NE Patriots: un equipo lleno de "patitos feos"

Existen muchas claves que hacen que los Patriots de New England  sean una de los mejores equipos de la NFL. Una de ellas es su capacidad de utilizar a jugadores que en su día nadie quiso.

NE Patriots: un equipo lleno de "patitos feos"
Un 7ª ronda, un 6ª ronda y un ex practice squad, así funcionan los de New England

The Patriots Way o la Manera Patriota no es un término que lo usen ellos mismo, sino es un expresión que resume la dinastía de los Patriots. Tras 17 años de éxitos se puede decir perfectamente que uno de los éxitos de New England se basa en jugadores que otros equipos descartaron. Un perfecto ejemplo del dicho, la basura de uno es el tesoro de otros.

A Bill Belichick no le importa de donde son los jugadores, ni cuanto dinero ganan ni lo que diga su contrato, si contribuyen a la organización y les hace ganar partidos, seguirán en el equipo. 

The Patriots Way

Es esta mentalidad, entre otras cosas que hacen que muchos jugadores deseen jugar en este equipo. Lo vimos el año pasado cuando Chris Long, ahora en los Eagles aceptó ir a jugar para la defensa de Matt Patricia por el salario mínimo para veteranos. Lo hizo porque sabía que era garantía de ganar una Super Bowl, cosa que acabó haciendo. Este año, pudimos ver otros ejemplos como Martellus Bennet, quien a punto de retirarse tras una lesión, arriesgo su salud y una multa por los Green Bay Packers, para jugar un año más para los Patriots.

Pero uno de los mejores ejemplos de cómo funciona esta mentalidad y la disciplina impuesta por Belichick, es verla en sus jugadores. Acaso no es asombroso ver como mientras el resto de los jugadores celebran los touchdowns con varios bailes y coreografías, los Patriots mantienen una actitud más conservadora. Puede que se deba a que Belichick hiciera comentarios al respecto como "estamos aquí para ganar partidos no celebrar Halftime Shows".

Asimismo, este tipo de mentalidad es contagiosa. El reciente fichaje del ofensivo linebacker  James Harrison, quien supondrá una auténtica mejora para el Pass Rush de la defensa patriota, ya se ha metido de lleno en la disciplina impuesta por Belichick, en tan solo una semana en el equipo. Harrison, acostumbrado a crear circos en la rueda de prensa, se ha limitado como Patriota a responder a las preguntas de manera corta, concisa y si es sobre el rival de la semana que viene mejor. 

Una plantilla de jugadores descartados

La plantilla de los New England Patriots esta basada en numerosos jugadores a) fueron escogidos en rondas muy altas del Draft, b) fichajes baratos muy productivos ó c) tras ser despedidos por otros equipos hicieron fortuna jugando en Foxborough.

Veamos alguno de estos jugadores que representan esa filosofía:

Tom Brady, es la clave del éxito. A primera vista es fácil entender porqué éste método funciona. Si tenemos en cuenta que su líder  fue escogido en la sexta ronda para jugar en la posición más importante de todas. Él es el claro ejemplo de cómo esta organización (sobre todo Belichick) apuestan por un método y sistema distinto al resto de equipos.

Julian Edelman. El pequeño y explosivo receptor abierto de los Patriots, y mejor amigo de Tom Brady es una de las claves del éxito del equipo. Fue gracias a su milagrosa intercepción, entre varios pares de pies de los defensas de Atlanta, que los Patriots pudieron anotar en ese drive y ganar así la Super Bowl LI. 

Runningback convertido a quarterback de Kent State y después a receptor abierto fue escogido por los Patriots en la 7ª Ronda. Tras seleccionarle en el draft, Belichick llamó a Edelman y le dijo lo siguiente: "No sabemos en que posición puedes jugar pero está claro que sabes jugar al futbol. Veremos en que posición juegas en el mini camp".

Sin embargo, los de Nueva Inglaterra no han podido contar con Edelman tras lesionarse en uno de los partidos de pretemporada, que marcaría un poco el devenir de esta temporada marcada por numerosas lesiones.

