos sacks en el segundo cuarto. El segundo de ellos permitió al equipo de la NFC South una buena posición pero fue desaprovechada, igual que Minnesota en los últimos segundos de la primera parte al ser incapaces de salir del campo a pesar de llegar a una buena posición para el FG.

El inicio de la segunda parte fue exactamente igual que el final de la primera, los Falcons controlan perfectamente el balón hasta que llegan a los últimos metros, donde los Vikings cortan el ritmo y provocan un FG. Por otro lado Keenum no conseguía encontrar a Thielen, el cual estaba siendo cubierto para impedir la mejor conexión de la NFL hasta esta jornada.

Aparece el mejor Keenum

Case Keenum se dispone a lanzar. Fuente: Minnesota Vikings
Case Keenum se dispone a lanzar. Fuente: Minnesota Vikings

En el momento en el que parecía que los Vikings podían sufrir más el QB volvió a demostrar por qué está siendo el titular.  Por dos ocasiones el jugador de 29 años evitó el sack para conseguir primeros downs con buenos pases a Diggs y a Treadwell. En ese mismo drive volvió a soltar el balón a Wright y finalmente a Rudolph para poner el 14-9 tras devorar más de ocho minutos de reloj.

A partir de ese momento la defensa de Minnesota aguantó a pesar de que la línea protegió realmente bien a Matt Ryan, obligándole a salir y sin que pudiese hacer un solo pase sencillo. Viendo esto los Falcons tuvieron que lanzarse a la carrera que desembocó en un FG fallado por Bryant a cinco minutos de acabar el encuentro.

El siguiente drive fue la demostraron de lo bien entrenados que están los Vikings, comiéndose poco a poco el reloj con pases seguros y las carreras de Murray y McKinnon como seguros de vida. Pero el héroe del partido fue una vez más Adam Thielen, el cual destrozó a su defensor para permitir un pase de más de veinte yardas que permitió asegurarse la victoria.

Los Vikings siguen presentando su candidatura a dominar la NFC y ser el rival a batir en enero de este año. Esta victoria lleva a Minnesota a la primera racha de ocho victorias desde 1998 (el año del infausto Fg de Anderson) y al primer puesto de la conferencia después de la derrota de los Eagles. Con una victoria en uno de los cuatro partidos restantes se aseguran la división y dependen de si mismos tanto para el bye (pueden permitirse una derrota) como para lograr el seed 1. Es un momento para soñar si se es aficionado de los Vikings.

Por otro lado están los Falcons, los cuales están aún con opciones de entrar en Playoff. Con el calendario más duro de la NFL el equipo de Atlanta tiene que ganar los cuatro partidos restantes, lo cual le dejaría con un récord de once victorias y la división debido a que se enfrentan en dos ocasiones con los Saints y una con los Panthers. Todo queda abierto en la NFC South donde los tres equipos pueden lograr el llegar a la post temporada.