Danny Amendola. Las manos más seguras de Nueva Inglaterra, experto en el giro tras la recepción, fue artífice de uno de los touchdowns en la Super Bowl XLIX Y LI, además de la conversión de dos puntos. Es difícil de creer que alguien tan fiable para Tom Brady, no lo fuera para equipos como los Dallas Cowboys, Philadelphia Eagles que no supieron darle una oportunidad, y para los St. Louis Rams, que tras tres años no aprovecharon al máximo sus habilidades.

Chris Hogan. Si bien es cierto que la producción de Hogan esta temporada no se ha parecido en nada a la del año pasado, debido a una lesión en el hombro, la temporada pasada Hogan consiguió ser uno de los receptores verticales más peligrosos de la liga, consiguiendo profundidad en el ataque de Brady. 

Hogan consiguió entrar a la NFL como agente libre, fichado por los 49ers y pasado a los Giants, no duró ni tan solo un año hasta que los Miami Dolphins se hicieran con sus servicios por un año (2011-2012). Pero fue en 2012-2015 donde Hogan se hizo un discreto hueco en la liga como jugador de los Buffalo Bills. Sin embargo, los equipos y sobretodo los Bills, no supieron utilizar su habilidades cosa que Belichick y Josh McAdams, el coordinador ofensivo, si han sabido hacer. Puede que no haya jugado suficientes partidos esta temporada, pero eso no quita que en postemporada no deje de ser una amenaza.

Eso no es todo.Podríamos añadir muchos más a la lista:

Rob Ninkovich, descartado por Miami Dolphins y New Orleans Saints. Solo servía como Long Snapper, dijeron sus coordinadores.

LeGarrete Blount, descartado por Pittsburgh Steelers y Tampa Bay, por ser problemático. En New England, se convirtió en un jugador ejemplar.

Rob Gronkowski, futuro Hall of Famer y seleccionado en 2ª Ronda (Puesto 42).

Dion Lewis, descartado por Pittsburgh Steelers, tras dos años en el equipo, Lewis no poseía la suficiente versatilidad para el equipo. Toda una ironía.

Randy Moss, el finalista del Hall of Fame 2017 tras jugar en Minnesota y Oakland, no encontraba otro equipo que le fichara tras mostrar claras decadencias en su juego con los Raiders. Cuatro años como Patriota, tres de ellos con más de 1.000 yardas de recepción

Ausente esta temporada

Julian Edelman. El pequeño y explosivo receptor abierto de los Patriots, y mejor amigo de Tom Brady es una de las claves del éxito del equipo. Fue gracias a su milagrosa intercepción, entre varios pares de pies de los defensas de Atlanta, que los Patriots pudieron anotar en ese drive y ganar así la Super Bowl LI. 

Runningback convertido a quarterback de Kent State y después a receptor abierto fue escogido por los Patriots en la 7ª Ronda. Tras seleccionarle en el draft, Belichick llamó a Edelman y le dijo lo siguiente: "No sabemos en que posición puedes jugar pero está claro que sabes jugar al futbol. Veremos en que posición juegas en el mini camp".

Sin embargo, los de Nueva Inglaterra no han podido contar con Edelman tras lesionarse en uno de los partidos de pretemporada, que marcaría un poco el devenir de esta temporada marcada por numerosas lesiones.

Los Runningbacks de New England 

A diferencia de otros años, esta basando su juego de ataque en los runningbacks, ya sea en carrera o como receptores. Con dos fichajes, Rex Burkhead, Mike Gillislee y el propio Dion Lewis.

Lewis este año ha vuelto a ser la revelación, consiguiendo grandes jugadas tanto en jugadas ofensivas o como miembro de equipos especiales.

Por su parte, Rex Burkhead ha destacado por su versatilidad, y su capacidad de romper bloqueos. Se ha convertido en uno de los receptores favoritos del ataque de Brady. Aún no sabemos si su éxito se basa en el sistema de juego de los Patriots, o porque el jugador se siente querido por el equipo. Lo que sí está claro es que los Bengals se arrepienten de no haber usado al jugador tal y como lo está usando Belichick

Gillislee, también de los Buffalo Bills como Hogan o el Stephon Gillmore, ha resultado ser un fichaje positivo para el ataque de Nueva Inglaterra. Aunque si es verdad que el equipo ya no recurre tanto a él como al principio de la temporada, el cual Gillislee lideró la NFL durante varias semanas como líder en anotaciones de TD, está claro que puede suponer una amenaza para las carreras cortas de 2 o 3 yardas.